El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Japón sigue fascinando, sobre todo desde que los últimos años numerosas aerolíneas vuelan a buen precio al país nipón.

Japón nunca pasa de moda. Probablemente lo que más atrae del país nipón es su mezcla única entre el exotismo del Extremo Oriente con un modo de vida, sobre todo en Tokio, que es rabiosamente occidental. O también cómo conviven en él la tradición más intemporal con la modernidad a menudo más estrafalaria. En este artículo te proponemos 7 lugares que visitar para que conozcas la doble cara del país asiático.

Tokio

La condición de megaciudad de Tokio asegura que, planes lo que se dice planes, no te van a faltar. En muchos aspectos es una ciudad excesiva y caótica, pero cuyo encanto enamora a muchas personas. Una buena aproximación a este Tokio puede ser el barrio de Akihabara. Es un lugar repleto de comercios, tiendas electrónicas y los característicos neones de la ciudad. Además, la transitan todo tipo de fauna urbana, en ocasiones estrafalaria, que ya son una atracción turística en sí misma. No puedes visitar Tokio sin asomarte a sus panorámicas; para ello te aconsejamos que te desplaces a la Torre Mori. Puedes acceder a ella también por la noche, ese momento en que la ciudad iluminada te recordará las ciudades futuristas de los animes. Y, si necesitas un descanso de tanto trajín, no hay lugar mejor que el Templo de Sensoji, un complejo sagrado con pagodas y jardines que te transportarán a ese japón espiritual y minimalista que tanto nos gusta.

Tokio (Japón)

Kioto

A menudo se dice que en Tokio reside el alma moderna y occidental del país mientras que en Kioto pervive el Japón más tradicional. Razón no falta a la frase, dado que Kioto es en muchos aspectos la capital cultural del país. Puedes comenzar la visita con el Pabellón Dorado, un imponente templo budista erigido en la orilla de un estanque. Es literalmente zen: el silencio, el entorno natural apacible y las quietas aguas del estanque reflejando el templo es una de esas instantáneas de Japón que siempre nos viene a la mente. El templo Kiyomizu-dera es perfecto si buscas una experiencia relajada y tranquila mientras disfrutas de unas vistas inigualables de la ciudad. Ubicado en una de las colinas al este de la ciudad, desde sus pabellones y corredores de madera podrás fotogafiar el skyline de Kioto. Y si quieres seguir explorando los alrededores de la ciudad, puedes darte un salto al Bosque de Bambú de Arashiyama. Situado a 10 km de la ciudad es una experiencia única, dado que allí podrás contemplar varias especies de bambú. Además, la cadencia de las cañas mecidas por el viento es algo que hay que ver y sentir, al menos, una vez en la vida.

Kyoto (Japón)

Fushimiri Inari

Sí, es verdad; está ubicado en Kyoto, pero su belleza merece un epígrafe para él solo. Y es que, como ves, es una de las imágenes de Japón más reproducidas e instagrameadas del mundo. De hecho, lo que conocemos es un corredor de torii que conecta el edificio Handon (el salón principal consagrado a las deidades) con el Okusha Honaisho, o salón de las plegarias. Ese corredor de cientos de torii es una experiencia increíble, dado que mide 4 km. Inari es la diosa de las cosechas, lo que en el antiguo Japón quería decir arroz, que a su vez significaba dinero y prosperidad. Los comerciantes, con tal de asegurarse buenas cosechas, acostumbraban a donar una puerta que, colocadas sucesivamente, han formado este sobrecogedor corredor.

Fushimi Inari, en Kyoto (Japón)

Osaka

Osaka es la tercera ciudad más grande del país. Una urbe que combina la tradición y la modernidad que mencionábamos más arriba. Así, encontramos arquitectura que, sobre todo de noche, cuando se encienden los neones, pueden ofrecernos vistas que nos recuerden las distopías de Akira. Es el caso, por ejemplo, el barrio de Shinsekai. Y si queremos refugiarnos en un lugar más apacible, siempre podemos darnos una vuelta por el Castillo de Osaka o desplazarnos al santuario Sumiyoshi Taisha, dos espacios en los que podremos contemplar las edificaciones típicas japonesas con sus techos voladizos que parecen querer elevarse.

Osaka, en Japón

Miyajima

Si te fascina la popular y muy reproducida imagen japonesa de una construcción arquitrabada (el torii) encarando solitaria el mar, ¡se encuentra en Miyajima! Se ubica en la isla de este nombre, que en japonés significa algo así como «Isla del Santuario». Pero no sólo es eso lo que puedes disfrutar en Miyajima. Primero de todo te aconsejamos un paseo por el Templo de Itsukushima. Una construcción desde la que podrás ver su archiconocido torii. Cuando la marea está alta el templo, con sus numeroso corredores abiertos da la sensación de estar levitando sobre el agua. Una sensación que, como poco, es muy zen (aunque el santuario en cuestión sea sintoísta, pero nos entiendes, ¿verdad?). Por lo demás, la isla es todo un remanso de paz que vale la pena conocer, especialmente sus parques, repletos de vegetación. Es, en definitiva, un paraje concebido para la contemplación en el que todavía parece que los dioses no han sido desterrados. Sólo un apunte, esta previsto que su famoso torii sea restaurado a lo largo de 2019 y parte de 2020, por lo que no te sorprendas si al llegar ves andamiajes a su alrededor.

Miyajima, isla de Japón.

Monte Fuji

Declarado en 2013 Patrimonio de la Humanidad, el Monte Fuji es otro de los emblemas por excelencia de Japón, inmortalizado por algunas estampas de Hokusai y muchos anime. Con sus 3.776 metros, el Monte Fuji es una presencia imponente que se presta a estupendas fotos, sobre todo si lo contemplamos desde Oshino Hakkai, una localidad cuya vista del Monte has visto reproducida hasta la saciedad. Aunque es en realidad un volcán activo, las probabilidades de erupción son mínimas por lo que existen multitud de actividades para que disfrutes de este emblemático monte: excursiones en autobús, escalada, esquí, visitas con barbacoa y té incluidos… ¡y muchísimo más! ¡Eso sí, recuerda que sólo puede visitarse entre 1 de julio y el 28 de agosto! Si reservas unos vuelos baratos a Japón fuera de esta temporada, no te preocupes: en la base del Monte hay hasta 5 lagos (el Kawaguchi, Sai, Shoji, Motosu, Yamanaka y Asagiri) cuyo encanto será un excelente consuelo.

El emblemático Monte Fuji, en Japón

Yokohama

Yokohama es una de las más importantes ciudades japonesas. Localidad portuaria, es todavía un centro económico importante con multitud de atractivos que no puedes perderte si visitas Japón. Destacaríamos en primer lugar su Barrio Chino, considerado uno de los más grandes del país. Si, en cambio, te apetece un paseo con vistas al mar en una zona repleta de servicios y hostelería, el Muelle Osanbashi es una gran opción. Y para los más paseantes, el parque Sankeien es una visita inexcusable: se trata de un jardín japonés con ejemplos de arquitectura tradicional perfecto para huir del mundanal ruido. Aunque si eres un amante de esto mismo, el mundanal ruido, lo mejor es que te des una vuelta por el Minato Mirai, una zona en el centro de la ciudad repleta de rascacielos, edificios nuevos y la vida más vibrante de Yokohama.

Yokohama (Japón)

 

IMG: iStock.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti