El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Te acercamos algunas de las celebraciones de Carnaval que más se alejan de los tópicos.

El origen del Carnaval es difuso y todavía hoy acapara explicaciones de lo más diverso. Parece que sí hay consenso en relacionarlo con el equinoccio de marzo y el comienzo de la primavera. Un momento del año especialmente importante dado que es el inicio de la época de la siembra. Esta idea de renacimiento y promesa de vida, de abundancia y prosperidad puede estar detrás de la explosión de colorido y jaleo que tanto caracteriza a esta celebración. Hoy en día los carnavales más conocidos son los urbanos, muy caracterizados por el baile, los disfraces algo frívolos y la música. Sin embargo, en el mundo rural todavía se conservan esos otros carnavales, mucho más ancestrales y arraigados en las entrañas de la tierra -en ocasiones, más oscuros- que vale mucho la pena conocer. ¡Te descubrimos los más vistosos!

El Entroido (España)

«Entroido» es el nombre que se le da en Galicia al Carnaval más tradicional. Los centros de estos eventos carnavalescos, para algunos los más antiguos que todavía se celebran, son los pueblos orensanos de Xinzo de Lima, Laza y Verín. Los protagonistas absolutos del Entroido son los peliqueiros (o cigarrones, como se les llama en Verín). Ataviados con máscaras de madera y un atuendo de lo más original ceñido por un cinturón de cencerros, se dedican a correr por las calles atizando con sus varas a los transeúntes más despistados. ¡Aunque en las versiones menos «amigables» de este carnaval pueden incluso llegar a lanzar hormigas!

Además, durante la celebración de estos carnavales (fundamentalmente en los días previos al Miércoles de Ceniza) es típica la preparación de platos que incluyen la cachucha (una cabeza de cerdo) hervida que puede servirse con patatas o grelos. Aunque sólo es una pequeña muestra: ¡las opciones son tan variadas como la amplísima gastronomía gallega!

Entroido, el Carnaval más tradicional de Galicia

Carnaval de Mohács (Hungría)

El también denominado Busójarás es uno de las celebraciones carnavalescas etnográficamente más interesantes de Europa. Originariamente era celebrado por los habitantes croatas del pueblo húngaro de Mohács los seis días previos al Miércoles de Ceniza. Hoy es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, una declaración que ha fomentado la afluencia turística a esta localidad magiar.

Sin duda lo más interesante son los busós, personajes con máscaras de madera y pieles de animal que confieren a quien los porta una perturbadora apariencia entre lo bestial y lo humano. Su origen, como es habitual en todo lo que rodea el Carnaval, es difuso. Para algunos procede de una leyenda según la cual los naturales del lugar consiguieron mediante estos disfraces ahuyentar a los turcos, quienes pensaron que eran atacados por demonios. Otros, sin embargo, opinan que su función es ahuyentar el invierno. Sea como fuere, se trata de una celebración fascinante que bien vale una visita.

Busójarás, carnaval de Hungría

Carnaval de Binche (Bélgica)

En la pequeña localidad valona de Binche, de apenas 30.000 habitantes, se celebra este carnaval declarado por la UNESCO como Obra Maestra de del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. ¡Ahí es nada! Lo cierto es que este Carnaval cuenta con un precarnaval, lo cual no está nada mal. Estas celebraciones tienen lugar durante el mes de febrero. Sin embargo, la «chicha» (o como dicen en Binche, «los días grasos»), tiene lugar entre el Domingo y el Martes de Carnaval. Durante el Martes de Carnaval es cuando hacen aparición los protagonistas de la fiesta: los denominados como Gilles de Binche. Unos personajes de máscaras algo perturbadoras que salen al alba a danzar. Ya por la tarde sustituyen sus máscaras por unos sombreros emplumados muy vistosos.

La leyenda sobre su procedencia tampoco está clara, aunque una teoría afirma que fue idea de María de Hungría, gobernadora de los Países Bajos y hermana de Carlos V. Según parece, para halagar a su hermano hizo vestir a los lugareños con plumas con tal de recrear lo que ellos pensaban que eran las vestiduras de los indios americanos. Aunque no faltan los que sostienen que esta celebración se remonta a la Edad Media. ¿Realidad o trola? Realmente lo mismo da porque es uno de los espectáculos populares más curiosos de Europa.

Carnavales de Binche (Bélgica)

El Antruejo (España)

Una celebración de que tiene lugar en Sábado de Carnaval en la localidad leonesa de Alija del Infantado. La verdad es que esta festividad no se anda con tonterías. En su concepción original, los protagonistas, llamados «jurras» se dedicaban a cometer pequeños destrozos, prender pequeños fuegos o a pegar a los viandantes. Es entonces cuando se llama a los «Birrias», los cuales comienzan a pelear con los malhechores. La batalla termina con la victoria de los segundos y para sellarla se quema a un monigote jurra. Algo similar a lo que ocurre con los Entrudo portugueses (lo veremos más adelante).

Y, como viene siendo habitual, hay interpretaciones para todos los gustos. Probablemente se trata de una festividad pagana que vendría a representar la lucha entre el invierno y la primavera, aunque no son pocos los que elevan el vuelo de esta celebración afirmando que se trata de una representación simbólica entre el bien y el mal. Nosotros no nos mojamos en esta cuestión, por lo que sólo nos limitamos a aconsejarte precaución para que, si asistes al Antruejo, no te «jurren» demasiado.

El Antruejo, carnaval tradicional de León

Carnaval de Podence (Portugal)

De nuevo nos encontramos con un carnaval cuyo derroche de imaginería le ha valido un reconocimiento como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Y no es para menos dado que los coloridos y originales vestidos de los «Caretos», los personajes que recorren las calles de la aldea de Podence atizando a quien pueden, son de un valor estético y artesanal más que notable.

Por lo visto estos personajes representan una especie de diablillos que, a modo de liberación de los instintos reprimidos por el frío invierno, despiertan con la cercanía de la primavera para hacer de las suyas. Finalmente, tras alborotar la aldea con sus trastadas, son derrotados simbólicamente mediante la quema de un monigote «Careto»: la conocida como «Queima do Entrudo». Es, en definitiva, un evento espectacular que demuestra que Portugal no es sólo para el verano. Sobre todo cuando pueden encontrarse vuelos baratos a Portugal desde 20 € con aerolíneas como Ryanair.

Carnaval de Podence (Portugal)

Kukeri (Bulgaria)

Esta celebración búlgara toma el nombre de los curiosos personajes protagonistas: los Kukeri. Representan a una arcaica divinidad de la fecundidad y su atuendo consiste en pieles de cabra, máscaras con cuernos, y en algunas ocasiones, un falo de madera. Estos personajes desfilan y bailan en los pueblos. No pocas veces, en sus danzas, realizan algunos movimientos que aluden al coito. Una idea, por lo demás, muy asociada a los ritos propiciatorios antes de la siembra. Se piensa que esta celebración puede remontarse a los cultos a Dioniso, dios griego del vino y el éxtasis. Dado que festividades similares pueden encontrarse en el resto de los Balcanes, el Ponto y la Tracia, lugares todos ellos caracterizados por haber contando con una intensa presencia griega desde la Antigüedad, no parece una idea tan descabellada.

Kukeri, personajes del carnaval de Bulgaria

 

IMG: iStock; Wikipedia; Antruejo: Federación Antruejos del Reino de León; Caretos de Podence: visitportugal.com.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti