El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   2 min lectura

¿Sabías que un tercio de los viajeros tiene miedo a volar? En algunos casos, el miedo se convierte en pavor y hacen todo lo posible por evitar tomar un vuelo, es algo inevitable. ¿Sufres aerofobia o acrofobia?

Si te sientes nervioso, angustiado, febril, sudoroso, desconcertado, con pánico o miedo antes de despegar, quizás te interesen estos consejos que te pueden ayudar a cortar tu miedo a volar de raíz.

¿Por qué tengo miedo?

Lo primero es conocer el origen de la fobia, en la mayoría de los casos suele estar relacionado al temor o a una experiencia a cuya raíz solo un psicólogo puede acceder.

  • En algunos casos el origen del miedo es por la idea de dejar el control de la situación a un desconocido, sin saber que sucede. Se trata de un problema con la verdad.
  • A veces se debe a que en una experiencia anterior hubo fuertes turbulencias, lo que deriva en un miedo obsesivo a sufrir un accidente.
  • En ocasiones se debe al hecho de estar encerrado en pequeño espacio aislado y limitado junto con otras persona. Claustrofobia.
  • Otro motivo puede ser el miedo a las alturas (acrofobia), en cuyo caso es conveniente evitar los asientos junto a ventanillas.

Terapia a largo plazo

Decirle a alguien que los estudios y la estadística muestran que viajar en avión es mucho más seguro que cualquier otro medio de transporte quizás ayude. De hecho hay en torno a 2 accidentes por cada millón de pasajeros, por lo que ir cada día a trabajar es claramente una acción mucho más arriesgada.

La aerofobia se puede combatir con algunas terapias, métodos de relajación y aprendizajes de comportamientos. La lucha contra una fobia es lenta pero suelen ofrecer una mejora gradual hasta conseguir una completa cura.

En algunos casos, como es el de British Airways, incluso organizan los propios transportistas organizan cursos de un día, los llamados Avia Tours, en los que se ayuda a los pasajeros con sus miedos a volar. Estos se reúnen con psicólogos, varios pilotos, aprenden técnicas de relajación,… hasta que consiguen pasar un test de vuelo de 45 minutos. Siempre es más fácil superar los miedos si se conoce como funcionan, el interior de la aeronave y que esperar en el próximo vuelo, el conocimiento mitiga el miedo.

Lectura recomendada: “¿Cómo he dejado de tener miedo a volar?”, ensayo de Marío Vargas Llosa.

Y tu,¿tienes miedo a volar? ¿Cuál es la situación que más miedo te ha provocado en pleno vuelo?

Img: Jon Olav, Flickr cc.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti