El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   6 min lectura

Te acercamos a una de las regiones francesas con más caracter: la Vendée.

¿Tus próximas vacaciones te llevarán a Vendée? En caso afirmativo, es una gran decisión dado que este departamento francés es especialmente famoso por sus playas y la regata que lleva su nombre, la Vendée Globe. Sin embargo, sería simplista limitarse a eso, ya que la Vendée tiene mucho más que ofrecer. Visitarla significa descubrir una zona con espléndidos paisajes y sorprendentes visitas culturales. Descubre nuestra selección de cosas que hay que ver y hacer en Vendée para que disfrutes al máximo de tu viaje. ¡Allez!

1. Le Puy du Fou

Con más de 2 millones de visitantes al año, el Puy du Fou es uno de los parques de atracciones más visitados de Europa. Su reputación se ha construido fundamentalmente sobre la calidad de sus actuaciones y la fidelidad de las reconstrucciones, gracias en particular a la especial atención prestada al vestuario de los figurantes.

Una ventaja destacable sobre los parques de atraccione al estilo Disney es que el tiempo de espera es mucho menor porque a menudo son espectáculos en los que el público permanece sentado. Una gran ventaja si vas con niños especialmente impacientes. El Puy du Fou está especialmente indicado para familias, dado que tanto niños como personas mayores se lo pasarán muy bien. El espectáculo más famoso es la Cinéscénie, un espectáculo nocturno de casi 2 horas de duración con unos 2.550 actores y 28.000 trajes. ¡No te lo puedes perder de ninguna manera!

2. La isla de Noirmoutier

La isla de Noirmoutier es otra de las visitas obligatorias en Vendée. Hay dos opciones para llegar allí: cruzando el puente de Noirmoutier en coche o atravesando el pasaje de Gois a pie. Este último es único en su género. Se trata de un camino de 4 km de largo que sólo se puede tomar con la marea baja. Así que no olvides revisar el pronóstico de las mareas para no tener una mala sorpresa durante la travesía. Para los entusiastas de la pesca de almejas a mano, esta es también una zona ideal para esta práctica. Sin embargo, hay que tener cuidado de respetar las cuotas permitidas fijadas por las autoridades francesas. 

Una vez en la isla, te será difícil decidirte por alguna de las actividades disponible. Te aconsejamos un paseo por la ciudad de Noirmoutier, sus coloridas calles y casas, visitar el castillo de Noirmoutier, explorar las salinas o disfrutar de las magníficas playas. En algunas de ellas podrás observar las famosas cabañitas, que antes se usaban para cambiarse de ropa con un poco de intimidad. Ahora son utilizados por las familias propietarias para guardar el equipo de playa.

3. Les Sables d’Olonne

Si nunca has estado en Vendée aunque el nombre te suena, es algo perfectamente normal. Es, de hecho, el punto de partida de la Vendée Globe, la mítica regata de la que hablábamos en la introducción.

¿Qué puedes hacer allí? Los más surfistas encontrarán allí muchas escuelas de sur, así como numerosas tiendas de alquiler de equipación. ¡No olvidemos que el Atlántico es un paraíso para los amantes de este deporte! Una de las grandes ventajas de Les Sables d’Olonne es la disposición de la playa. Al tratarse de una ciudad que se extiende bordeando la costa, ¡siempre tendrás la playa a un paso!

También puedes visitar el centro de la ciudad y descubrir el sorprendente distrito de la isla de Penotte, donde las casas están decoradas con incrustaciones de conchas. Todos ellos son obra de una artista local, Danièle Arnaud-Aubin, que se inspira de diferentes mundos de fantasía como la mitología o los cuentos de hadas.

4. La isla de Yeu

Otra visita obligada durante tu estancia en Vendée: la isla de Yeu. A diferencia de la isla de Noirmoutier, es imposible llegar a esa desde tierra firme dado que se sitúa a 22 km de la costa. Si quieres visitarla tendrás la opción de navegar hasta allí o tomar un ferry desde Fromentine.

Durante la travesía, que sólo dura media hora, mantén los ojos bien abiertos para observar el paisaje de la isla. Sin duda notarás que la isla se divide en dos partes muy diferenciadas: una parte rocosa, con pequeños acantilados y la presencia del Antiguo Castillo de Yeu, y otra parte más arenosa debido a sus muchas playas.

La isla se presta particularmente bien al senderismo, ya sea pie o en bicicleta. De hecho, sólo tiene 10 km de largo y es relativamente libre de edificios. No encontrarás grandes complejos turísticos ni grandes edificios, así que podrás disfrutar del paisaje y la paz y tranquilidad que te ofrece este pequeño refugio.

Si prefieres descansar en una playa, dirígete hacia el sur de la isla (un servicio de autobús puede llevarte allí) hasta la playa de los Sioux. Allí incluso encontrarás uno de los pocos restaurantes de la isla, donde puedes pedir un tentempié en caso de que tengas hambre.

5. Comer ostras

La Vendée es una de las principales regiones productoras de ostras de Francia. Por lo tanto, sería una visitarla sin detenerte en un ostricultor para probar ostras frescas. Encontrarás muchos puestos, restaurantes y bares de ostras por toda la región, pero los mejores son obviamente los que te ofrecen comerlas recién salidas del agua. ¡Qué rico!

View this post on Instagram

… les étals du marché 🐟💦

A post shared by Vendée Tourisme (@vendeetourisme) on

6. El pantano de Poitevin

Después de esta pausa gastronómica, continuemos con nuestra lista de visitas obligatorias con un pantano que se encuentra en tres departamentos franceses diferentes: Vendée, Deux-Sèvres y Charente-Maritime. Vale la pena señalar que es el segundo humedal más grande del país, después de la indescriptible Camarga.

Hay varias curiosidades por descubrir en esta zona de visita obligada:

  • A menudo se la denomina como la «Venecia verde», debido a su color.
  • Un fenómeno asombroso: puedes quemar agua en la superficie. ¡No estamos de broma! ¿Truco de magia negra? ¡En absoluto! Cuando el agua se agita, algunos gases suben a la superficie y pueden ser quemados con un simple fósforo o un encendedor durante unos segundos. Eso sí, ¡no esperes pirotecnia!

Nuestro consejo: alquila una bicicleta o contrata una ruta en barco para descubrir la flora y la fauna del pantano. Durante la temporada migratoria, muchas aves hacen una parada aquí.

7. El Mont des Alouettes

El Mont des Alouettes es una colina situada por el parque del Puy du Fou y te permitirá disfrutar de una espléndida vista de la zona. Además, podrás ver varios molinos de viento, de entre los que destaca especialmente uno de los últimos en actividad en el mundo. Este último puede ser visitado para descubrir los secretos de su interesantísimo mecanismo interno.

8. La cornisa de la Vendée

La Corniche Vendéenne es un itinerario de unos 3 km entre Saint-Hilaire-de-Riez y Saint-Gilles-Croix-de-Vie. Descubre el espectáculo del mar rompiendo en las costas rocosas y la fauna y la flora que viven allí. Es posible completar todo el recorrido a pie o en bicicleta, ya que existen diversos senderos muy practicables.

Te aconsejamos que no te pierdas esto:

  • Le Trou du Diable (El agujero del diablo), donde el mar se precipita violentamente durante las mareas altas.
  • Les 5 Pineaux, 5 rocas frente al océano con una curiosa forma debido a la erosión.

Visitar la Vendée : Ficha práctica

¿Cuándo ir a la Vendée?

Si deseas visitar la Vendée con sol, lo mejor es que reserves tus vuelos baratos a Francia para viajar en los meses de mayo a septiembre. Una época perfecta para surfear o disfrutar de los diversos paseos mencionados anteriormente y, en especial, explorar la isla de Noirmoutier.

¿Dónde dormir en Vendée?

Si deseas visitar todos los lugares de visita obligada, tiene varias opciones a tu disposición:

  • Encuentra un alojamiento céntrico, desde él que puedas explorar todas sus puntos de interés sin dificultad. La ciudad de La Roche-sur-Yon, por ejemplo, es céntrica y está francamente bien conectada con autobuses y tren.
  • Si deseas optar por la costa para disfrutar del aire marino y de los bellos paisajes, debes saber que está un poco más lejos de algunos de los lugares de visita obligada. Eso sí, el sacrificio vale la pena.

Resumiendo, todo depende de ti. A nivel de alojamiento, no importa lo que decidas porque hay muchos hoteles y campings disponibles. Además, aunque es probable que haya más gente en agosto, los precios siguen siendo más bajos que en otras regiones como la Costa Azul o incluso la Costa Brava española.

¿Cómo moverse en la Vendée?

Para moverse en la Vendée puedes escoger entre diferentes soluciones:

  • Servicios de autobuses regionales: te permitirán llegar a los principales lugares de interés.
  • El tren: Muy indicado para lara llegar al Puy du Fou directamente desde Angers por ejemplo. Eso sí, considera que sólo hay 3 frecuencias al día.
  • La bicicleta: Si deseas permanecer en la misma zona, puedes optar por alquilar una bicicleta durante tu estancia. Hay muchas compañías de alquiler y los precios son correctos.
  • Coche: Si te has propuesto explorar cada rincón de la Vendée durante tu estancia, el vuelos baratos a Francia es la forma más práctica de evitar perder demasiado tiempo en el transporte.

 


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti