El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   6 min lectura

Francia cuenta con un puñado de ciudades que, como Lille, no son siempre debidamente conocidas… ¡y que vale mucho la pena visitar!

Lille es una de las ciudades más interesantes del norte de Francia. Además, se ubica en un triángulo muy interesante integrado por ciudades como París, Ámsterdam y Londres. En definitiva, una opción más que atractiva si quieres explorar Francia más allá de los tópicos y de la archiconocida París. ¡Empezamos el recorrido!

Vuelos baratos a Lille

1. La Grand’Place

Un nombre sorprendente para una de las plazas más emblemáticas de Lille. Pero su verdadero nombre es en realidad «place du Général de Gaulle», ¡un detalle importante si quieres encontrar tu camino con un GPS! Esta plaza, situada entre el final de la Rue Nationale y las estaciones de tren de la SNCF, es el lugar ideal para comenzar su visita a la Ciudad Vieja. En diciembre, la noria se instala allí. En definitiva, un lugar inmejorable para tomar contacto con la ciudad, sus locales históricos de la Voix du Nord y la Vieille Bourse.

Grand Place de Lille

2. La Antigua Bolsa de Valores

En la Grand’Place se encuentra, como hemos apuntado anteriormente, la Vieille Bourse (o Antigua Bolsa). Construido en el siglo XVII, este monumento es un emblema de la arquitectura flamenca que se puede encontrar en el norte de Francia y en Bélgica. Un espacio inmejorable si te gusta la lectura: en su interior se encuentran puestos de libreros en donde sumergirte en páginas y páginas de libros difíciles de encontrar.

Antigua Bolsa de Valores (Lille)

3. El mercado de Wazemmes

Tres veces por semana, los habitantes de Lille se reúnen en el barrio de Wazemmes para disfrutar el mercado. La oferta es amplísima: especialidades locales y nacionales y algunos productos internacionales (principalmente de países asiáticos y del Magreb). El mercado ofrece este mismo ambiente de Lille: cálido, acogedor y amigable. El domingo por la mañana, encontrarás a muchos estudiantes comprando algo para comer después de horas de trasnochar. ¡Y es que Lille es una ciudad festiva y estudiantil!

4. La Ciudadela

Construida originalmente por el famoso arquitecto Vauban (bajo el reinado de Luis XIV), la Ciudadela sirvió como defensa de la ciudad. No hace falta decir que su función ya no es la misma. Aunque todavía es lugar donde hay soldados, la Ciudadela es conocida por el parque que la rodea donde los habitantes de Lille suelen ir a correr o a pasear durante el fin de semana. Si tienes la suerte de visitar Lille en un día agradable, no dudes en ir allí a descansar durante tu estancia. ¿Visitando la ciudad con hijos? ¡Nada mejor que visitar el zoológico!

Ciudadela de Lille

5. El Palacio de Bellas Artes

El Palacio de Bellas Artes de Lille, situado en la plaza de la República frente a la Prefectura, es una visita obligada para los amantes de las obras de arte. Allí encontrarás colecciones de artistas de renombre como Delacroix, Rodin, Claudel, Raphael o Donatello. No dudes visitar la página web del palacio para descubrir todas las obras (disponibles en visita virtual) antes de tener la lista completa de pinturas y esculturas expuestas.

6. El Teatro de Sebastopol

Situado en la plaza del mismo nombre, el Teatro de Sebastopol fue construido en 1903 para reemplazar al Teatro Grand Lequeux, que fue destruido por un incendio. Con una capacidad original para 2.000 asistentes, fue renovado a finales del siglo XX para cumplir con los estándares modernos y ahora puede acomodar «sólo» a 1.300 personas. Si deseas disfrutar de un espectáculo durante su estancia en Lille, puedes consultar el programa en la página web del teatro.

7. Vieux-Lille

Considerado un barrio peligroso a mediados del siglo pasado, Old Lille se ha reinventado a lo largo de los años y ahora es uno de los barrios más amigables y encantadores de la ciudad, sobre todo gracias a sus características calles empedradas.

Encontrarás todo lo que pueda imaginar: pequeñas tiendas en edificios de ladrillo típicos del norte de Francia, cafés, bares y mucho más. ¿Un poco de hambre? Date un salto a Meert, un establecimiento (para muchos, una institución) que te hará disfrutar de deliciosos dulces. Pero cuidado con la cola, esperar no es una posibilidad, es algo que va a ocurrir. Un detalle interesante, la fachada está clasificada como monumento histórico, por lo que la parada vale mucho la pena.

8. Rue de Béthune

¿Deseas pasear durante su visita a Lille y aprovechar para hacer compras? La rue de Béthune, que comienza en la rue de la République, a buen seguro que colmará tus expectativas. Con sus muchas tiendas, encontrarás todas las grandes cadenas locales y nacionales. La calle es peatonal, lo que también te permitirá alejarse del ruido del centro de la ciudad.

9. Campanario del Ayuntamiento

Lille no es conocida por sus vistas por la simple razón de que esta ciudad no tiene colinas, como Montmartre en París o Fourvière en Lyon. ¿Así que es imposible tener una vista completa de la ciudad? No, en absoluto. No tienes más que dirijirte hacia el Campanario del Ayuntamiento, que tiene unos 100 metros de altura y te brindará una vista espléndida.

Este Campanario también tiene un simbolismo especial. Construido después de la destrucción del antiguo Ayuntamiento durante la Primera Guerra Mundial, representa la libertad del norte de Francia. Está compuesto principalmente de ladrillos rojos y piedra tallada de imitación al hormigón y está clasificado como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Ayuntamiento de Lille

10. Ciclovías a Bélgica

Para los apasionantes del ciclismo, se puede llegar a Bélgica siguiendo la Deûle en poco más de una hora. Pregunta por las rutas disponibles, pero la forma más fácil es seguir el canal hacia el norte, hacia Comines. Una vez allí, puedes disfrutar de una merecida cerveza local.

11. ¿Qué comer y beber en Lille?

Debido a su proximidad a Bélgica, la cerveza no escasea en absoluto en Lille. Su precio es también más bajo que en el resto de Francia. Así que no duden en probar algunas cervezas (con moderación, por supuesto 😉 ) que son más complicadas de encontrar en un supermercado.

Por último, déjate tentar por algunas especialidades locales como el galés, la carbonnade flamenca o el waterzooi. También podrás disfrutar de mejillones si viajas en septiembre, mes en el que tiene lugar la famosa Braderie de Lille. Una especie de Feria gastronómica amenizada por eventos de todo tipo.

Gastronomía de Lille

Visitar Lille : Información práctica

¿Cuál es el mejor momento para salir?

El norte de Francia es conocido por su clima desapacible y Lille no es una excepción. La lluvia es frecuente y las temperaturas son suaves, excepto durante las vacaciones de verano, cuando el termómetro puede subir a 35 grados.

Si no eres muy amigo de la lluvia, te aconsejamos que reserves tus vuelos baratos a Lille para visitar la ciudad a finales de primavera o en verano. Si no, puedes ir allí todo el año: la cerveza y los platos locales a buen seguro te harán entrar en calor.

¿Dónde dormir en Lille?

Lille no es una ciudad del tamaño de París, Lyon o Marsella. Si quieres aprovechar al máximo su estancia limitando el uso del transporte público y hacer todo a pie, te recomendamos las siguientes áreas:

  • Vauban
  • Wazemmes
  • Vieux-Lille
  • Centro de Lille

Si deseas alejarte del ruido por la noche, te recomendamos que evites la zona alrededor de Solférino (comúnmente conocida como rue de la soif), Gambetta y ciertas calles de Old Lille. Lille es una ciudad con una gran población estudiantil durante la semana (especialmente los jueves) y los fines de semana, los bares estarán llenos y las calles con ambientazo.

¿Cómo moverse por Lille?

Para visitar la ciudad, lo mejor es hacerlo a pie prescindiendo del coche. Tendrás la opción de elegir entre transporte público, caminar o bicicletas de autoservicio.

Hay unos cuantos carriles para bicicletas en la ciudad, los cuales puedes usar sin ningún problema. Como en París, puedes comprar una tarjeta diaria o semanal para usar el sistema municipal.

Un pequeño consejo para las personas que viven fuera de Francia y que utilizan tarjetas extranjeras, el depósito de 150 euros que no se cobra en las tarjetas bancarias francesas (es una autorización previa) se cobrará en su caso y se reembolsará unos días después.

El transporte público utiliza un sistema de tarjetas físicas (y no billetes desechables) que tendrás que comprar cuando llegues a Lille.

¿Cómo se alquila un coche en Lille?

Si sólo quieres visitar Lille, obviamente no te recomendamos un coche. Sin embargo, si quieres aprovechar la oportunidad de visitar los alrededores, no dudes en alquilar un coche en Lille.

Ten en cuenta que Lille tiene una oferta relativamente limitada de aparcamiento gratuito, el cual depende de la zona. De hecho, la ciudad sigue desde hace varios años una política de restricción del uso de automóviles (como en París). Es por ello que ha aumentado el número de estaciones de bicicletas de autoservicio (reduciendo el número de plazas disponibles para los automóviles).

Si tienes un aparcamiento gratuito en tu hotel o te alojas en las afueras, obviamente no tendrás este problema, pero, en caso contrario, muy probablemente tendrás que dirigirte a un aparcamiento de pago.


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti