El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

Pongámonos en contexto: Filipinas, antigua colonia española. Villa Escudero, una antigua plantación de cocos fundada en 1880 por Plácido Escudero. Hoy sirve de escaparate para los visitantes, locales y extranjeros, que se quedan impresionados por su entorno y… el Waterfalls Restaurant, el restaurante de la cascada, curioso cuanto menos…

Antes de mostraros más sobre este peculiar centro gastronómico, vamos a hacer un pequeño repaso que nos ponga en contexto.

Un poco de historia

La República de Filipinas se encuentra en el Sureste Asiático, en pleno océano Pacífico, en el entorno de Taiwan, China y Vietnam. Tiene una amplia historia, aunque en este caso destacaremos que la llegada en 1521 del explorador Magallanes y la posterior de López de Legazpi en 1565 la acabó convirtiendo en colonia española.

Formó parte de las Indias Orientales Españolas, el gobierno se ejerció de diferentes formas hasta que las rebeliones de indígenas y otros elementos del entorno concluyeron en la guerra hispano – estadounidense de Cuba llegó al archipiélago. El tiempo pasó, los hechos se sucedían uno tras otro hasta que en 1898 se vendió el control de la isla a EEUU por 20 millones de dólares. Tras infinidad de conflictos, masacres, intervenciones japonesas,… en 1946 el país declara oficialmente la independencia.

La dureza del proceso hizo que la reconstrucción del país fuera compleja, la democracia acabó en dictadura hasta que en 1986 se volvió a un estado en el que la supuesta libertad era mucho mayor que en la represión absolutista.

Esto no es más que una breve introducción, pero ahora que podemos entender un poco mejor el contexto, veamos como surgió Villa Escudero.

Villa Escudero

Fundada en 1880 por Plácido Escudero y su esposa Claudia Marasigan en la provincia de Laguna (a unas 3 horas en coche de Manila), en un principio se dedicaba a la caña de azúcar. Cuando Arsenio Escudero se convirtió en cabeza visible, el cultivo pasó a centrarse en el coco allá por el 1900.

La llegada de Arsenio supuso una revolución en los métodos usados, de hecho contó con la primera planta hidroeléctrica para el abastecimiento energético de la infraestructura industrial.

Ya en 1981 sus hijos abrieron la plantación al gran público en un proceso que ha llevado a esta finca a convertirse en un destacado centro turístico. Cuenta con un museo en el que es posible descubrir muchos y muy llamativos objetos de la cultura local.

Cabe destacar que el tamaño de la finca es tal que cuenta con una aldea rural, el monte Banahaw (un volcán), un lago artificial creado a modo de presa,… y un espectacular restaurante junto a una cascada.

Waterfalls Restaurant

Y como no podemos olvidar los atractivos de la gastronomía filipina, platos como unos rollitos rellenos llamados lumpia, una especie de fideos conocidos como pancit, mil y una forma para disfrutar del arroz, platos derivados de la influencia gastronómica española, los mangos,…

Pero, ¿qué os parecería si os decimos que podéis comer con los pies en el agua? Sí, como suena, y no es solo disfrutar del agua correr bajo nuestros pies, es comer en un entorno con unas espectaculares vistas…

¿Conocéis Filipinas? ¿Te gustaría volar a Manila, la capital filipina para comer en un restaurante así? ¿Conocéis algún otro curioso?

Fotos: KladdeMaryanKosalAlyssa

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti