El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

La «España vacía», también llamada «España vaciada», ha venido en los últimos tiempos a acaparar muchos titulares. Son muestra de un fenómeno, la despoblación, que ya está metido de lleno en la agenda política aunque no parece de fácil solución. Sin embargo, desde el punto de vista del viajero, algunos de los pueblos abandonados o semi-deshabitados de España pueden ser una interesante inmersión en el mundo rural de nuestro país. Y es que contemplar pueblos deshabitados es, en contra de lo que pudiera parecer, una experiencia interesante a medio camino entre la belleza y la decadencia. Si te interesa una ruta basada en este concepto, mucha atención a nuestra lista. Y, si lo que quieres es una inmersión más convencional en la España rural, aquí te dejamos nuestro artículo sobre los pueblos más bonitos de España y los pueblos más visitados de España. También te proponemos otras rutas por España de lo más interesantes:

Aunque también puede que estés interesado en seguir explorando esta geografía del abandono. Entonces, no te pierdas nuestro artículo sobre las ciudades fantasma más inquietantes del mundo.

Belchite viejo (Aragón)

Comenzamos en Zaragoza por uno de los pueblos abandonados más conocidos. Tal vez no sea la mejor muestra de pueblo abandonado por los nuevos flujos de poblamiento o por el retroceso de la economía rural. Más bien se trata de una localidad sin habitantes debido a los horrores de la guerra. Belchite fue uno de los lugares más devastados durante la Guerra Civil Española, conflicto que se ensañó particularmente con Aragón. El nuevo pueblo fue reconstruido de la nada justo al lado para dejar al Belchite de toda la vida como testimonio vivo de la destrucción de los conflictos bélicos. Sin duda, una visita estremecedora.

Ruinas de Belchite, en la provincia de Zaragoza

Pasear por sus calles puede llegar a ser, como te decimos, muy impactante. Sólo hay ruinas y destrucción, aunque es especialmente interesante el transitar por el interior de sus construcciones. Sin duda, una de las más impactantes es la iglesia de San Martín de Tous, donde podrás ver una cúpula agujereada.

Cúpula de San Martín de Tous, en Belchite

Granadilla (Extremadura)

El caso de Granadilla, en Cáceres, es un habitual cuando buceamos en la causa del abandono de algunos pueblos de España. Es decir, la construcción de embalses. Granadilla fue expropiado en 1955 y sus habitantes debieron abandonar sus casas. Algo ciertamente triste dado que Granadilla habia sido una localidad que hundía sus raíces en la Edad Media (de hecho es Conjunto Histórico Artístico). Pese a todo, fue rehabilitado y hoy en día es un buen match entre el turismo cultural y el turismo de naturaleza.

Castillo de Granadilla

Ochate (Castilla y León)

Ochate, en la provincia de Burgos, es una buena visita si, además de pueblos abandonados, quieres experimentar de lleno el misterio; o, como diría Iker Jiménez, que se te ponga la piel como escarpias. Y es que Ochate es, sin lugar a dudas, un pueblo enigmático. Tras sufrir variadas calamidades como epidemias y algún que otro terremoto, quedó totalmente despoblado, aunque hoy en día atrae bastantes turistas interesados en lo misterioro y paranormal. De hecho, en 2011 se abrió un Centro de Interpretación turístico para introducir a los viajeros en sus leyendas. Con todo, es un pueblo que vale la pena más allá del misterio, dado que alberga restos de un castillo medieval y de una ermita dedicada a San Juan.

Cúpula de San Martín de Tous, en Belchite

Turruncún (La Rioja)

Turruncún es un perfecto exponente de la despoblación causada por el retroceso del mundo rural en favor de la emigración a las ciudades que protagonizó los movimientos demográficos en España en la década de los 60. Esta localidad de la Sierra de la Demanda fue abandonado entre la década de los 60 y de los 70, en buena parte, debido al agotamiento de su principal sector económico, la minería, y la consecuente emigración a las ciudades. Con todo, ha quedado un pueblo medieval del siglo XIII con construcciones interesantes como la Iglesia de San Pedro y algunas viviendas en ruinas. Además, puedes complementar tu visita con alguna actividad de senderismo para disfrutar del bonito paisaje circundante.

Vista de Turruncún

Peña (Navarra)

Este pueblo ubicado en el término municipal de Javier (Navarra) es otro ejemplo de la despoblación por emigración en busca de una vida mejor. Este abandono tuvo lugar en la década de los años 50 y dejó tras de sí a un pueblo de bastante belleza como prueba su declaración como Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico. Es especialmente interesante, en este sentido, visitar la Iglesia de San Román y la plaza del pueblo. De hecho, el visitarlo es una actividad nada marginal; muchos visitantes se acercan a ella, en parte por su encanto decadente y por su entorno natural.

Construcción gótica en Peña (Navarra)

Umbralejo (Castilla-La Mancha)

Situado en la Sierra de Ayllón, este pueblo fue totalmente abandonado entre los años 60 y 70. Sin embargo, las instituciones han velado por su mantenimiento y conservación, por lo que, a día de hoy, puede ser una muy interesante visita. Sobre todo por su particular arquitectura, denominada «arquitectura negra» por su intensivo uso del barro y la pizarra. El resultado: un pueblo hermoso y muy rehabilitado que es también una perfecta inmersión en lo más tradicional de la región.

Umbralejo, pueblo deshabitado en Guadalajara

Cívica (Castilla-La Mancha)

Y, ya que estamos en Guadalajara, ¿cómo no ir a la interesantísima Cívica en la misma provincia? Cívica es, realmente, una pedanía de Brihuega construida en las laderas excavadas por la erosión del río Tajuña. En plena Alcarria, no está técnicamente despoblada, pero casi: cuenta no 9 habitantes nada más. Sin embargo, el atractivo que queremos traerte sí está totalmente abandonado y es tan curiosos como bizarro: una estructura de lo más extravagante excavada en la roca. Galerías y balaustradas que fueron ordenadas por un clérigo todavía sin una razón del todo aclarada. Esta ausencia de función clara, junto con su abandono es lo que otorga a este lugar esa atmósfera intrigante que vale tanto la pena.

Construcción excavada en Cívica

 


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti