El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

Por algún extraño motivo la ciudad de las casas colgadas no recibe apenas atención mediática, siquiera dentro del sector de los viajes, pese a que tiene mucho que ofrecer. Para aquellos que pasan por Madrid es habitual visitar Toledo, sin embargo no lo es ir a esta ciudad. Es hora de descubrir una de las joyas desconocidas, Cuenca: perfecta combinación de edificios históricos y arte abstracto.

Desde la llegada del AVE que une Madrid con Valencia, el acceso a la ciudad de Cuenca se hace mucho más cómodo y rápido, pues ahora tiene parada de alta velocidad. El tiempo necesario para llegar desde la estación de Atocha en Madrid no llega a los 45 minutos, y teniendo en cuenta el elevado número de vuelos baratos a Madrid que podemos encontrar, llegar a nuestro destino puede ser muy rápido y cómodo.

Pese a que se trata de una ciudad de tamaño medio, o incluso más bien pequeño, la oferta cultural de Cuenca es sorprendente. El conjunto de su casco antiguo ha sido reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su peculiar estilo y buena conservación. La verdad es que todos esos callejones, edificios centenarios, su peculiar posición respecto a la ladera,… crean un contexto lleno de encanto, y todo sin olvidar la mayor singularidad de la ciudad, las famosas Casas Colgadas.

Casas Colgantes en Cuenca
Casas Colgadas en Cuenca

Curiosamente, se ha convertido en centro del arte abstracto a nivel nacional, algo que surgió en la década de los 60′ pero que sigue muy vivo y vigente a día de hoy. Para disfrutar de este estilo, la mejor opción es dirigir nuestras miradas al Museo de Arte Abstracto Español. En él encontraremos obras de artistas del nivel de Gerardo Rueda, Antonio Saura y Gustavo Torner cubriendo los muros y las esculturas norteñas de Eduardo Chillida llenando los espacios centrales de las salas. Para los amantes del abstracto, este museo será un sueño hecho realidad.

A parte de esto, encontramos al menos una docena de galerías dedicadas a este peculiar estilo artístico entre esas callejuelas de un casco histórico que sigue viendo pasar un tiempo que insiste en ignorarlo pese a los numerosos secretos que alberga.

Catedral de Cuenca
Catedral de Cuenca

Una mención especial merece la catedral gótica, cuya construcción se inició en 1.182 y, al igual que la mayoría de las iglesias de la zona, sufrió la destrucción de la Guerra Civil. A día de hoy se ha restaurado en su totalidad, contando con vidrieras y parte de la capilla diseñadas por los principales referentes del arte local, Torner y Rueda.

Lo que no nos podemos perder en Cuenca

  • Catedral, en la Plaza Mayor: 2,80 €
  • Museo de Arte Abstracto, Casas Colgadas: 3€
  • Fundación Antonio Pérez, ronda Julián Romero: gratis
  • Espacio Torner, Hoz del Huécar: 3€
  • Museo Diocesano, calle del Obispo Valero: 2€
  • Museo ArsNatura, callo Río Gritos: 3€

Y a ti, ¿qué es lo que más te atrae cuándo visitas una ciudad: el arte, la cultura, gastronomía, sitios de interés, deportes,…?


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


2 comentarios to “Península desconocida: arte abstracto en Cuenca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti