El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

Desde hace un tiempo nos venimos haciendo eco de algunas tendencias del mundo de la aviación, en estas parece ser que se mira hacia el infinito y más allá… si no fuera porque son una realidad cada vez más palpable, más cercana y alejada así de la ciencia ficción. Pero, ¿os imagináis una ciudad española como base de una lanzadera espacial?

¿Futuro? ¿Ciencia ficción? ¿Viajes espaciales? Como ya vimos con Virgin Galactic, es una posibilidad real, muy cara, pero que está ahí y pronto se pondrán en órbita los primeros turistas espaciales. Algo que hace tan poco tiempo podía parecer una novela al más puto estilo Julio Verne, se ha convertido en la industria para los viajes del futuro…

Mirar al espacio desde España

Cuando pensamos en la carrera espacial, el primer lugar que se nos puede ocurrir probablemente será Houston, pero ¿por qué no Málaga por ejemplo?

Si ya hablamos de Virgin Galactic y Space Adventures como empresas destacadas en esta nueva carrera turística espacial, ahora nos llega el rumor de Booster, un consorcio internacional participado por dos empresas españolas como son Aernnova Engineering y Elecnor Deimos Space. Uniendo esto a las intenciones mostradas de tener más de una base de lanzamiento, surge la opción de una base mucho más cercana que las del desierto estadounidense.

¿En qué consiste este proyecto?

La idea, impulsada por James Murray, un británico nacido en las Bahamas, es ofrecer vuelos suborbitales allá por el 2016 o 2017. Aunque es bastante probable que las primeras operaciones tengan lugar desde EEUU, tienen un objetivo claro: que su minitransbordador pueda despegar desde cualquier punto del mundo, ante lo que esperan que la base europea se ubique en España.

Otro de los primeros objetivos, en este caso común a las otras empresas que trabajan en la misma dirección, es reducir los costes de estas operaciones pues con la tecnología ya se cuenta. Como referencia, a día de hoy unos 4 o 6 minutos de ingravidez más unas vistas de la Tierra totalmente únicas tendrán un coste de unos 150.000 euros. Eso sí, el pago incluye una hora de entrenamiento previo…

De hecho, según las palabras James Murray: «hay mucha gente que quiere ir al espacio si el precio es adecuado«.

Esto lo ratifica con un previsión: en una década aproximadamente, el coste se reducirá drásticamente posibilitando a unos 2.000 viajeros espaciales cumplir su sueño.

Características

  • Vehículo usado: Minitransbordador espacial
  • Capacidad: 10 pax, siendo 2 pilotos y 8 pasajeros
  • Lanzadera: se usará un avión comercial adaptado tipo Airbus 300
  • Recorrido: a 10 km de altura se libera el transbordador
  • Ingravidez: cuando se alcanzan los 100 km, será cuando se experimente la ingravidez
  • Aterrizaje: será igual que el de otra aeronave comercial
  • Períodos: según han informado, la construcción llevará unos 3 años, a estos los seguirán otros dos años de pruebas y ensayos

Viendo las evoluciones, algo que hace no mucho parecía tan lejano se ha convertido en una realidad palpable en el corto plazo, y lo que es tan llamativo como afortunado: aún hay inversión en I+D, afortunadamente no ha sido totalmente erradicada…

En cualquier caso, ¿qué os parecen a vosotros estas iniciativas? ¿Crees que en un futuro habrá vuelos espaciales en buscadores de vuelos como liligo.com?

Imágenes: Booster

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti