El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   2 min lectura

Cuando pensamos en un paraíso tropical se nos vienen a la cabeza una serie de islas caribeñas en donde las palmeras y el agua cristalina son los protagonistas fundamentales. Cuba, República Dominicana o Jamaica son algunas de estas postales de ensueño, pero ¿sabemos algo más de las islas más pequeñas, en particular de Martinica?

Esta isla, perteneciente al grupo de las Antillas Menores, es un departamento de ultramar francés desde 1635 que destaca por ser una de las zonas del caribe más seguras y diversas en cuanto a paisajes.

Isla Martinica tiene 1100 km2, en pleno mar caribe

En 1100 km2, Martinica presenta en su ala norte las esperadas playas de arena blanca y aguas turquesas, y en su cara sur una impresionante costa de arena negra. Su temperatura media anual de 26 grados y la calidad de sus aeropuertos, hoteles, puertos y hospitales, la convierte en un destino turístico ideal para disfrutar del buen tiempo y las comodidades heredadas del sistema francés.

A pesar de estar a miles de kilómetros de Europa, hay compañías aéreas que ofrecen vuelos a Martinica durante todo el año. Por ejemplo, Air France vuela desde París Orly directamente a la capital de Martinica, Fort-de-France. La diferencia horaria es de más o menos cinco o seis horas, dependiendo de la estación, su idioma el francés y lo mejor de todo es que no habrá que cambiar de moneda ya que se mantiene el euro por ser departamento francés.

¿Qué ver? ¿Qué hacer?

  1. Conocer su capital Fort-de-France: Su bahía, mercados de fruta y de pescado, su jardín público “La Savane”, su museo de arqueología precolombina, su fortaleza y catedral de Saint Louis y su biblioteca, monumento más visitado de la isla y conocido por su cúpula de cristal.
  2. Saint-Pierre: El pequeño París de las Antillas, es una ciudad de historia y arte, ubicada en frente de la Montagne Pelée, volcán que entró en erupción y devastó Saint-Pierre que ahora tiene todo un interés cultural.
  3. Playa de Salines: De arenas blancas y cristalinas desde donde se pueden divisar los lugares más emblemáticos de Martinica: le Rocher du Diamant y la isla de Sainte-Lucie.
  4. La Route de la Trace: La isla es perfecta para hacer senderismo y existen unas 30 rutas perfectamente señalizadas dentro de las cuales destaca esta ruta de la Trance. Inaugurada en el siglo XVIII este camino permite adentrarse en un bosque tropical lleno de erormes árboles y espectaculares vistas a los Picos de Carbet y la Montagne Pelée.
  5. Actividades acuáticas: kite surf, submarinismo, canyoning, windsurf, pesca, excursiones en barco.. sus aguas transparentes conforman un escenario perfecto para estas actividades

¿Qué comer?

La diversidad culinaria de la Isla Martinica es tan amplia como sus influencias europeas, africanas y asiáticas. Frutas tropicales de todo tipo (papaya, guayaba, coco, mango, etc.) se mezclan con la gran variedad de productos marinos como el pescado a la plancha, matoutous y fricasé de cangrejo, aunque se puede decir que es una creativa transformación de la cocina francesa al más puro estilo caribeño.


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Un comentario a “Isla Martinica: Raíces francesas con personalidad caribeña

  1. He de reconocer que tengo esa visión de isla paradisiaca no no conocía esta isla y menos que hubiera lineas con vuelos regulares durante todo el año. Además seguro que esta mejor que los típicos destinos más comerciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti