El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   6 min lectura

Lo mejor de Europa y del Norte de África en una sola ciudad.

Argel es una ciudad que conjuga a la perfección la tradición europea con la norteafricana. Argelia fue, durante más de un siglo la perla del imperio colonial francés, por lo que a día de hoy uno de sus principales atractivos es esa fusión cultural. Y es que en Argel podrás disfrutar desde los amplios bulevares de arquitectura clasicista tan típicamente francesa a mezquitas y monumentos con los característicos arcos de herradura de la arquitectura norteafricana. Tal vez únicamente Casablanca puede hacerle competencia en belleza e interés de todas las ciudades del Magreb. En este artículo te mostramos cómo sacarle todo el partido a esta irrepetible ciudad.

La Casba

La Casba es la parte más encantadora del Argel más típicamente musulmana; de hecho actualmente ostenta la distinción de ser Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El origen de este barrio es una antigua fortaleza construida por los turcos en el siglo XVI. Lo mejor de ello es que, al estar construida en buena parte sobre una colina, desde su parte alta podrás tener bonitas vistas de la ciudad y el mar. Te aconsejamos que te pierdas por sus callejuelas laberínticas y te dejes sorprender por lo que te pueda salir al paso. Es cierto que la zona en general presenta un cierto aire de decadencia; pero este hecho, lejos de afearla, acrecienta su encanto.

La Casba de Argel

Mezquita de Ketchaoua

En la misma Casba, concretamente en la parte baja, te encontrarás una de las grandes mezquitas de la ciudad. Sin embargo, no siempre cumplió la función de templo islámico. Este monumento, de hecho, refleja bien los vaivenes de la historia de la ciudad. Construida en el siglo XVI como mezquita, durante la dominación francesa fue rehabilitada y usada como templo católico recibiendo el nombre de Catedral de San Felipe de Argel. Volvió a su función de mezquita a raíz de la independencia argelina en 1962, uso que continúa hasta nuestros días. En sus elementos arquitectónicos podrás apreciar esta singular historia: sus minaretes dan cuenta de condición de mezquita aunque la fachada, con una gran escalinata y dos imponentes torres, recuerdan su pasado como catedral católica.

Mezquita de Ketchaoua

Si te encantan las mezquitas, un buen complemento a Ketchaoua, puede ser la Djamaa el Kebir. Se encuentra también en la zona de la Casba y es muy interesante por su valor arquitectónico. Fue construida nada más y nada menos que en el siglo XII. Aunque si lo que buscas es monumentalidad, la mezquita de Djamaa el Djazaïr te impresionará. Pasa por ser la mezquita con el minarete más alto del mundo y la tercera en tamaño sólo después de La Meca y Medina. El minarete mide nada más y nada menos que 265 metros y las instalaciones de toda la mezquita pueden albergar hasta 120.000 fieles.

Le Grand Poste

Como te comentábamos más arriba, la época colonial de Argel se muestra muy claramente en su fisonomía urbana. Mientras que la Casba representa su aspecto más tradicional y musulmán, en el distrito europeo se manifiestan la elegancia y esplendor franceses de una manera inigualable. Una zona cercana al mar donde proliferan los edificios neoclásicos y los amplios bulevares al estilo más parisino. Te aconsejamos que te pierdas por sus avenidas, aunque también que te detengas un momento a contemplar el edificio de correos construido en 1910 en lo que antes era una iglesia anglicana. Su estilo es neoárabe, un estilo que, en España, también fue cultivado abundantemente. ¡Seguro que te recuerda a más de un edificio en Sevilla, Cádiz e incluso de Madrid!

Le Grand Poste (Argel)

Jardín Botánico El Hamma

Si el cuerpo te pide algo de relax, nada mejor que dejarse caer por el Jardín Botánico El Hamma. Se trata de un espacio repleto de toda clase de especies vegetales, entre ellas palmeras y ficus, que a buen seguro amenizarán tu visita a Argel. Aunque surgido en la primera época de la colonización francesa (de hecho, nació como jardín de pruebas), al cabo de los años fue convirtiéndose en el jardín botánico que hoy es. Sólo pasea o, simplemente, siéntate a ver las plantas de aguacates, los mandarineros, los bambúes, las jacarandas, los plátanos… ¡La lista es inerminable! Y es que en sus 32 hectáreas de extensión cabe todo. Eso sí, recuerda que su horario de apertura es entre 10 y 18 horas y que la entrada cuesta 150 dinares (poco más de un euro).

Jardín Botánico El Hamma (Argel)

La cueva de Cervantes

Y, como siempre hay espacio para un poco de cultura, no puedes dejar pasar una visita a la cueva de Cervantes. Y es que se cuenta que allí el famoso autor de Don Quijote paso unos días escondido en uno de sus numerosos intentos de fuga durante su cautiverio en la ciudad. Hoy se trata de un espacio rehabilitado en el que tanto las autoridades argelinas como las españolas han puesto mucho empeño en rendir justo homenaje al inmortal escritor. No sólo podrá contemplar el lugar donde estuvo escondido Cervantes, sino que también podrás pasearte por el entorno leyendo las placas conmemorativas con frases de Don Quijote y el monumento en su honor.

Basílica menor de Nuestra Señora de África

También vale la pena que conozcas uno de los monumentos que más postales de Argel acapara. Se trata de una iglesia católica construida por los franceses en 1875. El estilo usado es el neobizantino, razón por la cual tiene ese aire que tanto nos recuerda a la más conocida Basílica del Sagrado Corazón de París. Un monumento este último que, dicho sea de paso, comenzó a construirse después de terminada esta joyita arquitectónica de Argel.

Basílica de Nuestra Señora de África (Argel)

Una escapadita: la Playa Chenoua

Argel cuenta con hermosas playas y paseos a la orilla del mar; sin embargo, si lo que buscas es un destino de playa inigualable, te recomendamos que eches mano de un alquiler de coches en Argel y pongas rumbo a Playa Chenoua. Se ubica a una hora en coche de la capital, por lo que es una salida que puede hacerse de manera cómoda y sin especial preparación. En este este paraje lo tiene todo: además de la estupenda playa, puedes disfrutar del Monte Chenoua e incluso de las ruinas romanas de Tipaza que se encuentran muy cerca. Playa, montaña y cultura en uno, ¿se puede pedir más?

Viajar a Argel: información práctica

Argel: ficha básica

  • Moneda: El dinar argelino. 1 euro son 160,54 dinares argelinos (tipo de cambio a febrero de 2021).
  • Hora: La misma que en Península y Baleares y una hora más que en Islas Canarias.
  • Clima: Veranos calientes e inviernos fríos y ventosos.

¿Qué aerolíneas vuelan a Argel?

Argel es una ciudad francamente turística, por lo que no tendrás problemas a la hora de encontrar vuelos asequibles o con precios interesantes. Desde España, las aerolíneas que más frecuentemente viajan a la capital argelina son Vueling, Iberia y Air Algerie.

¿Cuál es la mejor época para viajar a Argel?

Los veranos en Argel son calientes, aunque nada especial si los comparamos con otros lugares típicos de veraneo como puede ser Mallorca o Ibiza. De hecho, la temperatura promedio en verano en Argel es de 30 grados, caliente pero bastante soportable. Menos recomendable es el invierno que, lejos de lo que pueda parecer, son fríos. Durante esta estación la temperatura promedio puede rondar en los meses más fríos en los 6 grados. Además, son frecuentes los días ventosos. Es por ello que si quieres sacarle todo el partido a tu viaje, lo mejor es que reserves tus vuelos baratos a Argel para volar en verano o primavera.

¿Cómo moverse por Argel?

Con sus más de 3 millones de habitantes, Argel es una ciudad realmente grande, por lo que es posible que necesites tomar el transporte público en alguna ocasión. Puedes recurrir a su servicio de metro, cuyo billete cuesta 150 dinares argelinos (un euro, más o menos), aunque el pase diario puedes adquirirlo por 400 dinares (poco más de dos euros). También cuenta con un servicio de autobuses que puedes utilizar a partir de 20 dinares argelinos (unos pocos céntimos de euro).

 

Fotos: iStock; Wikipedia.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Un comentario a “Qué ver y hacer en Argel: el Magreb con un toque francés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti