Danubio-Bratislava-Castillo
| Destacado | Ideas de viajes Por

6 paradas a lo largo del río Danubio

Te presentamos las 6 paradas que no te puedes perder a lo largo del río Danubio.

Es el segundo río más largo de Europa cruzando 10 países diferentes. Sin duda alguna el Danubio es uno de esos hitos importantes para muchos viajeros que se proponen conocer Europa de una manera diferente. Puedes cruzarlo en bicicleta, puedes ir tomando trenes a diferentes puntos importantes o simplemente decidir un lugar bañado por sus aguas para conocerlo en profundidad. Lo que está claro es que puede llegar a ser uno de los grandes viajes de tu vida y nosotros, desde el Magazine del Viajero, queremos proponerte las 6 paradas imperdibles a lo largo del Danubio.

Donaueschingen (Alemania)

El nacimiento del Danubio se encuentra en esta localidad. Una pequeña ciudad situada en la Selva Negra (suroeste de Alemania) cuyo principal atractivo es el protagonista de este artículo, el río Danubio y el referente monumental que han creado alrededor del manantial de donde nace esta corriente interminable. Sin embargo, esta primera etapa a lo largo del río Danubio no únicamente será interesante por la simbología del inicio. Y es que a su alrededor se levanta una cadena montañosa llena de magníficos paisajes o lugares tan mágicos como el lago Glaswaldsee u observar el señorial paso de los caballos de la Selva Negra, una raza que se encuentra únicamente en esta verde región.

Donaueschingen

Sigmaringen (Alemania)

Un pequeño pueblo situado en el estado alemán de Baden-Wurtemberg es quizá un lugar poco conocido para los que no han recorrido la parte sur de Alemania, pero sin duda es un enclave imperdible. Bañado, por supuesto, por el Danubio todavía sus aguas son tranquilas y limpias y podrás refrescar tus pies en unas aguas que todavía permiten ver el fondo rocoso. Recorriendo sus tranquilas calles de aspecto medieval te encontrarás con el edificio más importante del pueblo, el Castillo de Sigmaringen. Situado sobre las aguas del Danubio este castillo fue sede del gobierno francés colaborador con Hitler u hogar de los Hohenzollern, familia que por poco no ocupó el trono de la corona española. De todas maneras, Sigmaringen ofrece alternativas para los que no son amantes de la historia pero sí de la naturaleza, y es que alrededor del pueblo hay fantásticas rutas de senderismo que te llevarán a recodos muy bonitos desde donde poder observar el Danubio.

Sigmaringen-Castillo

Bratislava (Eslovaquia)

Puede que el Danubio no sea la principal razón de tu viaje a Bratislava, pero no deseches una visita al bonito paseo creado a lo largo del Danubio donde las bicicletas se mezclan con los paseantes que se mueven de arriba para abajo con la acostumbrada tranquilidad que ofrece esa caminata. Además Bratislava ofrece innumerables lugares de interés como las murallas de la ciudad y la Puerta de San Miguel con su preciosa torre y el magnífico reloj. No olvides pasar a saludar a Cumil, el operario de las cloacas de Bratislava, una simpática estatua que te mira con ojos muy curiosos. Para terminar una jornada de visitas puedes comer sobre las aguas del Danubio en el hipnótico restaurante OVNI, levantado 85 metros sobre el Puente del Levantamiento Nacional Eslovaco, desde donde tendrás unas magníficas vistas de toda la capital eslovaca.

calle-castillo-Bratislava

Belgrado (Serbia)

La capital serbia, es hogar de la confluencia entre dos grandes ríos, por un lado el Danubio y por otro el río Sava. Más allá de lo altamente recomendable que es visitar la ciudad de Belgrado, desde el Magazine del viajero te queremos hablar de toda la vida que se ha creado a lo largo del río Danubio a su paso por esta ciudad. Por un lado tendrás la oportunidad de dar un fantástico paseo a través de las decenas de kilómetros de parque que se han construido a uno y otro lado del río. Además sus orillas no son únicamente bañadas por el agua de este gigante, también podrás encontrar una oferta culinaria inigualable con numerosos restaurantes de gran calidad, pero también tendrás la oportunidad de practicar deporte jugando al golf, al béisbol, al críquet o al paintball. Sin duda alguna una experiencia diferente para disfrutar un río diferente.

Belgrado-fortaleza-kalemegdan

Braila (Rumanía)

Adentrándonos en el último país por donde el Danubio va regando las tierras de Europa encontramos la ciudad de Braila en la, para casi todos, inhóspita Rumanía. Braila es la capital de la región de Valaquia, una región que fue habitada por romanos y más tarde invadida por numerosos pueblos en su internamiento por Europa. Hogar de las antiguas tribus tracias, de sangre guerrera, Braila puede convertirse en un punto diferente en cualquier viaje. Quizá sin el interés arquitectónico de otras grandes urbes, pero con ese rasgo de supervivientes que se vislumbra en los ojos de la gente que aquí vive. Será una experiencia en la que poder acercarte a una cultura rumana tan diferente a la nuestra y poder entender de una forma más completa este mundo en el que vivimos, siempre sin dejar de lado los maravillosos atardeceres sobre las aguas del Danubio.

Braila

Mar Negro (Rumanía)

El final de este viaje se sitúa en el Mar Negro, en la parte rumana, aquí es donde las aguas del Danubio desembocan. Hablamos de un enclave espectacular a nivel ecológico con especies que únicamente se encuentran en esta inmensa masa de agua como el tiburón mielga o el esturión del Mar Negro, que son seriamente amenazados por la contaminación y por la pesca. Aprovecha para conocer el Delta del Danubio donde una maraña de canales harán que te sientas pequeño por lo grande de este lugar viendo a los pelícanos pescar o las elegantes garzas levantar vuelo. Toda una delicia declarada Patrimonio Natural de la Humanidad en 1991 que recordaras siempre entre otras cosas por lo inhóspito del lugar.

Pelicano

 

Fotos: Shutterstock

Deja un comentario