El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   2 min lectura

Tras unas semanas de incertidumbre y una tensión creciente parece que la calma se comienza a divisar en el horizonte. Pese a que la situación aún está lejos de una solución definitiva, se comienza a percibir la posible solución a un conflicto con una larga historia a sus espaldas.

La situación, aunque lejos de mostrar una gran calma, da indicios de un posible fin a los enfrentamientos entre gobierno y oposición (camisas rojas). Tras semanas de reyertas y acusaciones mutuas, con un saldo de más de una veintena de muertos y cientos de heridos, los opositores parecen tener una cierta predisposición a encontrar una solución, ahora solo ha de tomar este camino el gobierno.

Es posible que esta paz sea temporal, en especial si tenemos en cuenta los antecedentes. No podemos olvidar que esta situación de tensión viene de atrás, incluso con el cierre de aeropuertos hace algo más de un año.

De hecho, el primer paso del gobierno tras la rendición de los camisas rojas ha sido de una represión brutal que ha vuelto a sumir en el caos la ciudad, aunque es de esperar que la batalla este dando los últimos coletazos, al menos por ahora.

En esta ocasión las vías de comunicación han permanecido abiertas, pese a que los vuelos llegaban casi vacíos. Este punto ha supuesto un motivo de queja, pues el turismo es una fuente de ingresos importante en un país de economía renqueante.

Mientras tanto, el ministerio de asuntos exteriores sigue desaconsejando viajar a Bangkok y el resto del país, al menos hasta que la situación tome un rumbo de paz definitivo.

En cualquier caso, si tenemos reservas a este país, es recomendable consultar con nuestra aerolínea o proveedor que opciones se nos plantean, ya sean viajar, posponer o cancelar.


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti