El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   6 min lectura

Polonia es un país por descubrir, tanto por las ciudades más grandes y populares como por los pueblos más encantadores y pintorescos.

Aunque Cracovia y Varsovia son conocidas internacionalmente, Polonia atesora mucha más belleza desconocida injustamente. El encanto de este país eslavo ha sido forjado por su pasado y su cruda historia, proclamándose como una nación dura donde las haya. Además, se pueden encontrar joyas arquitectónicas que han escapado gloriosamente a la devastación de guerras e invasiones. No todo es tan oscuro como nos han pintado, sino que algunos de los tesoros a destacar de Polonia son sus ciudades reales, antiguas joyas de la corona, pueblos bañados por el Vístula y fortalezas antiguas.

Veamos cinco ciudades polacas que merecen ser descubiertas. Sin despreciar las míticas ciudades de Cracovia y Varsovia, destacamos otras de menor tamaño que no dejan indiferente como Kielce, Kazimierz Dolny y Toruń. A pesar de ser reconocidas por los turistas, al menos las dos primeras, no son altamente reconocidas por su belleza en el panorama turístico. El encanto de Polonia va más allá del dramatismo que su historia le ha ocasionado, su belleza hay que entenderla, y por supuesto, percibirla entre sus calles cargadas de potentes mensajes.

Cracovia, la joya de la corona polaca

Cracovia, localizada en el sur del país, es considerada una de las ciudades más bonitas de Europa. Wilhelm Feldman, alrededor del 1900, ya escribió sobre esta maravilla destacando que para encontrar el alma del país, sin duda, hay que ir a Cracovia. Esta ciudad es la sede del arte y la arquitectura, tanto es así que ya la Unesco declaró su Casco Antiguo como un lugar protegido de la historia universal. Pero Cracovia no se nutre únicamente de antiguallas, sino que también se aprecia un toque modernista que pocas ciudades poseen.

Las vistas de Cracovia, entre montañas y colinas, nos llevan a una de las delicias de Polonia, el río Vístula. Cada vez más turistas pueden disfrutar de todo su encanto, ya que Cracovia va aumentando el número de personas que la visitan anualmente. Su historia es uno de los elementos principales de atracción turística. Para los más aficionados a este arte, el santo patrón del país llamado Estanislao, asesinado por el rey Boleslav el Calvo en el siglo XI, posa en una tumba de plata situada en el centro de la Catedral de Wawel. En ese mismo monumento se pueden ver colecciones de tapices de Arras, retratos y mucho más.

El punto más transitado de la ciudad es la plaza de Rynek Glowny, una plaza que no tiene nada que envidiar a la de Bruselas o Venecia. Los paseos por esta zona incluyen conciertos de músicos ambulantes, mercados en la Lonja de las Pañerías y gran variedad de locales gastronómicos. Otros lugares de interés para visitar son la fortaleza barbicana y la Puerta Florian.

Polonia

Varsovia

La capital polaca es internacionalmente conocida por su encanto y belleza arquitectónica. Hay multitud de lugares que visitar, tantos que la escapada se puede alargar más de lo pensado. Comenzamos con la Plaza del Mercado de Varsovia, situada en lo que se denomina Ciudad Vieja, uno de los sitios más pintorescos de la ciudad. Se construyó en el siglo XIII siendo la residencia de los duques de Mazovia, sin embargo, durante la II Guerra Mundial fue destruida por la ocupación nazi. Afortunadamente se reconstruyó a su imagen y semejanza con resultados espectaculares, tanto es así que ha sido declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Otra visita obligatoria es La Ciudad Nueva o Nueva Varsovia, ya que se comenzó a construir en el siglo XIV. Esta zona cubrió el vacío que había entre Ciudad Vieja y un pueblo llamado Zakroczym, a pies del río Vístula. Alquilar un coche en Varsovia sería quizás la mejor opción para realizar este tipo de recorridos y muchos más que ofrece la ciudad.

El Palacio de la Cultura, construido en el año 1952,  es otro de los monumentos más destacados de la ciudad. Esta belleza arquitectónica es popularmente conocida por sus 231 metros de altura, habiéndose proclamado como uno de los edificios más altos de Europa durante unos cuantos años. Lo más recomendable es subir al mirador de la planta 30 para disfrutar de sus maravillosas vistas, aunque también se puede disfrutar de su amplia variedad de ocio como cine, teatro, patinaje sobre hielo y una discoteca-cafetería.

Polonia

Kielce, y sus maravillosas cuevas

Entre Varsovia y Cracovia encontramos la encantadora ciudad de Kielce, en la región de Santa Cruz. Esta ciudad está localizada en una de las sierras más antigua de Europa, justo encima de una serie de cuevas llamadas Geo-Park que pueden visitarse. No se trata de una localidad grande, por lo que una visita para pasar el día quizás sería lo ideal. Las paradas turísticas más recomendadas son la Plaza de Mercado (Rynek), la catedral construida en el s. XII y reconstruida en el s. XVII en  estilo barroco y los palacios de los Obispos de Cracovia y de Tomasz Zielinski.

Los dos monumentos que más destacan de Kielce son dos. El primero está dedicado a Miles Davies; mientras que el segundo es un homenaje a Henryk Sienkiewicz, el Premio Nobel de Literatura en el año 1905. Para los que no conozcan su gran obra, Sienkiewicz escribió una novela llamada Quo Vadis, la cual ha sido llevada al cine en varias ocasiones.

Kielce, en Polonia

Kazimierz Dolny, el pintoresco pueblecito polaco

Kazimierz Dolny es una localidad situada a 150 km de Varsovia. Esta ciudad construida en el siglo XII hace honor a un príncipe llamado Kazimierz Sprawiedliwy, El Justo. Su localización es uno de sus grandes encantos, ya que posa a orillas del río Vístula; le acompañan a las iglesias y casas señoriales de estilo manierista. Se siguen conservando antiguos graneros que declaran la importancia de Kazimierz y el río posibilitando el intercambio comercial del país.

Su ambiente pintoresco han convertido esta ciudad en un lugar único en Polonia, sede de muchos artistas para descansar y derrochar toda la creatividad inspirada por la zona. No es de extrañar si encuentras pintores con todo su equipamiento inmortalizando toda la belleza del lugar. El séptimo arte también está presente, pues tiene lugar un pequeño festival de cine y arte organizado a principios de agosto.

Los paisajes tampoco tienen desperdicio. Un paseo por sus llanuras proporcionan escenarios diversos, desde los más pacíficos y tranquilizadores hasta los más profundos y aventureros a través del Vístula. Otro entretenimiento a apenas 22 km es un balneario de barro blanco situado en Nałęczów. Una ciudad para disfrutar de las pequeñas cosas, del arte y de la naturaleza.

Kazimierz Dolny, en Polonia

Torun, la ciudad de Copérnico

Torun ha cogido fuerza por ser la ciudad donde nació el famoso astrónomo Nicolás Copérnico. Sin embargo, no toda su popularidad se debe a esta figura conocida en el mundo entero. Sin ir más lejos, la Unesco lo ha proclamado Patrimonio de la Humanidad en 1997, considerado uno de los lugares más bellos de Polonia debido a su centro histórico y sus edificios de estilo gótico.

La visita obligatoria para cualquier turista es, sin duda, la Plaza Mayor, donde se puede subir a la torre del Ayuntamiento para ver una panorámica amplia de la ciudad. También encontrarás la estatua de Copérnico, que no podía faltar, así como las iglesias góticas, la Torre Torcida y las murallas defensivas. Para los que han decidido hacer de Polonia una ruta llena de cultura e historia, Torun no puede faltar en la lista.

Torun, en Polonia

IMG: iStock/Shutterstock.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti