El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   2 min lectura

¿Habías oído hablar de ello? Se trata de las llamadas “piedras viajeras” (sailing stones), algunas de las cuales son enormemente grandes y pesadas, que parecen moverse solas durante metros y metros dejando el rastro de sus desplazamientos detrás de ellas. Algunas de ellas se deslizan de dos en dos trazando líneas extraordinariamente paralelas, otras, en cambio, siguen su propio rumbo. Aunque, en todos los casos, encantan al observador como si de estrellas fugaces terrestres se tratase. Parece cosa de brujas, ¿verdad?

Lo cierto es que si te sorprendiste a ti mismo pensando que se trata de un fenómeno sobrenatural, esta vez tuviste una reacción dentro de lo habitual. Hasta los científicos de la NASA quedaron absolutamente estupefactos ante la existencia de unos movimientos tales y decidieron organizar una expedición hasta el lugar de los hechos, sin hipótesis previas claras. Tras las primeras observaciones, las hipótesis más probables se desmintieron rápido: no había ningún tipo de actuación por parte de animales, tampoco no podía tratarse de una mera consecuencia de la fuerza del viento (principalmente por el peso, calculado en centenares de quilos, de algunas de las rocas).

La primera (y última) explicación que se ha podido dar al fenómeno llegó el año 1955 de la mano de George M. Stanley, el cual pudo probar con éxito la hipótesis según la cual estos movimientos se producen como consecuencia de la suma de esencialmente 3 factores: por un lado, están las capas de hielo que se forman en la superficie de la playa, las cuales, al deshacerse, dejan un suelo resbaladizo por causa del mismo hielo y por la mezcla de agua y tierra, lo que se convierte en fango. El tercer y decisivo factor son los fuertes vientos que soplan en la zona que, aunque seguramente no podrían mover rocas valiéndose sólo de su fuerza, se benefician de las condiciones del suelo resbaladizo.

El lugar donde más comúnmente se han estado observando estos desplazamientos es Racetrack Playa, en el Parque Nacional Death Valley (California), sobre la cual te dejamos este video explicativo. Sin embargo, el fenómeno de las piedras viajeras también se ha detectado en numerosas otras playas de California y Nevada, desde 1940.

Fotos: Wikipedia
Video: Youtube

 


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti