El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Oslo es una ciudad que combina la modernidad más actual con la tradición más auténtica y un pasado fascinante de herencia vikinga.

Oslo es cada vez un destino más apreciado por los españoles. Las razones son muy variadas aunque sin duda su temperatura benigna en esta temporada la convierte en una ciudad atractiva a la hora de escapar de los rigores de los veranos en España. Además, es una ciudad repleta de cosas interesantes que ver. Especialmente destacable es su oferta cultural, una de las más completas de Europa. Te descubrimos algunos de sus encantos para animarte a visitar la capital noruega en tu próximo viaje.

Fortaleza de Akershus

Uno de los emblemas de Noruega está situado en el centro de la ciudad. Se trata de una fortaleza construida alrededor del año 1300 aunque con el paso del tiempo y los estilos ha ido adquiriendo un aspecto más ecléctico. Ha recibido varios usos a lo largo de la historia, desde la fortaleza propiamente dicha y recinto penal a mausoleo de los reyes de Noruega, función que ostenta hoy en día. Todas estas funciones han dejado una huella en Akershush. Puedes descubrirlas todas gracias a los diversos tours que se organizan para turistas.

fortaleza_akerhus

Parque Vigeland

Se trata de un lugar peculiar y sorprendente que siempre resulta sugestivo visitar. Situada dentro del Forgnerparken es un área dedicada a las obras del escultor noruego Gustav Vigeland y que él mismo se encargó de diseñar entre los años 1907 y 1942. Aunque no estés particularmente interesado en la escultura, lo más atrayente de este parque es la sensación de extrañeza que procura: las esculturas de Vigeland resultan perturbadoras y bellas, al mismo tiempo que intensamente simbólicas y misteriosas.
escultura_vigeland
Especialmente interesante resulta el monolito de 17 metros en cuyos relieves se arremolinan más de 120 figuras. El Parque Vigeland puede resultar de primeras un entorno abigarrado y extravagante, pero sólo necesita de tiempo y un paseo para empezar a disfrutarlo. Como decimos, es un entorno simbólico -toda una reflexión del artista sobre la vida, el hombre y la mujer- que sólo espera a que lo descubras.
Vigeland

El Museo Munch

Ya te hablábamos de él en este artículo sobre dónde ver las obras de arte más famosas. Y te lo volvemos a recomendar ahora porque, si te gusta la pintura es una visita que no puedes dejar pasar. El Museo Munch contiene la que tal vez sea una de las imágenes más famosas de la pintura: El grito. Aunque la fuerza de esa pintura es dificilmente alcanzable, Munch tiene otras pinturas extraordinarias que vale la pena que contemples. Su repertorio es muy grande, aunque sus preocupaciones son casi constantes: la soledad, la angustia, la difícil adaptación del hombre al mundo moderno… Cosas feas cuya contemplación, sin embargo, resulta siempre enriquecedora y, por qué no decirlo, placentera.

Para los noruegos Munch es una personalidad importantísima, su pintor nacional. Es por ello que se lo tomaron muy en serio a la hora de diseñar el nuevo edificio que debía albergar el museo. En este vídeo se puede apreciar las excelentes instalaciones y el espectacular despliegue de medios que han consagrado a la obra del genial pintor.

La herencia vikinga

Aunque en nuestra idea de los vikingos predomina una visión de hombres de extrema rudeza, lo cierto es que fueron un pueblo cuyo desarrollo técnico no era nada despeciable. Si visitas el Museo de Barcos Vikingos en seguida sabrás por qué. No hay un lugar mejor para apreciar la precisión y pericia técnica con las que fueron construidas estas embarcaciones. Sin embargo, no se tratan de barcos de guerra sino de de embarcaciones construidas con fines funerarios. Fueron descubiertas en unas tumbas cerca del Fiordo de Oslo en donde fueron enterrados hace mas de 1.100 años para transportar a los difuntos al reino de los muertos.
museo-barcos-vikingos-oslo

El fiordo de Oslo

Un plan estupendo que hacer en Oslo es explorar el fiordo que recibe su nombre. Con sus más de 100 km de longitud ofrece gran atractivo a los visitantes, que suelen ser numerosos sobre todo en verano. No faltan cosas que hacer allí, puesto que existen multitud de islas interiores en las que relajarse. Además, las actividades a realizar son muy variadas: desde pasear en canoa pescar o navegar. Actividades para las cuales existen numerosas empresas que organizan paseos en barca, en ferri e incluso en kayak.
oslo-fiordo

Granja de Bogstad

Un idílico lugar perfecto para visitas en familia. Consiste en un recinto en el que es posible realizar excursiones y que, además, ofrece una gran variedad de actividades: desde exposiciones y la posibilidad de contemplar variados animales a juegos para los niños. Un lugar perfecto para dejarse caer si hace un buen día durante tu viaje a Oslo.
granja-bogstad

TusenFryd Amusement Park

Otro lugar de gran interés para visitar con la familia es el parque de atracciones más grande de Noruega. Alberga una gran cantidad de atracciones: desde montañas rusas, carruseles y zonas de baño a los encantadores tiovivos de estilo antiguo. Si te apetece visitarlo recuerda que abre de mayo a octubre.

A post shared by Line Haug (@linek.haug) on

IMG: /Pixabay; /Shutterstock

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti