El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   4 min lectura

Las noticias sobre viajeros en sillas de ruedas o con oxígeno que tienen que pagar precios desorbitados por su complejo equipaje o que directamente les niegan el embarque son, lamentablemente, cada vez más frecuente. Por esto nos preguntamos, ¿realmente es imposible viajar con alguna discapacidad?

En un momento en el que se supone que la conciencia social está, en teoría, bastante desarrollada, aún nos encontramos con casos que sorprenden: ¿cómo una aerolínea puede negar a un viajero el embarque por tener alguna discapacidad? Las compañías aéreas no paran de recibir denuncias por actuaciones que dejan mucho que desear, pero son cosas que en nuestro siglo XXI siguen pasando, por suerte el viajar es algo posible aunque se deben tener en cuenta algunos aspectos. Por ejemplo, si viajamos con un vuelo barato de Ryanair, debemos estar mentalizados que nos pueden poner mil y un problemas…

Derechos del pasajero

Aunque a veces la realidad pueda hacer parecer que no todos los viajeros tienen los mismos derechos, por suerte no es así. Desgraciadamente, muchos viajeros no conocen lo suficiente como la ley los protege como para poder hacer frente a los abusos, algo mucho más frecuente de lo que nos creemos tanto en tierra como en pleno vuelo.

En el caso concreto que nos ocupa, lo primero a remarcar es que no hay dos viajeros con las mismas necesidades o con el mismo equipo, siempre hay diferencias o matices. Por desgracia, en muchas ocasiones el mundo del transporte aéreo no da la talla, en cualquier caso, quizás tener esto en cuenta pueda ayudar.

Consejos para viajar con alguna discapacidad

Hay algunos consejos que pueden minimizar los inconvenientes que encontramos si tenemos alguna limitación o viajamos con alguien que la tiene. Esperemos que os sirvan de ayuda antes, durante y después del viaje.

Avisar con antelación

En el momento que hayamos decidido dónde y cuándo queremos viajar, que hayamos comprobado las opciones de transporte que nos encontramos y tomado una decisión es el momento de contactatar con la aerolínea o empresa de transportes. Afortunadamente, todos los que operan en la Unión Europea tienen la obligación legal de ser accesibles. Si vamos a reservar un vuelo, tan pronto lo hagamos debemos entrar en contacto con la atención al cliente para confirma los datos, cómo se hará el acceso al avión, si hay algún extra,…

Esto es igualmente aplicable a hoteles, y en ambos casos será recomendable volver a llamar 24 o 48 horas antes de iniciar el viaje para confirmar que todo está correcto.

Ser concretos

En el momento de describir qué necesidades especiales podemos tener, es necesario especificar las dimensiones de la silla de ruedas si es el caso o cualquier detalle que podamos considerar oportuno. Como es de esperar, no todo el mundo conoce el lenguaje médico o específico de los diferentes casos que se pueden dar, con lo que debemos explicar la situación de forma tan concreta como consideremos oportuno para que todo quede claro.

Hable con su médico del viaje

Quizás necesites algún tipo de documentación específica o tenga algunos buenos consejos que darte, al fin y al cabo él/ella es un experto en la materia. Seguro que aporta algo que nos puede venir muy bien en determinadas situaciones.

Certificado médico

Si vamos a viajar con medicación, sobre todo a bordo, es necesario que tengamos algún tipo de documentación médica que especifique qué necesitamos y que es necesario que viajemos con esto. Lo ideal sería un escrito con membrete oficial fácilmente reconocible, fecha y firma del médico.

Antes y durante el vuelo

Un aspecto a tener muy en cuenta que es muy recomendable es llegar con tiempo de sobra para facturar y hacer el embarque, por lo general unas 2 horas en vuelos nacionales y 3 en internacionales. Una vez que estemos llegando a destino, podemos comprobar con el personal de cabina cómo vamos a hacer el desembarque.

Evitar escalas

En la planificación debemos tener en cuenta que cuantas menos paradas, mejor que mejor, menos posibles incidentes imprevistos podrán aparecer. Así mismo, si tenemos algo más de espacio para volar, perfecto. Además, en el caso de tener escalas, muy recomendable dejar un mínimo de 90 minutos entre vuelos.

Viaje con los posibles repuestos

En el caso de viajar con silla de ruedas, mejor si viajamos con algunas piezas de repuesto. Algo siempre se puede romper en el transporte, en calles adoquinadas o por cualquier imprevisto, ya se sabe, la “ley de Murphy”… Incluso en ocasiones puede que nos pidan desmontar la silla en algún control de seguridad, sin olvidar que quizás en destino no sea fácil volver a montarla o que necesitemos encontrar alguna pieza específica.

¿Sois viajeros o habéis viajado con alguien con discapacidad? ¿Cómo fue la experiencia? ¿Algún consejo que pueda ayudar a otros viajeros?

Imgs: Daquella manera, Mark D L / Flickr cc.



¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti