El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   6 min lectura

Milán es una ciudad que no es conocida precisamente por su estilo de vida sencillo y económico. Sin duda, estamos hablando de una de las ciudades más caras de toda Italia e incluso del mundo entero. Sin embargo, una ciudad de tales dimensiones guarda gratas sorpresas que hay que aprovechar para no dejar en números rojos la cuenta corriente.

Para empezar, desde hace ya unos cuantas años varias compañías aéreas han lanzado vuelos baratos a Milán. Con el aumento de la demanda y la expansión de la oferta ha obligado a las compañías a ofrecer precios más competitivos que permitan el acceso a todo tipo de turista. Puedes comenzar la búsqueda para comprobar que actualmente se trata de uno de los destinos más económicos en España.

Milán es considerada la capital de la moda, aunque hay mucho más detrás de esas grandes avenidas llenas de marcas caras. Proponemos 8 planes increíbles que pueden hacerse en Milán sin tirar la casa por la ventana, entre los que se incluyen visitas culturales, vistas fabulosas o agradables paseos.

1. Llénate de naturaleza y vistas en el Parque Sempione

La llegada a Milán puede ser todo lo tranquila que estemos buscando. Recomendamos visitar el Parque Sempione, considerado el ¨pulmón verde¨ de la ciudad. Este escenario natural está situado en una zona céntrica de Milán con una extensión grandísima rodeando así la mayoría de áreas de la ciudad. Por ello, este paseo es ideal para continuar con la ruta hacia la dirección que cada uno prefiera. Es un lugar donde se puede encontrar una mayoría local que acude a realizar sus rutinas diarias, como correr, relajarse en el césped, organizar encuentros con amigos o jugar con los niños.

Parque Sempione, en Milán

Las vistas son inigualables. A un lado del parque encontramos el famoso Castillo Sforzesco (del cual hablaremos más adelante) y en la otra parte se puede ver el Arco de la Paz. Dentro del parque también hay mucho que admirar, ya que el paseo permite toparse con edificios que no tienen desperdicio como: la Triennale, la Arena, la Fuente del Baño Misterioso de Chirico y la Biblioteca del Parque Sempione.

2. Visita la joya cultural de Milán, la Galería de Arte Moderno

Para los amantes de la cultura y el arte, no puede faltar una visita a la Galería de Arte Moderno, situada en la vía Palestro, al interior de la Villa Reale. La entrada es completamente gratis todos los días a partir de las 16.30 horas; así como los martes desde las 14 horas.

Museo de Arte Moderno de Milán

Se trata de una obra maestra del Neoclasicismo, ya que esta galería acoge piezas extraordinarias de la Edad Moderna como las populares escrituras de Antonio Canova. Otras salas incluyen arte de la época del Romanticismo, así como del divisionismo.

Aquí lo admirable es la preocupación por el arte más curioso. Encontrarás piezas nunca vistas.

3. Pasa por El Duomo, el símbolo de Milán

Seguramente El Duomo sería el sitio más nombrado si tanto a personas locales como a extranjeros les preguntamos cuál es el lugar más conocido de Milán. Tanto es así que su plaza y su grandiosa catedral se ha convertido en un símbolo de la ciudad, así como en uno de los iconos más destacados de Italia.

catedral de Milán

La fachada de la catedral es espectacular. La forma de la Plaza facilita la íntegra visión de tal obra maestra arquitectónica. El momento de abandonar esa plaza se hace de rogar, pero aún falta ver el interior, el cual no tiene desperdicio. Al entrar se pueden observar una gran cantidad de arcos y vueltas arrojando una tenue iluminación sobre la decoración y las estatuas de santos. Aunque hay quien prefiere verlo todo desde fuera, para ello recomendamos subir a la última planta del edificio Rinascente, al lado de la Plaza, donde se pueden disfrutar de una vistas privilegiadas y, sobre todo, gratuitas

4. Alcanza el Castillo de los Sforza, un castillo con mucho arte

Caminando por el Parque Sempione, para los que lleguen hasta el final encontrarán el gran Castillo Sforzesco. Este castillo se construyó en el siglo XIV convirtiéndose en uno de los símbolos emblemáticos de Milán, junto a El Duomo. Actualmente se encuentran una gran cantidad de museos variados como el Museo de Arte Antiguo, la Pinacoteca, el Museo Egipcio, el Museo de Prehistoria, el Museo de Artes Decorativas, el Museo del Mueble y el Museo de Instrumentos Musicales. Hay de todos los tipos y para todos los gustos, aunque la entrada es gratuita sólo el primer domingo de cada mes

Castillo de los Sforza (Milán)

5. Callejea por Brera, el lujoso barrio bohemio

El barrio de Brera es una zona de Milán conocida popularmente como «la bohemia de lujo», escogido como residencia por gran cantidad de artistas. Está considerada una de las zonas más auténticas de la ciudad por su ambiente cultural, intelectual, tranquilo y elegante. Un paseo por esta zona incluye el bombardeo de imponentes edificios del siglo XVIII como el Palacio de Brera, el más destacado, donde se encuentra la Academia de Bellas Artes. Además, hay cuatro iglesias muy particulares: San Simpliciano, San Marco, Il Carmine y L’incoronata.

Barrio de Brera, en Milán

Callejear conlleva un sinfín de planes que puedes encontrar por el camino. Este barrio está lleno de cafeterías al aire libre, tiendas y restaurantes. Rebuscando por la calles se pueden encontrar servicios económicos de alta calidad. Para terminar, el Piccolo Teatro di Milano es una prueba de que Brena evoca al París más glamuroso y artístico.

6. Pasea por el Navigli, el barrio de los canales

Parece que la cosa va de pasear, todo un placer cuando el punto de mira es una preciosa ciudad llena de elegancia. Navigli es el barrio de los canales, un lugar ideal para disfrutar las últimas horas de la tarde, lo que incluye unas extraordinarias vistas del atardecer. Los colores del cielo se reflejan en el agua, lo cual cautiva a todo caminante que pase por la zona. Si además da la casualidad de que tu visita coincide con el último domingo del mes, te toparás con el Mercado de Anticuarios. El plan ideal para hacerse con alguna reliquia vintage que tanto están de moda.

El barrio Navigli (Milán)

Y sí aún tienes cuerpo para seguir andando, al recorrer todo el canal llegarás a Pavía. Como ves, el low cost está asegurado.

7. Visita el cementerio de Milán, un parque cultural

El cementerio municipal de Milán, con acceso gratuito, está entre los diez lugares más visitados de la ciudad. Este lugar nació a principios del siglo XIX con la idea de que no se tratase del típico cementerio lúgubre, oscuro y escalofriante, sino más bien todo lo contrario. Está pensado para ser un lugar donde pasear y pasar el rato, por ello a su alrededor se encuentran distintos tipos de árboles, sobre todo cipreses, esculturas italianas, estatuas representativas de la historia de Milán, templos griegos e incluso una reproducción de la popular columna de Trajano. Además, en el cementerio están enterrados personajes milaneses célebres en forma de museo al aire libre.

El cementerio de Milán

8. Rodéate de cultura en la Scala de Milán

El Teatro alla Scala de Milán es uno de los teatros de ópera más prestigiosos del mundo. Para muchos profesionales de la ópera actuar en este emblemático teatro es todo un acto de consagración. Para nosotros, como turistas, puede ser una agradable visita. Y es que, además de ver el lugar donde se estrenaron buena parte de las óperas de Verdi y otros títulos memorables como Madame Butterfly de Puccini, el Teatro alla Scala cuenta con un interesante museo de trajes, bustos y demás enseres relacionados con el mundo de la música. ¡Y todo por 7 €!

Teatro alla Scala (Milán)

 

IMG: iStock, Pixabay, deviajeporitalia.com

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti