El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   10 min lectura

Te descubrimos qué ver y qué hacer en la capital francesa.

Ohlalà, Bienvenue à Paris! «Ciudad de la luz» «Ciudad del amor» «Ciudad museo»… ¡Aaah París! Y es que no podemos encontrar otras palabras para describir a una de las ciudades más bellas del mundo. Cosmopolita y vibrante, rebosante de cultura e historia en cada rincón, tiene siempre mucho que ofrecer, tanto si vas por unos días o durante una estancia más larga.

Viajar a París

Desde Barcelona

Desde Bilbao

Desde Madrid

Desde Malaga

Desde Parma de Mallorca

Desde Tenerife

Desde cualquier otra ciudad 

Admira la vista única de la capital desde la Torre Eiffel

¿Cómo visitar París y omitir su símbolo más representativo? Por supuesto, también es el más cliché, ¡pero tienes que verlo con tus propios ojos al menos una vez en tu vida! Desde lo alto de sus 325 metros, podrás disfrutar de inmejorables vistas del Sena, del Campo de Marte y otros lugares emblemáticos que forman parte del ADN parisino. Nos referimos, por ejemplo, a la Torre de Montparnasse o al Domo de Los Inválidos. Además, siempre es una gran ocasión para admirar un monumento que es en sí todo un prodigio de la ingeniería.

 

Sube a la Basílica del Sagrado Corazón en Montmartre

Ubicada a 130 metros sobre el nivel del mar, subir a la Basílica del Sagrado Corazón es una de las construcciones que domina París desde las alturas. Y es que, ya de por sí, esta iglesia es un monumento de altura, especialmente por su singular belleza, inspirada en el estilo neobizantino tan de moda en el siglo XIX.

Si te ves rebosante de energías podrás subir a ella a pie, o, si prefieres algo más tranquilo, en funicular (por el precio de un billete de metro – 1,90 euros). Una vez arriba, el esfuerzo de escalar habrá valido la pena. Además de quedar deslumbrado por la belleza de este gran edificio (accesible gratuitamente), puedes contemplar la impresionante vista de la ciudad desde su patio. 

Al bajar, tómate el tiempo de pasear por las calles empedradas de este famoso barrio parisino con su ambiente de pueblo. No hay nada mejor para disfrutar del ambiente que pasear entre las pequeñas tiendas y los antiguos estudios de los artistas, o hacer una pausa en uno de los muchos bistrós, cafés y restaurantes de la zona.

Visita el Museo del Louvre

¡Un gran clásico que nadie puede perderse! La Venus de Milo o la Mona Lisa, además de una de las mayores colecciones de arte egipcio del mundo se encuentran en este emblemático museo, tal vez el mejor del mundo. No en vano cuenta con 210.000 m2 en los que se alojan hasta 35.000 obras.Tan impresionante desde el exterior como desde el interior, sumérgete en un viaje que comienza en el corazón de las antiguas civilizaciones y termina con las más grandes obras maestras de la historia de la pintura.

Visita la decoración de cuento de hadas de la Opéra Garnier

¿Eres un fanático de la danza y la ópera? Entonces sería impensable viajar a París sin hacer una parada en uno de los mayores teatros de ópera de Europa. Una verdadera joya arquitectónica de París, es también la cuna del arte lírico y coreográfico, reconocido en todo el mundo. Y si la fecha o el precio de un espectáculo no encajan con tus expectativas o posibilidades, siempre puedes hacer una visita guiada por 8 € de su fachada exterior, su gran vestíbulo, su gran escalera y del escenario.

View this post on Instagram

Golden Opera 🎭 #OperaGarnier #Paris

A post shared by Jean-Philippe Mattei (@capra311) on

Tómate un descanso en la naturaleza en el Parque Buttes-Chaumont

¿Quieres estar rodeadao por la naturaleza entre dos visitas? La Ciudad de la Luz ofrece mucha más naturaleza de lo que podrías pensar. Te llevamos al parque Buttes Chaumont, famoso por su empinada colina con un encanto que ofrece una clara vista de París. Además, ¡puedes hacer un picnic allí! El parque también contiene un lago, cuevas y cascadas artificiales que crearán un paisaje mucho más inolvidable que el sabor de tu bocadillo de rosetas!

 

Descubre el Canal San Martín

Uniendo las cuencas de Arsenal y de la Villette durante 4,5 km, un paseo a lo largo del canal de San Martín te permitirá cruzar los suburbios populares, las esclusas, los puentes móviles, los pequeños parques rodeados de castaños o los pequeños y coloridos bistrós y cantinas. Es un espacio muy frecuentado por tanto por los parisinos como por los visitantes que vienen a disfrutar del relajante entorno de este lugar para dar un paseo o hacer un picnic.

Camina por la Isla de la Cité

En el corazón de París, la Isla de la Cité alberga un gran número de monumentos y puntos de interés que merecen una visita. Es aquí donde se encuentra, entre otros, la famosa Catedral de Notre-Dame, ¡pero no sólo! También puede admirar el Hôtel-Dieu, el hospital más antiguo de París, a pocos metros. Luego, un poco más adelante, el Palacio de Justicia, la Sainte-Chapelle, el mercado de flores, entre otras muchos encantos. Además, ¿por qué no aprovechar este momento para pasear por los muelles, tomarte el tiempo para detenerte en las pequeñas librerías al aire libre, colgadas en los parapetos de las orillas del Sena, y sentir la agradable atmósfera que reina aquí.

Sube por la avenida de los Campos Elíseos hasta el Arco del Triunfo

«En los Campos Elíseos…» ♪ Apodada la avenida más bella del mundo, sus 2 km de tiendas de lujo, restaurantes y clubes nocturnos – entre la Plaza de la Concordia y el Arco del Triunfo – la convierten en una parada imprescindible durante tu estancia. Y esto, ¡desde verano hasta invierno, día y noche! 

Para los más valientes, 284 escalones los separan de la cima del Arco del Triunfo, donde se puede admirar esta famosa avenida.

Visita al Museo de Orsay

¿Te gusta el estilo impresionista? Los nenúfares de Monet, las bailarinas de Degas o los evocadores cuadros de Renoir? Imposible quedarse impasible ante la belleza del Museo de Orsay. Este palacio, que se convirtió en una estación de tren y luego en un museo, es una verdadera joya arquitectónica. Además de su rica colección de arte impresionista, las obras del museo de Orsay incluyen todas las formas de expresión, desde la pintura hasta la arquitectura, la escultura y la fotografía.

Cruza pasajes cubiertos

Aunque existan muchos lugares por visitar en París en el aire libre, no debes perderte un paseo por sus muchos pasajes cubiertos. Verdaderas joyas que se remontan a la era napoleónica, son hoy viejos centros comerciales que se extienden bajo hermosos techos de cristal. Allí encontrarás de todos: tiendas inusuales, bares, restaurantes y salones de té, o incluso librerías de segunda mano. Entre nuestros favoritos: la Galería Vivienne, el Pasaje Panoramas, el Pasaje Jouffroy o el Pasaje Choiseul.

Pasea por el imperdible distrito de Marais

Entre las cosas que hay que hacer en París, recomendamos una visita al Marais, uno de los barrios más antiguos de la capital. Conocido por su rico patrimonio histórico, es un distrito de visita obligada dónde la emulación cultural está en todas partes! Ambiente festivo, palacios, mansiones, museos, galerías de arte, pequeñas tiendas de moda… ¡Eso es lo que te espera allí!

Haz un viaje en barco por el Sena

La Torre Eiffel, Notre-Dame de París, el Museo de Orsay… Subir a bordo de un barco es una buena manera de visitar París de una manera diferente y de completar tu descubrimiento cómodamente instaladao! Tendrás que elegir entre una visita guiada, una cena romántica o un almuerzo familiar. La verdad es que existen pocas aproximaciones a la capital francesa tan relajantes y plácidas como esta.

Visita las catacumbas

¿Una visita que te da escalofríos? ¡Eso seguro! La historia de las catacumbas de París se remonta a la expansión de la ciudad en pleno siglo XVIII. La solución encontrada por los urbanistas para liberar el espacio ocupado por los cementerios fue simplemente… ¡enterrarlos! Este osario gigante alberga los restos de millones de parisinos. Las visitas guiadas en el corazón de este laberinto subterráneo están disponibles por 14 euros (12 euros a precio reducido).

Visite la Gran Galería de la Evolución en el Jardín de las Plantas

¿Te apetece un remake de Noche en el museo? Esperamos verte en la Gran Galería de la Evolución, en el Jardín de las Plantas, en el 5º distrito de la ciudad de París. Si hay un lugar en París que no deberías perderte, es éste. Sumérgete en el mundo marino y pasea junto a los animales terrestres ilustrando la historia de la transformación de las especies desde los orígenes de la vida.

Cruza el puente de Alejandro III

El Puente Alexandre III es uno de los puentes más emblemáticos de París. Su arquitectura, compuesta por cuatro extremidades en las cimas que forman estatuas de pegasos de bronce dorado, y su ubicación, que une a los Inválidos con el Gran Palacio, explican su popularidad. Originalmente inaugurado para la Exposición Universal de 1900, es ahora un edificio protegido como bien histórico-artístico. ¡Y la verdad es que no nos extraña nada!

Visita el Palacio de Versalles

Ahora te llevaremos un poco lejos de París, ¡pero es por una buena razón! Si te quedas en la capital varios días, ¡un desvío al Palacio de Versalles es casi obligatorio! Declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y conocido en todo el mundo, es todo un símbolo del apogeo y refinamiento de la monarquía francesa del Barroco. Para llegar desde el centro de París (Champs de Mars, Invalides, Musée d’Orsay…), toma la línea C del RER (trenes de cercanía) hasta la estación de Versailles Château – Rive Gauche.

Visita el Château de Vincennes

Si te apetece acercarte a la Edad Media, el castillo de Vincennes es una de las raras residencias reales francesas de este período que aún hoy conserva su aspecto original. Bastante increíble, ¿no? Gratuito para los menores de 18 años y a un precio de 9,5 euros para los adultos, la visita te permitirá entender la vida cotidiana de la época (vida de los prisioneros, del pueblo y de los guardias de las mazmorras), así como la historia de este castillo compuesto por murallas, una capilla real, fosos y mazmorras.

Visita el Castillo de Fontainebleau

¡No hay escasez de magníficos castillos en el área de París! Y esta vez, te llevaremos a Fontainebleau. Accesible por Transilien desde París con la línea R, puede que te sorprendas con la residencia que una vez fue el hogar de 34 reyes y 2 emperadores durante casi 8 siglos. Podrás admirar su compleja arquitectura, sus galerías y frescos renacentistas, la sucesión de los apartamentos del rey y la reina, el solemne salón del trono o sus magníficos jardines durante un paseo.

Sumérgete en el mágico mundo de Disneyland París

¿Qué mejor oportunidad para recordar todos los personajes de Disney que acunaron tu infancia que venir a vivirlos de verdad? Tardarás entre 45 y 60 minutos para llegar a Disneyland desde París con el RER. Por supuesto, para aprovechar al máximo esta visita, te aconsejamos que pases al menos 2 días allí. Esto te dará tiempo para disfrutar de las muchas atracciones, pero también para asistir a los desfiles que harán que disfrutes como un enano.

Visita el Parque de Astérix

¿Gran fan de los cómics de Astérix? ¿Siempre has soñado con probar tu valor para cruzar varias épocas de la antigüedad? Aquí te esperan 6 zonas temáticas (Egipto, Galia, el Imperio Romano, la Antigua Grecia, los Vikingos), más de 40 atracciones y espectáculos humorísticos. ¿Qué esperas para conseguir tus entradas? 

¿Cómo moverse por París?

Si deseas visitar París en solitario, en pareja, con amigos o familiares, la capital francesa dispone de una red de transporte público muy eficaz, que te permitirá desplazarte con facilidad. Para cualquier tipo de transporte (metro, RER, tranvía, autobús), el precio de un billete es de 1,90 euros. También puedes adquirir 10 tickets por 16,90 euros. ¿Te quedas durante más tiempo? Entonces un ticket de visita de 5 días por 38,35 euros, o un pase Navigo recargable semanal o mensual será justo lo que necesitas!

Visita París en metro

Entre las opciones de transporte público para moverse por París, el metro es el más rápido. Con 16 líneas y 300 estaciones, el servicio de metro está disponible todos los días de la semana. De 6 a 00:45 de domingo a jueves, y de 6 a 1:45 los viernes y sábados. Si bien la frecuencia de paso varía según los horarios, es de aproximadamente 2 minutos en hora punta.

Visita París en autobús

El autobús es también una forma de transporte desarrollada y eficiente en la capital. Con más de 350 rutas, también te permite acceder a los principales monumentos y puntos de interés. Tienen vías dedicadas para evitar los atascos de tráfico. Los Noctiliens – o autobuses de noche – te permitirán ir a cualquier parte de la ciudad desde las 0.30 hasta las 5.30.

Visita París en tranvía

La red de tranvías de la ciudad de París incluye 4 líneas que para también en las afueras. Por lo tanto, es posible que no tengas que usar tanto este medio de transporte. 

Visita París en bicicleta 

Para aquellos que quieran visitar París al aire libre y con la libertad de parar donde quieran, hay más de 1.100 estaciones de bicis repartidas por toda la capital.

Visita París caminando

Visitando París a pie y perdiéndote en sus calles podrás descubrir todos sus secretos. Durante tu caminata, descubre la personalidad de los diferentes barrios y descubre la autenticidad de la ciudad y su historia. 

La Oficina de Turismo de París también ofrece tours temáticos a pie. De lo contrario, puedes organizar tu propio itinerario. Desde los Campos Elíseos hasta el Louvre, por ejemplo, pasando al lado del Sena y la emblemática Catedral de Notre-Dame. O desde el barrio del Marais hasta el Sagrado Corazón de Montmartre a través del viejo París. ¡La elección es tuya!

Visita París en taxi y VTC

Finalmente, si después de un largo y agotador día, deseas volver a tu hotel en las mejores condiciones, muchos taxis y VTC podrán encargarse de tus desplazamientos. Aunque son mucho más caros que el transporte público, son una solución práctica de movilidad disponible a cualquier hora del día y de la noche, tanto durante la semana como los fines de semana y los días festivos.

Visita la zona de París en el RER (tren de cercanías)

Para estancias más largas, o si deseas visitar París y sus alrededores, los medios de transporte como el RER o el Transilien le permitirán llegar fácilmente y rápidamente a los destinos turísticos más lejanos como el Palacio de Versalles o Disneyland por ejemplo.

¿Cómo llegar a París desde el aeropuerto?

Si vienes a París en tren, todas las estaciones de tren (Montparnasse, Saint Lazare, Austerlitz, Gare du Nord o Gare de l’Est)  están conectadas a la red de metro para que puedas llegar a tu alojamiento lo más fácilmente posible.

Si aterrizas en avión, tendrás que llegar al centro de la capital desde sus principales aeropuertos: él de Roissy Charles de Gaulle o él de Orly.

Para llegar al centro de la ciudad desde el aeropuerto de Orly, puedes utilizar el RER B y Orlyval (12,10 euros para un viaje de unos 35 minutos), el RER C (6,35 euros para un viaje de unos 35 minutos), o el Tranvía T7 (1,90 euros para un viaje de unos 30 minutos). 

El aeropuerto de Roissy Charles de Gaulle cuenta con el RER B que tardará entre 25 y 35 minutos en llegar al centro de París.*

 

¿Qué pase elegir para visitar París?

Como en la mayoría de las grandes ciudades europeas, hay diferentes pases disponibles para visitar París. ¿Su ventaja? Aprovechar al máximo la ciudad sin límites. Además, podrías ahorrar bastante. 

El Paris Passlib’

El «Paris Passlib» es el pase oficial de la capital. Está disponible en diferentes fórmulas (1, 2, 3, 4 o 5 días) y para todas las edades (adultos, jóvenes y niños). La compra de este pase te permitirá acceder a los principales monumentos, museos y exposiciones de París y de la región de Ile de France, y te ahorrará un tiempo valioso gracias a la posibilidad de cortar filas para evitar las colas.

También te permite viajar gratis en el transporte público gracias a un ticket ilimitado (zona 1 a 3). También hay una versión más pequeña y más barata (el Paris Passlib’ Mini) que incluye una excursión de un día a bordo de los autobuses (el Open Tour), así como un crucero de una hora por el Sena. Un acceso al segundo piso de la Torre Eiffel también está disponible como una opción.

 

El Paris Museum Pass

El Paris Museum Pass, es un pase que te permite acceder a más de cincuenta monumentos y museos de París y la región de Île-de-France. El Museo del Louvre, el Arco del Triunfo, o el Palacio de Versalles ¡te están esperando! Sin embargo, ten en cuenta que no ofrece acceso a las exposiciones temporales de los museos, ni a las visitas de conferencias.

 

El pase Paris Visite

Por último, Paris Visite ofrece un paquete diario con una serie de descuentos disponibles en varios establecimientos. Está disponible durante 1, 2, 3 o 5 días consecutivos en las zonas 1 a 3 o en la zona 1 a 5.

 

Entonces, ¿qué estás esperando para explorar París y todas sus maravillas? Y tú, ¿por dónde empezarías?

 

Créditos: iStock, Instagram. 

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti