El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

¿Te gustaría visitar una mezquita siendo lo más cuidadoso posible para no ofender a los creyentes? En este artículo te ofrecemos 7 consejos con los que poderlo hacer.

Actualmente, viajar a Estambul o volar a Marrakech son opciones muy demandadas por los viajeros de todo el mundo. Y razones no les faltan: son algunos de los destinos con más atractivos del mundo. Entre ellos se cuenta su riqueza monumental, especialmente sus mezquitas.

Visitarlas es algo que no puedes dejar de hacer si viajas a un país musulmán. Sin embargo, es recomendable conocer de antemano las normas de decoro ritual que existen en estos templos. De este modo, podremos disfrutar de su belleza ahorrándonos situaciones incómodas. De este modo podrás disfrutar de maravillas artísticas como las que te glosamos en este artículo sobre las mezquitas más grandes del mundo.

Infórmate bien de los horarios de visita (y, dependiendo del lugar, si el acceso a los no musulmanes está permitido)

Este es un punto importante. Has de saber que no todas las mezquitas están abiertas a los no musulmanes. El Islam se extiende por una región muy amplia del planeta, que abarca desde Africa hasta Indonesia. Es por tanto, un espacio en el que existen muchas tendencias de interpretación teológica.

El acceso de los no musulmanes a recintos sagrados es, a menudo, un punto de discusión entre las escuelas; por tanto, has de informarte bien sobre esta cuestión. Por ejemplo, mientras que en Estambul el acceso a las mezquitas es bastante amplio, en el norte de África todavía es un tema de controversia, por lo que no has de extrañarte si se te deniega el acceso.

Mezquita de barro (Mali)

Lleva una vestimenta adecuada…

Al igual que en la práctica totalidad de templos del mundo, en las mezquitas rigen normas de vestimenta muy precisas. Los hombres deben usar camisas y pantalones poco ajustados. Es también recomendable que, en el caso de las camisas, las lleves abotonadas hasta arriba.

Las mujeres también han de llevar ropa poco ajustada, preferiblemente una vestimenta holgada como faldas, que tendrán que ser largas y cubrir los tobillos. La parte de arriba también ha de estar cuidadosamente cubierta, incluso el cuello y las muñecas. Y, por supuesto, es necesario cubrirse el pelo con un pañuelo o velo.

Y, respecto a los colores, tanto en hombres como en mujeres, lo más respetuoso es llevar ropa con tonalidades sobrias y discretas.

… y sé cuidadoso con lo que haces con ella

Durante el rezo, rigen normas de decoro y piedad que se relacionan con lo que hacemos con nuestra vestimenta. Acciones que para nosotros pueden ser casuales tienen un significado negativo si se producen durante la oración: pueden indicar falta de respeto o distracción del rezo. Por ejemplo: es aconsejable no arreglarse la ropa mientras dura la oración y no arremangarse las mangas descubriéndose el brazo

Son, como decimos, normas que se aplican a los musulmanes en el transcurso de la oración; sin embargo, te aconsejamos que también las cumplas para ser lo más respetuoso posible con los creyentes.

Descálzate antes de entrar

Del mismo modo que en otras religiones como la budista, es preciso descalzarse antes de entrar en la zona de oración. Por lo general, puedes encontrar guardarropas donde depositar tu calzado; no obstante, en algunas mezquitas, muchas de ellas en la India, existen cuidadores de zapatos a los que confiar tu calzado a cambio de unas pocas monedas.

Presta atención a tu postura dentro de la mezquita

Como seguramente sabes, la oración en las mezquitas se realiza en el suelo. Por esta razón, es recomendable que interfieras lo menos posible en el culto y seas discreto. Siéntante en el suelo con las piernas cruzadas. Sobre todo, recuerda que sentarse con las piernas estiradas es señal de poco respeto y que ponerse de rodillas es una posición de oración reservada únicamente para los que profesan la fe musulmana.

Sin embargo, puede ocurrir que asistas a un rezo realizado de pie (que también existen). Si te ves en esta situación es aconsejable que no te pongas las manos en la cintura, puesto que se considera un gesto poco respetuoso.

Tampoco es aconsejable que, durante el rezo, mires al cielo; se considera falta de confianza en Alá. Es una norma que, como es natural, rige para los creyentes, pero es recomendable también que la sigas para mostrar un máximo respeto por ellos.

Vistas de Fez (Marruecos)

No olvides que durante el culto hombres y mujeres han de permanecer separados

Es algo que conviene saber si vamos a visitar una mezquita con alguien del otro sexo. Las mujeres son separadas de los hombres de acuerdo con la tradición religiosa. Un uso que puede variar dependiendo de la mezquita o la región. Puede suceder que en algunas mezquitas, por ejemplo las de Estambul, las mujeres se ubiquen en dependencias separadas, o que, como ocurre en otros templos musulmanes, las mujeres se sitúen detrás de los hombres.

Sitúate en la parte trasera de la zona de oración

Si no eres musulmán o no conoces muy a fondo esta religión, te aconsejamos que trates de interferir lo menos posible en el culto. Sitúate en la parte trasera de la zona de oración. De este modo no obstaculizarás el camino de los creyentes que van a rezar. Asimismo, guardar silencio durante el culto es una señal de respeto que te ayudará a pasar más desapercibido.

Toma fotos con discreción

No es aconsejable que durante el rezo deambules por el interior de la mezquita tomando fotos como, en ocasiones, ocurre en las iglesias occidentales. Sin embargo, hay que remarcar que tomar fotos no está prohibido. Lo más aconsejable es hacerlo cuando no tenga lugar ningún acto litúrgico. Con todo, si quieres prevenirte contra cualquier contratiempo, te recomendamos que, incluso fuera del horario de liturgia, tomes fotos con cierta discreción. Al fin y al cabo, para los creyentes estás en un espacio sagrado y no en una atracción turística.

Es aconsejable que lleves contigo un pañuelo en verano

Como te comentábamos en un anterior punto, cubrirse la cabeza con un velo es preceptivo. Si vas a visitar una mezquita en una época que no es el verano, cuando normalmente hay menos afluencia y no hace calor, es óptimo que aceptes uno de los pañuelos que te ofrezcan en la entrada. Sin embargo, en verano, lo recomendable es que lleves tu propio pañuelo. Así evitarás el tener que ponerte uno que haya sido previamente utilizado por otra persona (y, tal vez, sudado por otra persona).

Velo en la mezquita

Pon el móvil en silencio

Muy importante. No hace falta decir que este acto es totalmente imprescindible si en el recinto hay alguien orando. Es preciso respetar su recogimiento sin sonidos de móvil (tanto llamadas como notificaciones del whatsapp). Aún así, si quieres mantener un respeto máximo, lo mejor es silenciar el móvil aunque no estés próximo a un orante o en un momento en el que se lleve a cabo un acto litúrgico.


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


2 comentarios to “10 errores a evitar cuando visites una mezquita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

footer logo
Hecho con para ti