mercado de Navidad
| Ideas de viajes Por

Top 10: Mercados de Navidad de Europa

Praga, Bruselas, Berlín, Viena, Copenhague, Colonia, Lille, Tallin, Cracovia y Barcelona: los 10 Mercados de Navidad europeos que más nos gustan.

Hay países con una gran tradición de mercados navideños como Alemania y Francia pero otros como Austria, República Checa o Polonia no se quedan atrás. Por este motivo hemos decidido realizar una clasificación de los 10 mejores mercados navideños de Europa. Entre los aspectos que hemos tenido en cuenta están el tamaño e iluminación, la duración, la oferta gastronómica y de productos tradicionales o la oferta de actividades artísticas en torno al mercado.

Mercado de Navidad de Praga

Para los checos, los mercados de Navidad o trh Vánoční representan mucho más que un simple mercado. Ellos se toman la Navidad en serio y a pesar del frío que suele haber en Praga durante diciembre salen a la calle a disfrutar de la ciudad. El mercado de Navidad de la capital de la República Checa se lleva a cabo en la plaza Wenceslao de la ciudad antigua pero también en diferentes puntos de la ciudad en donde se organizan pequeños mercados y una serie de eventos culturales, exposiciones folclóricas, conciertos al aire libre u obras de teatro callejero.

Mercado de Navidad de Praga

El mercado de la plaza antigua de Praga está compuesto por tiendas en donde venden productos gastronómicos tradicionales como quesos, pan de Navidad y por supuesto, vino tinto caliente con frutas. Además, este mercado posee un pequeño zoológico en su parte central con cabras, caballos y ovejas, que cada año se transforma en el punto de atracción para las familias con niños pequeños.

Además, alrededor de la plaza del mercado se suelen organizar a diario obras de los tradicionales títeres de madera así como villancicos y bandas que interpretan canciones típicas de la época. Sin duda uno de los mercados navideños con mayor tradición y belleza de toda Europa.

Mercado de Navidad de Bruselas

El mercado de Navidad de Bruselas se instala cada año en la plaza mayor de la ciudad pero se extiende hasta la Plaza St. Catherine con actividades para adultos y niños. En este mercado es posible encontrar una amplia gama de productos tradicionales y deliciosos aromas. La atmósfera de este mercado hace que los visitantes se sientan realmente en vacaciones. Para los más jóvenes el mercado prepara cada año una serie de juegos de entretenimiento y práctica de deportes. El más famoso de ellos es la pista de patinaje sobre hielo. Este año anuncian que los más pequeñitos tendrán una separación para que puedan dar sus primeros pasos en el patinaje sobre hielo sin correr grandes riesgos.

Mercado de Navidad de Bruselas

Alrededor del mercado se organizarán conciertos y actividades como una exposición de esculturas de hielo. El mercado cuenta con 240 tiendas en donde encontrar productos típicos y una gran noria que permite apreciar las mejores vistas de la ciudad. Recomendamos probar la amplia gama de chocolates que se venden en el mercado. Comprobaréis el porqué de la fama de los chocolates belgas.

Mercados de Navidad de Berlín

Es difícil escribir una recomendación sobre un único mercado de Navidad en Berlín. La razón es que en esta ciudad se instalan unos 60 mercados navideños. Casi en su totalidad de la ciudad se respira un mágico ambiente navideño. Por muy pequeño que sea, no hay un barrio que no cuente con un mercado navideño. Además, muchos de los museos abren sus puertas hasta altas horas de la noche con el fin de atraer a los ciudadanos que asisten a los mercados.

Berlín

De los más de 60 mercados que se instalan en Berlín por Navidad, el más pintoresco es el que se lleva a cabo al frente del castillo Charlottenburg. Pero sin duda que el mercado navideño más importante de Berlín se ubica en la plaza Potsdamer, en el Sony Centre. Este mercado ocupa toda la plaza, de unos 4000 metros cuadrados. Es techado por lo que los asistentes pueden protegerse del frío y la lluvia mientras que los niños juegan en el Legoland Discovery Centre, un lugar especialmente diseñado para ellos.

Mercado de Navidad de Viena

El Christkindlmarkt de Viena es uno de los más clásicos y populares de Europa. Millones de visitantes acuden a él cada año para degustar un buen vino caliente y un pastel de Navidad (tú también puedes ir con los vuelos baratos a Viena de liligo.com). Se ubica en la plaza del ayuntamiento, donde se instalan pequeños puestos de madera que ofrecen una gran cantidad de productos tradicionales. Este mercado abre sus puertas cada año desde hace 7 siglos y es uno de los primeros en abrir sus puertas cada año. Por este motivo es muy recomendable para los que les gustan los mercados navideños pero no las multitudes que acuden a ellos.

viena

Christkindlmarkt es uno de los mercados navideños mejor iluminados. Se encuentra rodeado por un parque en el cual se decoran sus árboles con luces y adornos que hacen del entorno un evento muy especial. Suelen organizar conciertos y los niños pueden pasear en ponis. En cuanto a los productos, este mercado destaca por sus famosas velas aromáticas.

Mercado de Navidad de Copenhague

El mercado de Navidad de Copenhague se lleva a cabo cada año en el Tivoli Gardens, un gran parque de atracciones situado en el corazón de la ciudad. Este entorno es ideal para disfrutar del mercado de Navidad ya que está rodeado por restaurantes, hoteles, montañas rusas y un entorno natural envidiable.

Copenhague

Cerca de medio millón de luces iluminan el mercado navideño compuesto por alrededor de 100 puestos en donde es posible comprar productos tradicionales daneses como degustar sus especialidades. Durante todo diciembre, el lago del parque se convierte en una pista de patinaje. Se pueden alquilar patines. Esto junto al parque de atracciones situado al interior del Tivoli Gardens hace que sea el mercado navideño ideal para familias con niños. Los padres en tanto, tienen cientos de excelentes restaurantes con música en vivo así como escenarios en donde se realizan diversas presentaciones de música, danza y teatro.

Mercado de Navidad de Colonia

La ciudad cuenta con cuatro mercados navideños. De ellos el más importante es el mercado de ‘Am Dom’ situado en la plaza de la catedral de Colonia, el monumento más visitado de toda Alemania. Este mercado está compuesto por alrededor de 160 puestos que circundan a un gran árbol navideño que se instala en el centro. Como telón de fondo tiene a la catedral gótica de Colonia, como el escenario perfecto para pasar unos días previos a la Navidad.

Colonia

Colonia no es muy grande, lo que otorga al viajero la posibilidad de visitar los otros tres mercados navideños que se instalan en la ciudad. De ellos destaca el Alter Markt, situado en el corazón del casco antiguo en la plaza del mismo nombre. Aquí es posible ver teatro de marionetas y actuaciones de bandas musicales. En cuanto a los productos tradicionales, los mercados navideños de Colonia destacan por sus juguetes de madera y la venta de pan con especias.

Mercado de Navidad de Lille

A pesar de que Lille no es una ciudad muy grande, su mercado navideño recibe cada año cerca de un millón de visitantes provenientes de toda Europa. Se celebra en la plaza Rihour, en el casco antiguo de la ciudad. El mercado está compuesto por cientos de puestos que dan forma a una antigua aldea nevada. En el centro se sitúa una pequeña pista de patinaje sobre hielo y un árbol de Navidad de 18 metros.

Mercado de Navidad de Lille

En sus puestos los artesanos ofrecen ideas de regalos de Navidad y una gran cantidad de manjares en medio de un fuerte aroma a castañas asadas. Es un pecado visitar este mercado y no probar el pan de jengibre junto a una copa de vino caliente. El mercado también cuenta con una noria que rueda diariamente a partir del mediodía hasta altas horas de la noche. Desde ella es posible apreciar las mejores vistas de la ciudad.

Mercado de Navidad de Tallin

A pesar de ser uno de los mercados navideños con menos historia de Europa (fue fundado en 1991) el mercado de Tallinn se ha situado entre los más populares del continente debido a su atractivo romántico y su gran atmósfera. Se sitúa en la empedrada plaza del ayuntamiento. Debido a su latitud, la nieve natural en este mercado está garantizada. Por este motivo este mercado se ha convertido en uno de los más visitados del norte de Europa.

Tallin

En cuanto a los productos típicos de este mercado navideño destacan los cuencos de madera tallada, calcetines y sombreros de fieltro y lana. Sin duda, estos últimos hacen de este mercado único. Para degustar os encontraréis con rosquillas artesanales, salchichas y vino caliente. También podrás disfrutar de la comida típica de Estonia en Navidad entre la que destaca la carne de cerdo, el chucrut y el pudín negro. Para los niños cada año se realizan actuaciones y la llegada de Papá Noel. También hay un mini zoológico, un tobogán y una oficina de correos para que los más pequeños depositen su carta para Papá Noel.

Mercado de Navidad de Cracovia

Cracovia es otra de las capitales blancas en Navidad. La ciudad suele estar nevada en diciembre. El mercado de Cracovia se instala cada año en la plaza Rynek Glowny, la más grande de Europa. Está compuesto por un centenar de puestos de madera, los que se suman a los del mercado de artesanías que se sitúa habitualmente en el medio de la plaza Rynek Glowny. Esto hace del mercado navideño de Cracovia uno de los más grandes del mundo.

Cracovia

En este mercado es posible comprar diferentes artículos artesanales entre los que destacan los famosos belenes de Navidad polacos hechos de madera y cerámica y artesanías de ámbar. Durante el período que dura el mercado se lleva a cabo una competencia de belenes que no podéis dejar de ver. En cuanto a la gastronomía navideña local, cabe destacar las sopas calientes y las obleas llamadas oplatek, de gran tamaño y del grosor de una hoja de papel. Para los polacos no existe una Navidad sin estas tradicionales obleas, las cuales adornan con coloridos motivos de caramelo. También no podéis dejar de probar los embutidos polacos y el famoso queso oscypek.

Mercado de Navidad de Barcelona

La Fira de Santa Llúcia, patrona de los invidentes y de los oficios que requieren tener buena vista, se lleva a cabo en frente de la catedral de Barcelona desde el año 1786. La Fira de Santa Llúcia posee casi 300 puestos, distribuidos en 3 sectores: verde, figuras y artesanía y zambombas. En el sector verde se sitúa un mercado de árboles de Navidad naturales. Vale la pena pasear por sus pasillos y oler el característico aroma a pino que desprenden los árboles en venta. En la zona verde también es posible encontrar musgo fresco para decorar el belén, corcho de muérdago, ramos de eucalipto, cintas, adornos y luces.

Barcelona

También aquí venden los famosos “caga tió”, un tronco de árbol con cara humana que fuma pipa y al cual los niños sacuden la noche antes de Navidad al ritmo de una canción para que la Navidad venga cargada de regalos. El segundo sector se dedica a las figuras necesarias para montar el belén. Aquí encontraremos todos los personajes así como el “caganer”, figura que no debe faltar en ningún belén catalán y que representa a un personaje haciendo sus necesidades. El tercer sector, en tanto, está dedicado a los adornos navideños, entre ellos velas, zambombas y otros especies tradicionales.

¿Cuál es tu mercado de Navidad favorito?

Foto: Ajuntament Barcelona, Brandon Atkinson, calflier001, Chad Kainz, tsteenbergen / Flickr

3 reacciones