El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   2 min lectura

Aunque parezca un problema menor, algo simple, no lo es en absoluto. Para que nos hagamos una idea de la dimensión real del problema, la solución (o una posible) parece haberla encontrado la mente brillante de un astrofísico… Curiosa historia…

El protagonista intelectual de esta historia es Jason Steffen, uno de los científicos del colisionador Fermilab, ha sido quien ha puesto en la palestra esta idea para reducir el tiempo del embarque a la mitad. Según parece, la idea le surgió hace un par de años, pero ha sido ahora cuando la ha desarrollado.

Los problemas con los que se encontraba eran de espacio, de movilidad (gente con bolsos), problemas de organización,…

La situación actual

Por lo general, a día de hoy los pasajeros suben en dos bloques: por un lado la primera clase, después los que ocupan las últimas filas,… Y lo que viene a destacar Steffen es que es comparable a bien subirse al azar con desorden o subirse según su diseño planeado meticulosamente, con lo que hablaríamos de comparar 3 opciones de menor a mayor eficiencia, lo que implica que como se hace ahora es menos eficaz que hacerlo al azar…

¿Cuál es la propuesta?

Según sus estudios, subir en desorden es más eficiente que subir por bloques ya que estos crean embotellamientos mientras todos intentan guardar sus maletas en el compartimento superior, acumulándose la gente en el mismo lugar. Por su parte, haciéndolo al azar, la gente se dispersa por diferentes lugares, mejorando la eficiencia.

La propuesta de Jason Steffen es bastante rigurosa: las variables son el número de filas y el asiento (pasillo, medio o ventana). Las fases son las que siguen:

  1. Todos los pasajeros de ventana suben según filas alternativas (1, 3, 5, …) del mismo lado del avión.
  2. Lo mismo para el otro ala del avión.
  3. Es el turno de la gente de las filas intermedias.
  4. Los de pasillo, primero un lado, luego el contrario.
  5. Para acabar, el proceso seguido por las filas pares.

 

Este se postula como el modelo más eficiente, todo el mundo tiene espacio y no se molestan unos a otros.

Como todo lo nuevo, no fue bien recibido en un principio por las aerolíneas, pero tras su publicación en arXiv y la demostración de su eficiencia en un programa de televisión, quizás se lo replanteen. Este vídeo es una prueba de lo que Steffen ha desarrollado:

¿Qué os parece la idea?

Foto: Ammar Abd Rabbo

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti