El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

Turín: capital de la región del Piamonte, al noroeste de Italia. Residencia durante siglos de los Saboya, hogar de Nostradamus, la ciudad de uno de los santos sudarios,… una ciudad de historia y cultura. Su visita nos ofrece la posibilidad de descubrir incontables secretos, de disfrutar de la música y el teatro, o simplemente contemplar el paso del tiempo.

Cuando hablamos de esta ciudad podemos hacerlo desde dos puntos de vista: la Turín histórica y la industrial. La combinación de ambas es lo que da forma a la ciudad de hoy, sin olvidar su destacado papel en la creación de la Italia unificada.

El movimiento Irredentista

El movimiento irredentista es el que dió forma a la Italia unificada de hoy, pasando de los diferentes reinos de la península a un solo estado unificado. Si bien es cierto que no todos los territorios reclamados por este concepto entran en las fronteras actuales, sí que lo hacen aquellos de población mayoritariamente italiana.

Este movimiento se inició con una activa participación del entonces Reino del Piamonte, del que es capital a día de hoy Turín. Fue clave para orquestar la revolución en contra de Austria y, en ocasiones, de Francia.

Castillo de Valentino
Castillo de Valentino

La anexión de estados como el Reino de las dos Sicilias, el de Roma, los estados papales,… encontró una base sobre la que asentarse en el Piamonte. Pese a todo, la polémica sobre el acuerdo o no con este movimiento llega a nuestros días, la prueba más evidente es la existencia de movimientos independentistas tanto en el norte como en el sur.

En cualquier caso, podemos decir que la ciudad está orgullosa de haber sido una de las claves en la creación de la Italia unificada.

La Turín histórica

Originalmente fue un asentamiento celta, que con la llegada de las tropas romanas pasó a convertirse en un importante campamento del cual surgió y evolucionó a la ciudad que conocemos a día de hoy.

En términos históricos y artísticos, podemos decir que es bohemia, barroca y modernista. Destaca sobre manera, siendo ya un símbolo y principal icono, la Mole Antonelliana.

Mole Antonelliana
Mole Antonelliana

Originalmente el objetivo de su construcción era ser una sinagoga, pero al elevarse excesivamente los costes pasó a ser propiedad de la ciudad, momento en el que tras finalizar su ejecución se convirtió en un monumento al rey Víctor Manuel II.

También merece la pena destacar otras edificaciones como el Palacio Madama, del s.XIII; el Palacio Real, s.XVII; la catedral, s.XV; Parque del Valentino, a orillas del río Po; basílica de Superga, XVIII; y un largo etcétera de construcciones con una notable riqueza arquitectónica.

La ciudad nueva

La ciudad nueva e industrial llegó a ser uno de los principales motores económicos del país, pasando a un segundo plano a día de hoy por la pujanza de Milán y Roma. Pese a todo, sigue teniendo un importante carácter industrial y de negocios.

Como fusión de lo tradicional y las nuevas tendencias, no podemos dejar pasar la oportunidad de probar su gastronomía y, sobre todo, sus chocolates.

¿Cómo llegar en low cost?

Una de las ventajas que se nos plantea a la hora de descubrir Turín, es la facilidad para encontrar vuelos baratos desde diferentes ciudades. La principal aerolínea de bajo coste que opera desde nuestro país es Ryanair.

Podemos conseguir vuelos desde Madrid o Barcelona por 70 € ida y vuelta, siempre en función de las fechas y disponibilidad.

Vuelos baratos a Turín

Y vosotros, ¿conocéis Turín? ¿Qué os resultó más atractivo?

Fotos: portada – (CC) chivasi, otras (wiki – no copyright)

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti