El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   2 min lectura

Hubo un tiempo no muy lejano en el que los hombres temían al lobo, el miedo a la mal llamada Peste Negra llevó a los habitantes de las tierras que este animal tenía por territorio a la locura de la muerte, a la caza de hasta su último ejemplar. Eran tiempos oscuros que llevaron al exterminio de una raza… Afortunadamente, ahora vuelven a campar en libertad por sus territorios, ajenos al dilema que aún sigue creando en los hombres.

Tras siglos de estigmas, persecuciones y destrucción, el lobo empieza a volver a los campos del viejo continente. Ahora se aplican políticas de recuperación que se desarrollan para buscar el perdón de una especie marcada por la leyenda negra.

Afortunadamente, hoy en día, el aullido del lobo vuelve a ser parte de la música de los Alpes, en el Parque Nacional de Mercantour; en Alemania, procedentes de los bosques de Eslovaquia,.. Aunque sus poblaciones son aún frágiles, viéndose terriblemente afectados por la actividad humana (carreteras, estaciones de esquí,…), aunque por suerte las perspectivas son positivas…

Actualmente, la mayor comunidad de lobos en Europa habita en Rumanía, donde una población de 3.000 ejemplares se han asentado en los Cárpatos. Aquí, junto a los osos y linces, se lleva a cabo el programa europeo Grandes Carnívoros de los Cárpatos.

Pero si lo que queremos es observar este mítico animal en su ambiente salvaje, lo mejor es quedarse en casa…

Sierra de la Culebra, la mayor densidad en Europa

Sierra Culebra
Sierra Culebra

El lobo ibérico (Canis Lupus Signatus en latín), una subespecie del lobo gris, cuenta con entre 2.000 y 2.500 ejemplares en nuestro país, sobre todo al norte de Castilla y León, donde habitan entre 1.000 y 1.500 individuos.

La Reserva de Sierra Culebra se ha convertido en uno de los grandes puntos para la observación de este animal, en concreto en la provincia de Zamora, donde la densidad alcanza picos notables.

La región destaca por ser un compendio de montañas, colinas y matorrales. Un entorno ideal para las poblaciones de venados, corzos, jabalíes,… presas perfectas para los lobos.

Pese a todo, sin un buen guía local, las posibilidades de disfrutar del contacto con estos seres casi mitológicos son reducidas, aunque si así lo hacemos al menos habremos disfrutado de una región con muchos secretos.

Pero para empezar, una buena opción quizás sea el parque de lobos del Centro de Naturaleza de Cañada Real, en la zona de El Escorial.

Fotos : Emilio del Prado / Flickr cc.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti