El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Cadaqués, el Mediterráneo y Dalí.

Escondida al final de un puerto natural al abrigo de las últimas laderas de los Pirineos, Cadaqués la blanca, la perla de la costa catalana, ha seducido a todos los artistas, empezando por Dalí. Este pequeño puerto pesquero también conduce al Cap de Creus, uno de los parques marítimos naturales más bellos de Europa.

En la parte catalana, a pocos kilómetros de la frontera francesa, se encuentra un pequeño puerto pesquero en el que el suave estilo de vida ha atraído durante mucho tiempo a los más grandes artistas del siglo XX: ¡Cadaqués!

Cadaqués, mediterráneo puro

Al final de un puerto natural protegido por las últimas laderas de los Pirineos, este pueblo catalán de menos de dos mil habitantes ha conservado su inmaculada blancura de su arquitectura tradicional. La única carretera que conduce a ella, magnífica por cierto, data de hace sólo cincuenta años aproximadamente: este pequeño puerto pesquero catalán, que ha permanecido aislado durante siglos, sigue considerándose una isla con sus propias tradiciones y cultura. Ya quedó atrás la historia de Cadaqués como bastión de piratas; hoy es un encantador pueblo que atrae tanto a turistas como a personas decididas a habitar sus inmaculadas casitas y pasar sus días cerca del Mediterráneo.

Cadaqués, lugar de residencia de Dalí

Las empinadas calles de la aldea siguen formando un verdadero laberinto destinado originalmente a perder a aquellos atacantes que, como represalia a las incursiones de los piratas que se escondían en Cadaqués, enfilaban las calles para capturarlos. Sin embargo, el pirata turco Barbarroja consiguió quemar la iglesia de Santa María en el siglo XVI. Reconstruida por los pescadores, el edificio alberga ahora un extraordinario retablo barroco, uno de los más bellos de Cataluña. Sin embargo, esta obra maestra estuvo a punto de desaparecer durante la Guerra Civil española.

Al salir de la iglesia, el viajero admira en primer plano los tejados de Cadaqués, luego el mar con sus reflejos color vino, como diría el poeta, y alrededor, un paisaje mediterráneo de colinas áridas. Se acabó el tiempo para unos preciosos minutos. Unos cuantos ancianos se toman un descanso a la sombra de una buganvilla de opulentas flores, mientras los turistas digitalizan la escena para la eternidad.

Vistas de Cadaqués

Dalí y Cadaqués

Nacido en Figueras, Dalí, cuya estatua se erige en el puerto de Cadaqués, pasó todas sus vacaciones en esta costa, antes de comprar en 1930 una cabaña de pescador en un lugar llamado Portilligat, a unos cientos de metros del centro, seducido entonces por la luz y el aislamiento. Hoy en día, esta sorprendente «casa-museo», donde no se ha movido ni un solo objeto desde la muerte del artista, atrae a cientos de miles de visitantes de todo el mundo. Portlligat, al igual que Cadaqués, es un laberinto de pasillos  en el que florece un jardín de esencias mediterráneas.

Por cierto, si quieres conocer más sitios de esta zona relacionados con la figura de Dalí, te aconsejamos que consultes nuestro artículo sobre los lugares de Dalí en la Costa Brava.

Casa de Dalí en Portlligat

Además de Dalí, que atrajo aquí a muchos amigos (Miró, Federico García Lorca, Buňuel), Cadaqués ha ejercido su encanto sobre las mejores mentes del siglo XX, desde René Magritte hasta Marcel Duchamp, pasando por John Cage y André Derain. En cuanto a Cristóbal Colón, se habría detenido allí forzado y obligado un día de tormenta. Cadaqués es también el hogar espiritual del mayor escritor catalán del siglo XX, Josep Pla. Como a todos estos ilustres predecesores, nos gusta pasear sin parar y sin rumbo por estas calles inmaculadas y sinuosas, detenernos en la terraza de un café (la Rosa Azul por ejemplo, donde se sirven deliciosos cócteles a la sombra de un enorme plátano), admirar algunos bellos ejemplos de arquitectura modernista o -como Dalí- ir a descubrir el Cap de Creus, uno de los parques marinos terrestres más bellos de Europa.

Calles de Cadaqués

Cap de Creus, la mitología de la geología

El extremo más oriental de la Península Ibérica es un lugar mítico, formado por las últimas rocas de los Pirineos. ¡Un paisaje fantástico! Es un tesoro geológico de interés mundial, con millones de años de antigüedad. Cuando los Pirineos fueron empujados hacia arriba hace 300 millones de años, el magma salió a la superficie en forma de grandes flujos negros. Estas rocas han sido erosionados por la tramontana y ahora forman un extraño paisaje, poblado por «bestias fantásticas»: a lo largo de la caminata marcada, un cartel ayuda a reconocer aquí un águila, allí una foca, allá un caballo. Todas estas formas inspiraron las pinturas de Dalí, que consideraba el Cabo de Creus como «un lugar hecho para los dioses más que para los hombres». Toda su vida luchó por su conservación.

Cap de CreusSin embargo, este parque natural ha recorrido un largo camino. Entre 1962 y 2004, acogió un club de vacaciones para los amantes del buceo: la transparencia del fondo marino del Cap de Creus es legendaria. Un centenar de bungalows de hormigón colonizan este paisaje de ensueño, con tuberías de aguas grises que van directamente al mar. Al final de una obra colosal, afortunadamente iniciada antes de la crisis, el Cap de Creus ha recuperado su aspecto original para nuestra mayor felicidad.

Al final del día, el viento se levanta y trae la niebla del mar. Es el momento de ir al restaurante del faro de Cap de Creus desde donde la vista abarca un panorama sublime.

Viajar a Cadaqués: información práctica

¿Cómo llegar a Cadaqués?

Lo mejor es llegar a Cadaqués mediante un alquiler de coches en Barcelona o un alquiler de coches en Gerona. La Ciudad Condal se ubica a apenas 2 horas y media en coche, mientras que desde Gerona sólo tendrás que conducir 1 hora y 20 minutos para llegar a Cadaqués.

¿Cuándo es la mejor época para viajar a Cadaqués?

Dados los atractivos paisajísticos y mediterráneos de Cadaqués, lo mejor es reservar tus vuelos baratos a Barcelona en verano.

¿Cómo moverse por Cadaqués?

Cadaqués es una localidad pequeña en la que podrás ir a cualquier lugar a pie. Por tanto, no requerirás de transporte público en ningún momento. Ahora bien, si quieres ir a Portlligat, donde está la casa museo de Dalí, puedes ir también en taxi o en coche de alquiler. Sin embargo, se ubica tan cerca de Cadaqués que podrás plantarte allí caminando media hora a paso tranquilo.

 

Fotos: iStock

 


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti