El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Te proponemos un roadtrip surrealista a lo largo de las localidades que marcaron la vida del genial pintor Salvador Dalí.

No puede entenderse la personalidad y obra de Salvador Dalí sin las localidades que marcaron su vida. Entre ellas destacan las de su Gerona natal, especialmente aquellas que encaraban el mar como, por ejemplo, Cadaqués y Portlligat. En ellas desarrolló el artista parte de su obra, la cual se inspiró muy tempranamente en las vistas marinas de las idílicas localidades de la Costa Brava. En este artículo te descubrimos cuáles para que puedas realizar tu particular roadtrip surrealista, algo muy fácil de hacer si recurres al alquiler de coches.

Figueras

Localidad natal del pintor, quien se crió en el número 20 de la calle Monturiol, en pleno Ampurdán. Figueras es hoy conocida por albergar el Teatro Museo Dalí, todo un monumento al surrealismo. El edificio es ciertamente singular, puesto que combina su prestancia clásica con adherencias delirantes como huevos coronando sus torres o panes adheridos a su fachada.

Museo Dalí en Figueras

Pero lo mejor es lo que contiene: dentro podrás contemplar algunas de las obras más originales de Dalí. Es especialmente apreciada la recreación del retrato de Mae West de Dalí realizada con objetos propios de un salón. Por lo demás, se trata de un complejo dedicado a la fantasía y a la imaginación más desaforadas que a nadie deja indiferente.

Obra de Dalí en el Museo Teatro dedicado al artista en Figueras

Asimismo, Figueras es hoy en día una ciudad en la que, a consecuencia de la herencia daliniana, el surrealismo sigue vivo. Dar una vuelta por sus calles es un continuo descubrimiento. Por ejemplo, la Plaza Gala – Salvador Dalí es es todo un homenaje a una de las parejas más unidas del arte del siglo XX. Y, como podrás apreciar, resulta muy interesante puesto que conserva ciertas reminiscencias dalinianas.

Plaza Gala - Salvador Dalí en Figueras

Pero no todo es surrealismo. En Figueras también tienes una buena ocasión para descubrir lugares de alto valor artístico que marcaron la vida del pintor. Es el caso, por ejemplo, de la iglesia de San Pere, donde Dalí fue bautizado y en donde se celebró su funeral.

Iglesia de San Pere en Figueras

Cadaqués

A 48 kilómetros de Figueras se encuentra Cadaqués, una pequeña localidad costera que tal vez sea lugar más decisivo en el desarrollo artístico de Dalí. De hecho, allí el pequeño Salvador descubrió por primera vez la pintura. En Cadaqués conoció a la familia de Ramón Pichot, un artista local que animó a los padres a inscribir a Dalí en clases de pintura. Allí, además, trabó amistad con su gran amor e inspiración: Gala. Es, por tanto, un lugar central en su evolución personal y pictórica: si eres un amante de su obra esta es una visita imprescindible.

Cadaqués, lugar de residencia de Dalí

De hecho, algunas de las más célebres pinturas fueron realizadas allí. Es el caso, por ejemplo, de la famosa Muchacha en la ventana, en donde un Salvador Dalí de 20 años retrató a su hermana asomada al mar de Cadaqués.

Muchacha en la ventana, de Dalí

Portlligat

Sin salirse del término municipal de Cadaqués podemos visitar Portlligat, otro de los puntos centrales de esta ruta daliniana y uno de los lugares más orientales de España. Y es que esta cala alberga la Casa Museo Dalí. Sí, la famosa casa que encara el Mediterráneo coronada por una gigantesca reproducción de un huevo. Allí fue donde el pintor decidió vivir hasta la muerte de Gala en 1982. Cuentan que Dalí quería ser la primera persona en recibir los rayos del sol en la Península, por lo que se estableció en esta pequeña cala.

Casa de Dalí en Portlligat
Casa de Dalí en Portlligat

Allí desarrolló un estilo basado en el culto al detalle y a las imágenes equívocas, además de experimentar un retorno a la espiritualidad. Un buen ejemplo de su producción en esta época es su Madonna de Portlligat.

Detalle de la Madonna de Portliigat

Visitar su casa en Portlligat es fundamental para conocer a Dalí, especialmente porque allí llevó a cabo las dos actividads que más le apasionaban: pintar y amar a Gala. La casa, por lo demás, es pura arquitectura mediterránea que conjuga simplicidad y belleza de una manera magnífica. En este divertido reportaje podemos ver a Dalí haciendo de las suyas en Portlligat. Si quieres divertirte un rato con sus locuras no puedes dejar de verlo.

Se trata, en definitiva, de un lugar plácido que vale la pena visitar y que incluso puedes complementar con una visita al Parque Natural de Cabo de Creus.

Púbol

A una hora y cuarto en coche (poco más de 60 km) se encuentra el lugar donde se erige el Castillo Gala Dalí, un regalo que el pintor hizo a su mujer. “Te regalo un castillo gótico, Gala”, dejó escrito. Cuando lo adquirió en 1969 el castillo se encontraba en un estado de grave abandono. Dalí se encargó de restaurarlo introduciendo su inconfundible firma. Es por ello que hoy en día podemos visitarlo también como un museo en el que se muestra al visitante toda su desbordante imaginación. Especialmente interesante es la fuente, en la que Dalí introdujo bustos de Wagner. Compositor al que admiraba y con cuya música expiró.

Fuente del Castillo de Púbol

Si te ha parecido interesante, te recomendamos que eches un vistazo a nuestros artículos sobre los 7 museos de España que tal vez no conozcas y sobre cómo visitar un museo con niños.

 

IMG: Portada, por Christine und Hagen Graf/Flickr; Plaza Gala/visitfigueras.cat; Iglesia de Sant Pere/wikipedia; Cadaqués/Wikipedia; Muchacha en la ventana/wikipedia; Madonna de Portlligat/visitcadaques.org; Fuente del Castillo de Púbol/Wikipedia

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti