El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   2 min lectura

¿Pensando en un viaje a Suecia? Esto implica dejar de lado el concepto de verano tal y como lo entendemos en el sur de Europa. El período más caluroso del año en estas lejanas tierras es en junio y el sol, por estas latitudes, nunca se pone. El solsticio de verano cae en la tercera semana del mes, siendo uno de los más esperados en Suecia.

Los suecos se sienten muy orgullosos de su armonía con la naturaleza, al fin y al cabo hablamos de un país con 24.000 islas y, tan pronto llega el verano, casi todos dejan de lado las grandes ciudades para tomarse un día libre en el que celebrar y disfrutar con los amigos. El Festival de Verano marca el inicio de las vacaciones, algo que todos esperan. Este año el solsticio cae en la noche del 24 al 25 de junio: ahora es el mejor momento para buscar vuelos baratos Estocolmo y ¡dar paso a la fiesta del sol!

El baile y la cruz de mayo

Cruz de mayo
Cruz de mayo

La cruz de mayo, una tradición originaria de Alemania para este país, es parte fundamental en las celebraciones del solsticio de verano. Todo comienza un viernes por la tarde, momento en el que los suecos van a recoger flores silvestres y guirnaldas para decorar la cruz y los pelos de las niñas. La celebraciones se inician en campo abierto, abriéndose con danzas tradicionales. Vueltas y vueltas, jóvenes y viejos no paran de bailar al ritmo que el folclore marca.

Fiestas suecas

Plato típico
Plato típico

Por supuesto, ninguna celebración está completa sin el sabor de la cocina local. Entre los platos más destacados están las patatas cocidas acompañadas de arenque en vinagre, cebolletas y salsa rosa; o carne a la brasa, postre, todo con bebidas típicas veraniegas. Tampoco falta la cerveza, el aguardiente,… que dan pie a los juerguistas a desatarse cantando temas tradicionales. Una vez que se acabó la comida, el baile y la bebida, llega el momento de desplazarse e irse a un bar hasta altas horas de la madrugada.

Magia y Misterio

Una fiesta basada en las tradiciones, como la que hace que las mujeres jóvenes pongan flores bajo la almohada esperando que sus futuros esposos aparezcan en el sueño. No sorprende ya que el solsticio de verano sea considerado en Suecia como la época más mágica del año. Muchos incluso pensaban que las plantas recolectadas en esta época eran las más fuertes y más terapéuticas pues, como era de esperar, la magia aflora como agua de manantial, una especie de fuente de la eterna juventud. Por esto, en este período, es muy común ver las casas y los graneros decorados con ramas y flores, amuletos preciosos para la buena suerte.

¿Qué os parece la idea de un viaje a Suecia la tercera semana de junio?

Hoteles económicos Estocolmo

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti