Vespa
| Ideas de viajes | Por Coralie

Motorino: icono de Roma, símbolo de libertad

El motorino es, por excelencia, el rey de las calles romanas. Su tamaño e independencia lo convierten en el vehículos más usado por los capitalinos, que han adoptado el ciclomotor como medio de transporte, pero sobre todo, como estilo de vida.

El motorino es un ciclomotor de dos o tres ruedas que posee una cilindrada de 50cc y tiene una capacidad de alcanzar en una calle horizontal una velocidad de 45 kilómetros por hora. Su bajo coste de mantención y su fácil manejo en la conducción hacen del motorino, o scooter, la elección preferida de muchos romanos desde que son muy jóvenes.

Este tipo de motocicleta nace después de la Segunda Guerra Mundial cuando se necesitaba urgentemente un medio de transporte de bajo coste. Así nació la vespa que se hizo rápidamente popular gracias a la marca Piaggio que supo fabricar un vehículo innovador, práctico y compacto. La vespa, cuyo nombre indica la forma de avispa del vehículo, dominó el mercado por más de treinta años, hasta los 80’, cuando los mercados asiáticos comenzaron a producir productos similares, con precios muy competitivos. Entre 1980 y el 2001, se dejó de vender en Estados Unidos este mítico scooter debido a su altos índices de emisiones de humo, sin embargo esto no ha frenado su evolución con más de 140 modelos y ventas de más de 17 millones de unidades, cifra que se alcanzó una vez cumplido sus 60 años de vida en 2006.

Vespa
La vespa, ícono de las scooters italianas

El motorino representa una manera de vivir, que se asemeja a muchas ciudades europeas en donde las calles estrechas y el buen tiempo favorecen la multiplicación de este tipo de medios de transporte. Su comodidad no tiene precio para los italianos, sin embargo hay que reconocer que muchas veces es bastante peligrosa debido al estado de los pavimentos de la ciudad y la conducción arriesgada de sus usuarios. A pesar de ellos es una excelente opción para recorrer la ciudad, y encontrarse cara a cara con las maravillas romanas, que bajo tierra, por metro, jamás se podría disfrutar de la misma manera.

Los viajes idílicos de Audrey Hepburn y Gregory Peck en la película “Vacaciones en Roma” pueden convertirse en realidad si la idea es disfrutar de uno de estos motorinos. Existen varias empresas por todo el centro de la ciudad que ofrecen este servicio, una opción práctica es dirigirse a la estación de Termini donde se puede alquilar vespas por más o menos unos 60 euros al día.

La libertad de este vehículo para circular por todas partes de Roma, llegar donde otros no llegan y ahorrar tiempo y dinero permiten sentir en en carne propia el estilo de vida de una capital europea con un componente cinematográfico sin igual.

¿Te atreverías a coger un motorino en Roma y vivir la experiencia?

Fotos: Wikipedia

1 reacción

  • Hortz Responder

    Caotica cuudad para quien no la conoce. No se respetan las normas, peligroso si no vives alli