El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

¿Quién ha dicho que viajar en tren con niños es una experiencia fatigosa? Os ofrecemos consejos para que tu viaje con los más peques sea lo más tranquilo posible.

Para algunos papás, la idea de un viaje en tren con los pequeños puede resultar una fuente de estrés y preocupación. Sin embargo, un viaje de este tipo puede ser una gran ocasion para disfrutar en familia; sólo es necesario tener en cuenta algunos imprevistos que pueden ocurrir y estar preparado para resolverlos. En este artículo te ofrecemos algunos consejos para que tu viaje en tren con niños sea lo más plácido posible.

Antes del viaje

Lo más importante a tener en cuenta cuando se viaja con niños es la palabra anticipación. Prepara el equipaje el día previo a la partida, así evitarás el típico estrés de última hora. Este consejo es especialmente válido si vas a viajar con niños puesto que tendrás el suficiente tiempo para meter en el equipaje la ropa y juguetes que necesitan. Haciendo el equipaje anticipadamente, además, podrás evitar el olvidar algun objeto que pueda resultar importante para ellos. Así, teniéndolo preparado desde el día anterior una revisarlo rápidamente el mismo día de la partida.

shutterstock_79409827

Una buena idea es llevar contigo una pequeña maleta tan sólo para transportar las cosas que necesiten; en el caso de los bebés, una bolsa suplementaria que contenga todo lo necesario para atender sus cuidados podría ayudar a simplificarte el viaje. Incluso te recomendamos que reserves una pequeña bolsa para guardar algún juguete o objeto de entretenimiento. Seguramente los vayas a necesitar para apaciguar esa típica inquietud infantil fruto del aburrimiento.

petite-fille-valise

Calcula bien el tiempo del trayecto a la estación para llegar con cierta anticipación; y, antes de salir de casa, asegúrate que no te dejas ningún documento o billetes. Sobre todo recuerda: el tren no te esperará si llegas con retraso.

Durante el viaje

Ya has entrado, has colocado el equipaje en el compartimento y el tren inicia su viaje; el trayecto promete ser plácido, te relajas, pero de repente aparece el espectáculo: los niños empiezan a impacientarse, a moverse, conviertiendo el viaje en una experiencia fastidiosa tanto para los padres como para el resto de pasajeros.

train-enfants-portable

¿Qúe hacer entonces? En estos casos, lo mejor es tratar de mantener a los pequeños ocupados; por ejemplo proponiéndoles un paseo por el vagón comedor. Una buena oportunidad para que estiren las piernas y tomen un pequeño refrigerio. También puede ser útil echar mano a algún cuaderno para colorear, juegos o la tablet para que los niños se entretengan y se serenen. Y, sobre todo, haz acopio de toda la paciencia que tengas y confía: si tienes suerte en algún momento se cansarán y caerán dormidos.

En la llegada a destino

Si has de hacer un transbordo en otro tren, recuerda la palabra mágica: anticipación. Prepárate con tiempo: recoge el equipaje y espera con tus peques con toda tranquilidad la llegada del próximo tren.

5830225789_30f48595c9_z

Si has llegado al destino final y no tienes demasiada prisa, es recomendable que dejes salir antes a todos los pasajeros, tomándote todo el tiempo que necesites para recoger tu equipaje, esperar que los niños se despejen (si afortunadamente han conseguido al fin quedarse dormidos) y salir tranquilamente.

voyage-train-enfants

Si te ha parecido útil y quieres más consejos relacionados con los reyes de la casa, te recomendamos que consultes nuestro artículo sobre cómo visitar un museo con niños (y sobrevivir en el intento).

Foto: Doug Hay / Flickr cc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti