El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   4 min lectura

Brujas, también llamada Venecia del Norte, es ideal para una escapada de fin de semana. La ciudad está llena de actividades, museos y cafés. Su casco antiguo es uno de los que conserva mejor la arquitectura europea del medievo. En el presente post te ofreceremos una serie de consejos sobre qué hacer y ver en esta ciudad durante un fin de semana.

De todas las ciudades de los antiguos Países Bajos, Brujas es la única que ha sabido guardar su identidad. Sus casas datan de los siglos XXI al XVII, tiempos en los que Brujas era una gran potencia económica europea.

La ciudad está conectada con el mar a través de una serie de canales que le han permitido exportar sus mercancías hacia otros países. En variadas ocasiones, Brujas ha debido enfrentar crisis como el cierre del paso al mar producto de la sedimentación, guerras o la depresión tras el final de la revolución industrial. Sin embargo, la ciudad siempre ha sabido reinventarse y hoy en día es un importante polo económico y una ciudad verde en donde reina una atmósfera tan especial como embriagadora.

Os dejamos una serie de consejos sobre que ver y hacer en Brujas durante tres días:

Plaza del mercado, la Atalaya y el Palacio Provincial

El campanario construido en 1240 en sus inicios albergó el mercado de la lana.

Toda la ciudad está dominada por el Beffroi o Atalaya, es la torre más alta de la ciudad y símbolo del poder y el deseo de libertad de los habitantes medievales. Este momumento, de 83 metros, data del siglo XIII y el año 2000 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco junto a todo el casco antiguo. Os recomendamos subir sus 366 peldaños para apreciar la ciudad desde las alturas.

Junto a la torre se encuentran el Palacio Provincial y el edificio de Correos. Ambos neogóticos, pero que se conjugan muy bien con la torre y dan vida a la plaza. El Palacio Provincial llama la atención por la piedra blanca de su fachada.

El mercado duplica su tamaño, los domingos por la mañana suele llenarse de tiendas ambulantes en donde es posible degustar quesos, dulces y una diversidad de productos y comida local, vale la pena visitarlo.

La Plaza del Burgo

La plaza del Burg (fortín) constituía el punto neurálgico de la Brujas medieval. Esta plaza es donde se sitúa el edificio del Ayuntamiento, una construcción gótica con numerosos motivos decorativos. La Plaza del Burgo es una de las postales típicas de la ciudad debido a la belleza del edificio del Ayuntamiento como de la Basílica de la Santa Sangre que también se sitúa en este lugar. En esta plaza también está la antigua Escribanía Civil, construcción que representa fielmente el Renacimiento flamenco.

Circuito de arte

Por tan solo 15 euros podréis comprar un pase de 3 días para visitar todos los museos de la ciudad. En el museo de Groeninge es posible apreciar las obras clásicas flamencas de maestros del siglo XV como Jan Van Eyck, Hans Memling o Gérard David.

El museo del Hospital de San Juan es también uno de los más visitados. Este hospital fue fundado en 1188 para dar atención a los enfermos y heridos de los conflictos que afectaron a la ciudad. En un comienzo fue atendido por monjas y monjes pero luego se construyó un hospital que con el correr de los años se transformó en el principal centro sanitario de la región. Su interior fue decorado con obras de los mejores artistas flamencos. Por este motivo hoy en día es un museo de arte, el tour de audio es gratuito. Solo os pedirán un documento para poder alquilarlo.

Paseo en barco por los canales

Una de las actividades que no se pueden dejar de realizar es pasear en barco a través de los principales canales de la ciudad. El circuito dura alrededor de 30 minutos y lo podéis iniciar en 5 puntos de la ciudad, entre ellos el muelle de los canteros y el del Rosario (Rozenhoedkaai). Ya veréis que no os costará encontrar una de las paradas ya que están situadas en puntos muy turísticos.

Durante el circuito se pueden apreciar monumentos históricos situados en el Groene Rei o canal verde como el Palacio del “Vrije”.
El tour por los canales tiene un coste de unos 10 euros mientras que los niños pagan la mitad.

Dónde comer

Si hacéis el circuito por los canales tenéis que hacer una parada en el Djiver, un restaurante donde comer comida local con vistas al canal. Si tenéis buen tiempo podéis comer en una terraza al nivel del agua y apreciar las maravillosas vistas hacia la torre de la iglesia de Nuestra Señora.

Homebrewery «De Halve Maan», restaurant familiar y fábrica de cerveza artesanal

Otro de los sitios donde podéis comer es el Gruuthuse, un restaurante de comida belga ubicado en la calle HofMariastraat, 36. Tienen menús con una buena relación de calidad/precio. El plato típico de la zona son los mejillones cocidos en una cazuela con apio, patatas fritas y cerveza.

Si lo que queréis es degustar la gran variedad de cervezas típicas de la zona podéis visitar la Brewery De Halve Maan, una cervecería en la que podréis visitar la fábrica de cerveza del local que está al interior del mismo. Es sin duda un sitio ideal para hacer un maridaje de las mejores cervezas belgas junto a embutidos, fiambres y comida típica.

Como podréis apreciar, Brujas es una ciudad con mucho encanto. Cambia mucho en primavera/verano y en otoño/invierno, pero en ambos períodos tienen una magia especial.

Para llegar a Brujas podéis volar a Bruselas y luego coger un tren durante alrededor de 45 minutos hacia Brujas. ¡Escaparos a Bélgica! 

Fotos: Flickr; por mattyparsons56, legoc64

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Un comentario a “Tips para visitar Brujas (Bélgica) en un fin de semana

  1. Buenas noches una consulta quisiera saber precios desde la llegada al aeropuerto de Bruselas transporte hasta brujas alojamiento comida visitas a lugares turísticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti