El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

Un caso que se ajusta a la perfección al tópico de “el bueno, el feo y el malo”… ¿no? Bueno, al menos es posible, pero lo importante es ¿cuántos de vosotros os coméis toda la comida que te sirven en vuelo? Y el más difícil todavía, ¿alguien la disfruta realmente? Y sí, nos referimos a los extraños casos en que, a día de hoy, las aerolíneas te sirven comida…

La comida servida en vuelo, por lo general, tiene una muy mala reputación, incluso lo llegamos a usar para comparar con algo que no nos gusta. Cuando la tripulación saca el carrito para iniciar el reparto por los pasillos, no podemos evitar mirar con curiosidad a ver que sirven ese día. ¿Pollo o pescado? Es el momento de levantar la cabeza en plan vigía y otear el horizonte en busca de una imagen del plato. ¿Qué preferirás?

Pero, ¿por qué es así?

Algunos expertos dicen que las tensiones generadas por el ruido del propio vuelo hacen que percibamos el sabor de los alimentos un tanto distorsionados, que reduce la sensación de dulce o salado de los alimentos, pero ¿es que nunca se han comido un bocadillo en un bus?

Quizás tenga alguna influencia, pero no tanta. En cualquier caso, escuchar una música agradable y relajante quizás nos pueda ayudar a llevarlo mejor… al menos para estos expertos.

Por lo general, en Europa, la mayoría de las aerolíneas contratan el servicio de catering en dos grandes empresas: la suiza Dobbs, y la alemana Sky Chefs. Por tanto, no es de extrañar que sabiendo el volumen de alimentos para vuelos que han de producir y que sean solo dos, en la producción prime la rapidez a la calidad. La estimación indica que las carnes se cocinan entre 14 o 16 horas antes del vuelo, tras cocinarse se pasan a los procesos de congelación rápida y se empacan en las bandejas. De aquí pasan a los camiones de catering con dirección a los aeropuertos de destino, cargándose en torno a 1 hora antes de la salida del avión. En el momento de servir la comida, se calientan en bandejas de cocción y listos, es el momento de servirla a los pasajeros.

¿Por qué nos sentimos tan hinchados tras la comida del avión?

Aquí os donde entran factores con más peso que la teoría del ruido: la baja presión de la cabina fomenta este efecto, sobre todo en los pies. En los órganos también se aprecia este efecto, como podemos imaginar, unos intestinos inflamados no son la mejor forma de digerir la comida ingerida… A parte, se suelen tomar los alimentos con la menor cantidad de oxígeno posible, por tanto muchos hidratos de carbono. El plato principal que se suele ofrecer, carne, es difícil de digerir por las muchas proteínas con las que cuenta.

La solución: comer alimentos ricos en carbohidratos y hacerlo poco a poco.

Los consejos de los expertos: elige un menú especial

¿Alguna vez no te ha apetecido comer carne? ¿Una experiencia alimenticia hindú? Quizás esta sea tu oportunidad, la mayoría de las aerolíneas atienden a necesidades de especiales en función de las creencias personales, religiosas o necesidades médicas. En el caso de British Airways, por poner un ejemplo, nos dan a elegir entre menús:

  • Veganos
  • Vegetarianos
  • Vegetarianos hindúes
  • Hindúes
  • Musulmanes
  • Jainistas
  • Kosher
  • Mariscos
  • Para bebés y niños

Con lo que si no sueles digerir muy bien las comidas en vuelo, quizás estas opciones te lo pongan más fácil. Además, estos menús especiales se preparan en lotes algo más pequeños, con lo que pueden estar algo más cuidados que el mítico “carne o pescado”. Eso sí, estas comidas se deben reservar en el momento de adquirir el billete de avión, o al menos 48 horas antes de la salida del vuelo.

Aunque quizás después de todo no nos deberíamos quejar demasiado, al fin y al cabo si comemos en un avión suele significar que nos vamos de viaje, de vuelta a casa o de vacaciones, con lo que esto debe suponer una satisfacción de por sí. Pero, ¿qué opináis vosotros de la comida en vuelo? ¿Alguna experiencia a destacar?

Img: d’n’c, vincelaconte / Flickr cc



¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


4 comentarios to “La verdad sobre la comida en los aviones

  1. Buenas tardes!

    Jo, pues este verano en un vuelo con Austrian entre Viena y Frankfurt me sacaron una especie de bocadillo caliente de jamón y queso que estaba riquísimo! Eso sí, después Lufthansa en el enlace Frankfurt-Bilbao nos sirvió una MIERDA incomestible … una especie de albóndigas con cuatro macarrones y muchísimo pimiento y puerro con vinagreta. Tanto les costaba haber preparado esos macarrones y carne con tomate?

    1. Hola Unai!
      La verdad es que los menús abordo demasiadas veces dan que pensar… porque en ocasiones (muchas) vaya desperdicio…

      Muchísimas gracias por compartir con nosotros tus experiencias!!!

      Saludos!

    1. Hola Gildo, efectivamente, ese detalle es muy importante (el post trata el tema un poco a grandes rasgos), pero sí, desde luego que no es lo mismo… 🙂
      Muchísimas gracias por seguirnos y hacernos llegar tus comentarios!!!
      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti