El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   2 min lectura

Curiosa la iniciativa llevada a cabo por la marca de la “Vaca que ríe”, la sociedad Bel es la creadora de esta y sus famosos quesos. Y ahora han dado paso a un curioso museo, la “Casa de la Vaca que ríe”. Poco que decir sobre una empresa de casi un siglo de vida y en cierto modo un icono fácilmente reconocible.

Una posible idea si estamos por la zona para una excursión de domingo familiar es este museo que encontramos en el casco antiguo de Lons-le-Saunier. En concreto, en el recinto industrial donde se fabricaron las primeras porciones del ya famoso queso.

En él nos cuentan los inicios de una marca, como se fraguó su éxito inicial y cuales son sus planes de futuro… y como es la vaca en 3D…

Iluminación de bajo consumo, aire acondicionado, sondas geotérmicas, paneles fotovoltáicos,… la vieja fábrica ha experimentado un notable lavado de cara, ahora es mucho más consciente de la importancia de cuidar el medio ambiente.

La Vaca que ríe en árabe
La Vaca que ríe en árabe

“Comida de diseño, iniciativas con sensibilidad”

“El diseño culinario es uno de los grandes retos del siglo XXI, sobre todo debido a las nuevas relaciones que se establecen entre el diseño, la cocina innovadora y el arte contemporáneo”

Son palabras de Bel en la exposición de “Food Design”, la estará operativa desde el 31 de marzo al 24 de junio. En ella encontraremos charlas con Marc Bretillot sobre diseño culinario.

Desde 1921: recuerdos, recuerdos…

Las conocidas porciones de quesos nacieron el 16 de abril de 1921 en Lons-le-Saunier, en la región de Jura. Fue Léon Brel quien abrió la primera lechería familiar allá en los inicios del siglo XX, y fue quien aplicó unos nuevos procesos de fabricación con conocimientos adquiridos en Suiza. Aquí fue donde el “queso moderno” apareció por primera vez, siendo Benjamin Rabier quien creó la imagen de esa “vaca que ríe”.

Desde entonces ese icono ha formado parte de artículos de promoción, patrocinios, de la caravana del primer Tour de Francia,… de hecho el genio comercial de Léon Brel supuso una notable garantía de éxito.

1986, Francia

Daniel Balavoine y Michel Colucci convirtieron el Minitel en un bien de consumo, aunque la nube radioactiva de Chernobil le cerró las fronteras. Al tiempo que llegaban algunos éxitos a las salas de cine francesas, caso de Manon des Sources, la vaca mostraba su sonrisa en las pantallas de todo el país…

Mientras tanto, en Quebec…

Los quebecois también son grandes fans de esta simpática vaquita…

y en España…

Llegan los nuevos tiempos…

Incluso en los EEUU se rinden a este simpático icono…

Al tener el Grupo Bel presencia en un mercado tan cerrado como el estadounidense, así celebraron la apertura de su tercera planta productiva en el país.

Museo

  • Nombre: “Le musée de la vache qui rit”
  • Localidad: Lons-le-Saunier, a medio camino entre Dijon y Ginebra, a unos 70 km de ambos.
  • Web: página oficial.
  • ¿Cómo llegar? puedes buscar vuelos a Dijon con liligo.com
Fotos : Jean-Louis Vandevivère, ollografik, mwanasimba / Flickr cc.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti