El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

No, esto no es una locura o un disparate, es la historia de lo que les ocurrió a unos viajeros italianos. Mientras pensaban que volaban a Oceanía, en realidad se dirigían a Canadá… En el siglo de la información libre y accesible parece imposible encontrarse en una situación como esta, sin embargo así fue. Hablamos de un viaje muy diferente al esperado, aquí comienza nuestra historia.

Valerio y Montegranaro Serena, nuestros protagonistas, son originarios de la provincia de Fermo. Todo comienza en una agencia de viajes, una en la que un empleado ha cometido un error que nunca olvidará. Una simple confusión que da lugar a una situación casi irreal. Ese día aprendió algo: Sydneys hay más de una en el mundo…

Un viaje muy esperado

La pareja de jóvenes se disponen a tomar el avión que les llevará a Sydney, todo parece ir bien. Sin embargo, unas horas después suena un mensaje que debería haber tardado mucho más en llegar: “Abróchense los cinturones y coloquen los asientos en posición vertical, nos disponemos a aterrizar”. Eso les resulto extraño, llegar a Oceanía requiere, al menos, 20 horas de vuelo. Al llegar al pequeño aeropuerto, se dieron cuenta que quizás no era su destino.

No es fácil llegar a Sydney
No es fácil llegar a Sydney

¿Cómo sobrevivir en esta otra Sydney?

Por suerte, las cosas fueron bien. Un viaje que por el cambio podría ser un suplicio, resultó ser algo realmente agradable. Lo cierto es que la acogida fue realmente buena, tuvieron una habitación con vistas al mar, comieron de lujo e incluso les hicieron una ruta por el país para disfrutar de los mejores violinistas del mundo.

En la agencia de viajes

Las circunstancias hicieron que Valerio y Serena acabaran contando su historia a las cámaras, admitiendo su suerte pese al error. Mientras tanto, en la agencia de viajes se planeaban la posibilidad de replantear un nuevo paquete turístico a Sydney, aunque ya dudamos a cual hacían referencia…

Epílogo

Tras el final de la relación con Canadá para esta feliz pareja, se comenzó a comprobar si hubo errores, sobre todo para tranquilizar a los padres de los chicos. Y desde luego que los hubo, aunque se compensaban con hechos como la popularidad que obtuvieron, la cual hizo que incluso el dueño de un hotel les invitara a pasar dos noches gratis. Seguro que pensaron: “Bien está lo que bien acaba”.

Casos previos

Aunque pueda parecer que este es un caso único, un error puntual de una agencia de viajes, no es en absoluto nuevo. Anteriormente, allá por 2008, se dio una circunstancia muy parecida que afectó a una pareja de ingleses y a una señora argentina. Este pueblo se hace cada vez más popular por este tipo de curiosidades/confusiones y, claro está, por la amabilidad de sus gentes, eso sí… ¡no olvides los violines, sobre todo el gigante!


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti