El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Sevilla tiene mucho arte y no es para menos: la ciudad hispalense atesora algunos de los encantos más extraordinarios de España (y por qué no, también del mundo). Te descubrimos cuáles.

Sevilla es la ciudad más bonita del mundo, y no lo dice cualquiera, sino el mismísimo The New York Times. El medio más prestigioso del mundo confiesa que algunos de los monumentos de la ciudad son los más importantes del mundo. Para los ciudadanos sevillanos la noticia no viene de sorpresa, pues ellos mismos aman su tierra como pocos lo hacen.

Sevilla, una de las ciudades más bonitas del mundo

Entre los encantos de Sevilla está el casco histórico, ya que es el más grande de España y el tercero del mundo, después de Verona y Venecia. El clima durante el año es inigualable, tanto en otoño como en primavera se respira un ambiente cálido con temperaturas que no bajan de los 20-25 grados. Sus monumentos no son menos atrayentes, pues la Catedral de Sevilla es la tercera más grande del mundo. La lista de visitas da para pasar una larga temporada en esta ciudad en contacto con un entorno que mezcla dos corrientes que conviven conjuntamente, la modernidad y la antigüedad. El arte también está muy presente, siendo la cuna de grandes artistas conocidos internacionalmente como Murillo y Velázquez.

Escultura de Velázquez en Sevilla
Escultura de Velázquez en Sevilla

Sevilla es belleza en estado puro, y no solo por sus famosos monumentos, sino también por los pequeños lugares ocultos que se pueden encontrar con algunas indicaciones. Los parques son un símbolo de la ciudad y por ello cuidan las zonas verdes como se merecen. Tanto es así que los productores de la popular serie Juego de Tronos se fijaron en los jardines del Real de Alcázar y los fichó de inmediato.

Como se puede deducir, Sevilla siempre ofrece algo que hacer, y para comprobarlo te dejamos este enlace sobre 12 planes en Sevilla originales que no te puedes perder.

Lugares, conocidos y ocultos, que deberías visitar en Sevilla

Hay muchos lugares que puedes visitar en esta ciudad, siendo una de las localidades principales del país, así como una de las más grandes e importantes. Para quienes no quieren perder el tiempo y aprovechar todo lo posible, siempre está la posibilidad de optar por el alquiler de coches en Sevilla, con el fin de facilitar el desplazamiento. De este modo, tal libertad permite hasta salir de la ciudad para visitar pueblos de gran encanto, así como entornos naturales que no tienen desperdicio.

La Giralda y la Catedral

La Catedral de Santa Maria de la sede de Sevilla tiene una estructura típica de los alminares almohades que se continúa utilizando después de siglos y siglos en gran parte de los campanarios mudéjares. La Catedral se compone por un prisma central cuadrado, el cual es rodeado por cuatro muros. Ambos estaban conectados por rampas de subida, que permitían el acceso a la torre tanto a pie como a caballo. Externamente se observan los llamados bíforos o ajimeces con arcos de herradura. A los lados de las calles se aprecian unos arcos murales creando un dibujo con forma de rombos que se observan a lo lejos. Estamos ante un monumento de gran altura destacando entre todos los demás edificios de alrededor. Los ventanales tampoco tienen desperdicio, pues los arcos y los capiteles de influencia califal le dan un toque distintivo.

La famosa Giralda es como se llama la torre campanario de la Catedral. La parte inferior de la torre es el alminar de la antigua mezquita del siglo XII; mientras que la parte superior se trata de una creación cristiana con una bola en la cúspide llamada Giraldillo.

Catedral y Giralda de Sevilla

Parque del Real Alcázar

El Parque Real Alcázar de Sevilla es uno de los palacios más antiguos del mundo que todavía está en funcionamiento. Este monumento tiene larga historia, pues nació en el siglo XI en manos de Abd Al Raman III hasta los tiempos que corren, recogiendo toda la influencia de las culturas que impregnaban por la ciudad toda su esencia.

Esta fortaleza está formada por salas adornadas por yeserías, combinadas con grandes y preciosos jardines y riachuelos formando un paisaje difícil de olvidar. Los patios más destacados dentro de este parque son el Patio de las Doncellas y el Patio de las Muñecas. Una de las características más destacadas de este escenario es su gran aporte artístico mediante un altar de azulejos creados por Francisco Niculoso Pisano en 1504. Los salones interiores son también una de sus joyas, ya que guardan magníficas colecciones de tapices que cuentan la conquista de Carlos V en Túnez.

Plaza de Santa Marta

La Plaza de Santa Marta es un escenario pequeño compuesto por cuatro naranjos y presidida por un crucero proyectado por Hernán Ruiz construido en 1564 por Diego Alcaraz. Se ahí se abren un par de portales, dando salida al Convento de la Encarnación. La denominación de Santa Marta que da nombre a la Plazuela y el callejón se deben a un hospital que desapareció y dio pie al actual convento.

Tiempo atrás, en esas mismas calles residía un mercado dominical de numismática y filatelia, trasladado en los años 80 a la Plaza del Cabildo. Una visita a un lugar sencillo con un encanto particular sin masificaciones turísticas.

Plaza de Santa Marta, en Sevilla

Parque de María Luisa

El Parque de María Luisa es el espacio verde urbano más antiguo de la ciudad y uno de los jardines históricos más importantes. Fue declarado en el año 1983 como Bien de Interés Cultural, y se inauguró como parque urbano Infanta Maria Luisa Fernando en 1914.

Aunque en el inicio pertenecían a los jardines privados del Palacio de San Telmo, en 1893 la Infanta Maria Luisa los donó a la ciudad de Sevilla. En el parque se integraron la Plaza España y la Plaza de América las cuales fueron construidas en 1929 en forma de jardín público de gran atractivo y belleza para los ojos de sus paseantes.

Parque de María Luisa, en Sevilla

Torre del Oro

La Torre del Oro es una estructura albarrana localizada en la parte izquierda del río Guadalquivir. Posee una altura de 36 metros, por lo que es fácilmente detectable e impresionable. Su nombre en árabe, Bury al-dahab, hace referencia al brillo dorado que se reflejaba en el río. Sin embargo, en el año 2005 que tal torre fue reformada, se demostró que dicho brillo era tan solo una leyenda a causa de un revestimiento de azulejos gracias al efecto de los materiales compuestos por la torre. Independientemente de que se tratase de una leyenda, es considerado un monumento en Sevilla que vale la pena visitar disfrutando de esa magia y esas historias que dan vida a escenarios como este.

Torre del Oro de Sevilla

IMG: iStock; Wikipedia

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti