El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Tras el caos de estos días en los que el colectivo de los controladores ha mostrado su cara más agresiva, llega el momento de reflexionar, mirar atrás analizando los hechos y estudiar las opciones que se le plantean a los miles y miles de pasajeros que se han visto afectados. ¿Qué ha pasado en las torres de control y aeropuertos? ¿Cómo deben actuar los afectados?

Este conflicto, que viene de muy atrás, ha colmado la paciencia de viajeros y de otros colectivos de trabajadores del sector aéreo y del mundo de los viajes en general con su doble juego. Ahora ya no valen las tácticas de tirar la piedra y esconder la mano usadas hasta ahora, decir una cosa y a la semana lo contrario o el declararse “esclavos” para hacer creer a la opinión pública que sus demandas eran comprensibles cuando en lo que se centraron anteriormente no fueron en esos puntos «lógicos de ser reclamados».

Estos “esclavos” del sistema, autodeclarados así pese a cobrar «solo» unos 210 euros/hora y trabajar menos tiempo que cualquier trabajador, con responsabilidad o no, llevaban un tiempo presionando con sus huelgas encubiertas, tensando una cuerda que se les ha acabado por romper.

¿Qué exponen, a grandes rasgos, para este último boicot?

Se escudan en que el detonante de las ausencias en los puestos de trabajo, encubiertas como falsas bajas médicas, fue el decreto aprobado el viernes en el que se especificaba como contar las horas reales trabajadas, excluyendo las bajas de diversa índole, y la necesidad de pasar un control médico antes de obtener la baja, esto último para evitar los paros encubiertos tan habituales en el colectivo. Estos han sido algunos de los puntos que dicen han encendido los ánimos, sin embargo, las reclamaciones los últimos meses se centraban en un mayor sueldo y menos horas de trabajo.

Algunas de las declaraciones, realmente fuera de tono y en línea con la actitud tomada por el colectivo en términos generales y la asociación USCA, daban a entender de forma clara y con no muy buenas formas que no comprendían porque debían trabajar los festivos, entre otras declaraciones que no se pueden considerar precisamente lógicas. Esto, habitual en infinidad de sectores empezando por el mundo de los viajes en general y siguiendo por la seguridad, los servicios médicos, limpieza, transporte público,… parece no estar en la línea de lo que exigen a sus privilegiadas condiciones laborales, sin olvidar que nadie los obligó a ser controladores.

Hablan de estrés, algo que cuando cobraban aún más no les dolía, se quieren mostrar como víctimas del sistema laboral a la vez que desprecian al resto de trabajadores. De hecho, ellos nunca apoyaron más que sus propias reivindicaciones, las que les permitían mantener sus privilegios por considerar que su trabajo tenía un alto grado de responsabilidad, les exponía al estrés,… es cierto, pero ¿es qué un médico o un piloto no necesita formación o no tiene responsabilidad? Esto no es más que un ejemplo obvio de los cientos que se pueden exponer.

Entre las declaraciones de miembros del colectivo se encuentran algunas como «Nos exigís currar todos los días para tener vuestros putos puentes«, Cristina Antón en una muestra que refleja la actitud tomada. Además, siempre negaron pese a lo obvio que fuera una huelga encubierta, aunque ahora algunos de ellos lo reconocieron, sin olvidar que declararon que les obligaran a trabajar a punta de pistola, algo que de ser cierto debía ser denunciado.

Pese a la campaña que estaban llevando a cabo, sobre todo en la red y en foros en general para limpiar su imagen o hacer creer que existía un apoyo real fuera del colectivo, parece que la opinión pública les ha dado definitiva y claramente la espalda.

En el siguiente vídeo podemos ver algunas algunas reacciones, es un buen ejercicio comparar las declaraciones con lo hechos, eso nos ayudará a tener un imagen más real:

¿Cómo actuar ahora?

La organización para la defensa de los derechos del consumidor, FACUA, ha creado una guía que ayude a los viajeros a saber como deben actuar. Quizás por ser una situación tan excepcional sea la mejor vía para encauzar las reclamaciones. Los puntos destacados son los que siguen:

  1. La compañía aérea y también la agencia de viajes en caso de que contrataras el vuelo dentro de un paquete turístico, deben ofrecerte, si es posible, un medio de transporte alternativo al vuelo cancelado. En caso contrario o si la fecha de éste ya no te interesa, puedes exigir la devolución del importe íntegro del billete.
  2. Si no te reubica en otro medio de transporte pero es viable, puedes contratarlo por tu cuenta y exigirle que te devuelva el importe del billete. Si el transporte alternativo es más caro que el billete, también tienes derecho a reclamar a la aerolínea o a la agencia de viajes el sobrecoste que hayas sufrido.
  3. Si pierdes la conexión con otros medios de transporte, la compañía aérea o la agencia de viajes deben gestionar y asumir el coste de los nuevos billetes para garantizar que llegas a tu destino. En cualquier caso, contacta con la compañía de autobuses, trenes o aerolínea para avisar de la pérdida y solicitar la anulación o sustitución del billete, por lo que no te pueden cobrar penalización alguna. Si no te ha sido posible contactar, por ejemplo porque no ha existido un plazo de tiempo suficiente para hacerlo, la aerolínea de tu vuelo cancelado o la agencia de viajes tendrá que asumir el coste del transporte que pierdas.
  4. La comida y bebida que tuvieses que comprar durante la espera debe abonártela la compañía aérea o la agencia de viajes.
  5. Si estás en una ciudad distinta a la de tu residencia, la aerolínea o la agencia de viajes tiene que asumir los gastos de hotel.
  6. La compañía aérea o la agencia de viajes también deben abonarte tus gastos en bienes de primera necesidad como jabón, cepillo y pasta de dientes, ropa interior… si tu equipaje ya había embarcado.
  7. Debes presentar tu reclamación a la compañía aérea o la agencia de viajes a través de una hoja de reclamaciones (la aerolínea tiene que entregártela en su ventanilla del aeropuerto, mediante una carta o correo electrónico.
  8. Puedes presentar la reclamación por tu cuenta o a través de FACUA, si eres socio de pleno derecho.
  9. A la reclamación deberás adjuntar, sobre la marcha o como documentación adicional a posteriori, copias de las facturas o tiques de las compras y contrataciones que hayas debido realizar durante la espera, además de los billetes de otras empresas de transportes si has perdido las conexiones.
  10. Si la compañía aérea o la agencia de viajes no te contesta o lo hace negándote tus derechos, presenta una denuncia ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (contra la aerolínea) y/o las autoridades de Consumo de tu comunidad autónoma.

El siguiente vídeo nos resume de forma general la situación legal de los viajeros:

Perspectivas ante lo sucedido habrá miles, con lo que queremos oíros y que nos hagáis llegar vuestros puntos de vista. Por esto tenemos algunas preguntas, ¿os ha afectado la huelga en el puente más importante del año? ¿Consideráis legitimas las protestas del colectivo? ¿Qué consecuencias creéis que debe tener esto?


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti