El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   6 min lectura

Todo lo que has de saber para sacarle todo el jugo a la capital griega.

Atenas es una de las ciudades clave no sólo de la cultura europea sino de todo el mundo occidental. Durante mucho tiempo, fue una de las polis más descollantes de la Antigua Grecia, todo un foco irradiador de cultura y civilización. Y, como dice el refrán, quien tuvo retuvo. Sin embargo, la capital griega a día de hoy es mucho más que mármoles y ruinas; es, bien al contrario, una ciudad vibrante, dinámica y multicultural con un pie en Occidente y otro en Oriente. Además, viajar a Grecia no es tan caro; de hecho hay una amplia oferta de vuelos baratos a Atenas desde 64 €.

La acrópolis

La acrópolis de Atenas es uno de esos lugares que hay que visitar al menos una vez en la vida. Y es que, en sus templos y dependencias está escrita buena parte de la historia de Occidente. Especialmente importante es su imponente Partenón, un templo canónico en cuanto a la arquitectura clásica griega, definida por su equilibrio y armonía. Aunque sus frisos, elaborados por el legendario escultor Fidias, no podrás verlos sino en el British Museum, lo que hoy se conserva de este templo sigue siendo igualmente sobrecogedor. Erigido en el siglo V a.C con un contundente estilo dórico, en su interior se albergaba la escultura de Atenas, deidad a la que el templo estaba dedicado y cuya autoría también se atribuye a Fidias.

Partenón, en la Acrópolis (Atenas)

Pero no es sólo el Partenón lo que podrás contemplar en tu visita en la Acrópolis. Y es que te saldrán al paso monumentos como el Propileos, las antiguas puertas de acceso al complejo, el Erecteion, un templo jónico con las famosas cariátides (columnas con forma de mujer), y el templo de Atenea Niké, construido para conmemorar la victoria ateniense sobre los persas en Salamina. ¡Ahí es nada! No es de extrañar que, dado el tesoro que alberga esta colina, tanto el acceso a la misma como a sus diferentes áreas y monumentos cueste nada más y nada menos que 30 €.

Grecia

Teatro de Dioniso

En las mismas faldas de la colina de la Acrópolis se sitúa este teatro, que vale mucho la pena conocer. Y es que con su capacidad para 17.000 espectadores es el teatro más grande construido por los antiguos griegos. En él podrás ver la tipología clásica de teatro con las gradas en disposición semicircular en torno a la escena. Además, si eres un aficionado al arte dramático, a buen seguro que te impresionará la sensación de estar en el mismo lugar donde las tragedias de Esquilo, Sófocles y Eurípides, así como las comedias de Aristófanes, fueron representadas. El acceso cuesta 30 € aunque has de saber que con este precio también cuentas con una visita a la Acrópolis y otros lugares clásicos.

Teatro de Dioniso, en Atenas

Ágora Antigua

Continuamos con la exploración de la Atenas clásica con lo que, tras la Acrópolis, era su espacio urbano más significado. Y esto es así dado que el Ágora era el centro vivo de la polis. El lugar donde se daban cita los atenienses para actividades de todo tipo, tanto políticas, como religiosas y mercantiles. Aunque a día de hoy poco se ha conservado del pasado esplendor todavía podemos disfrutar del Templo de Hefesto, uno de los templos mejor conservados de la Antigüedad, así como la Stoa de Átalo, un recinto porticado que hoy alberga el Museo del Ágora Antigua.

Ágora Antigua de Atenas

Plaza Sintagma

Dejamos atrás la Atenas clásica para adentrarnos en la Atenas más rabiosamente moderna. La Plaza Sintagma es el centro de la ciudad actual, donde los atenienses se dan cita hoy en día. Es, como puedes imaginar, un lugar vibrante, muy adecuado para tomar el pulso a la ciudad y disfrutar de su ajetreo y dinamismo. Está presidida por el imponente Parlamento, ubicado en el Palacio Real erigido en el siglo XIX, y en uno de sus extremos arranca la calle Ermou, una de las arterias comerciales más importantes de la ciudad.

Plaza Sintagma, en Atenas

Monastiraki

Monastiraki es uno de los barrios más interesantes de la ciudad debido a su intensa vida comercial y cultural. Ubicada muy cerca de la acrópolis, sus calles se organizan en torno a la plaza Monastiraki, cuyo nombre se debe al monasterio que se alza en su centro. Te recomendamos que te des una vuelta por sus calles y te dejes sorprender por la vida ateniense y las diferentes tiendas que saldrán a tu paso. Pero Monastiraki no sólo son comercios, también hay un espacio para la cultura, o mejor dicho, para la multiculturalidad, dado que podrás visitar la interesante Mezquita de Tzisdaraki.

Barrio Monastiraki, en Atenas

Plaka

Muy cerca de Monastiraki se encuentra otro de los barrios atenienses que no puedes perderte. Fruto del asentamiento turco en el siglo XV todavía sigue conservando un «algo» oriental que es, desde luego, muy sugerente. Se trata de una zona con mucha personalidad e incluso pintoresca. De hecho si quieres tomarle el pulso a Atenas, así como sentarte a probar algunos de los platos griegos más tradicionales, este barrio tiene una oferta de restauración que a buen seguro colmará tus expectativas. Además, es una zona con tráfico restringido, por lo que los paseos son, literalmente, una gozada. Te aconsejamos que no te pierdas la calle Adrianou, una de las arterias de Plaka.

Barrio de Plaka, Atenas

Anafiotika

Este encantador barrio situado en la ladera de la Acrópolis tiene una interesante historia detrás. Se cuenta que cuando el rey Otón de Grecia quiso construir su palacio (el mismo edificio que hoy ocupa el Parlamento), llamó a unos expertos albañiles, muchos de los cuales procedían de la isla griega de Anafi. Tanto extrañaban estos trabajadores su tierra que construyeron un pequeño barrio para habitarlo tratando de que todo fuera muy parecido a los pueblos de su añorada isla. Es la razón por la cual adentrarse hoy en día en Anafiotika es tan fascinante. Sus casitas de una sola altura, blancas y azules, es todo un regreso a la Grecia más tradicional.

Barrio de Anafiotika, en Atenas

Una escapada: Delfos

Si te apetece una escapada, no puedes dejar pasar una visita a Delfos, quizás uno de los mejores lugares para conocer la cara más ancestral y misteriosa de la Antigua Grecia. Ubicada a 180 kilómetros de la ciudad, podrás llegar a ella con los autobuses que encontrarás en la calle Liossion o mediante un alquiler de coches en Atenas, si deseas un viaje más a tu aire. El principal atractivo de Delfos es descubrir el lugar donde se ubicaba el famoso Oráculo. Los antiguos griegos, incluidos los reyes, acudían frecuentemente al Oráculo de Delfos para que la pitonisa que lo regentaba, inspirada por el dios Apolo, les orientara con sus oscuras -a veces confusas- predicciones. A día de hoy, el sitio arqueológico de Delfos está integrado por un Templo de Apolo, un estadio y un teatro. En una palabra: imperdible.

Sitio arqueológico de Delfos, en Grecia

 

IMG: iStock, Wikipedia.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti