El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

¿Conoces las plazas con más encanto de España? Te presentamos una selección de las mejores.

Una ciudad es, en gran parte, sus plazas. En ellas se dan cita arquitectura, espacio urbano y paisanaje: son, en suma, los mejores lugares para tomar el pulso a una ciudad. España es un país repleto de plazas de gran belleza, de las cuales no pocas se encuentran entre las más llamativas del mundo. Te proponemos un recorrido por algunas de ellas para tocar todos los palos: arte, grandeza, ambiente rural y tapeo.

Plaza Mayor (Salamanca)

Comenzamos majestuosos con una plaza no podía faltar en la lista. Plaza artística como pocas, es, además un hito arquitectónico construido durante la primera mitad del siglo XVIII. En ella participó Churriguera, el arquitecto cuya importante obra ha dado nombre a la versión más hispana del rococó: el churrigueresco. Este estilo se caracteriza por decoraciones abigarradas y, sobre esto, no hay duda: la Plaza Mayor de Salamanca es churrigueresca a chorro. Además, es un espacio agradable que invita a sentarse y disfrutar de las vistas y el pasar con una buena tapa. Te recomendamos también que la visites de noche, cuando luce espectacularmente iluminada.

Plaza Mayor (Salamanca)

Plaza del Obradoiro (Santiago de Compostela)

Decía García Márquez de que esta plaza era la única que le hacía dudar de que la más hermosa del mundo fuera la Piazza di Siena. No dudaremos en absoluto del criterio del Nobel colombiano. La amplitud, y la calidad de algunos de los edificios que la flanquean (El Palacio de Rajoy, el Hostal de los Reyes Católicos), sin duda que la sitúan como una de las plazas más sobresalientes de España. Además, la imponente fachada barroca de la Catedral le impone un protagonismo es sin duda un gran premio a todo aquel peregrino que, tras innumerables fatigas, consigue por fin llegar a su destino.

Plaza de España (Sevilla)

Construida con motivo de la Exposición Universal Iberoamericana de 1929, es un espacio absolutamente fastuoso cuya estética bebe de toda la tradición hispana (e hispanoamericana). Esta es la razón del look neobarroco en el que no faltan tampoco otras referencias a la tradición arquitectónica española como es el uso de cerámica y artesonados. Además, sus enormes dimensiones subrayan la grandeza del conjunto: nada más y nada menos que 170 metros de diámetro. Sin embargo, lo más bonito es la idea que subyace en su diseño: la forma semicircular del edificio, como un abrazo a los pueblos hispanos y orientado al río Guadalquivir, una de los ejes comerciales entre América y España.

Plaza de Santa Ana (Madrid)

Como el colosalismo no es el único criterio, queremos traer a la lista una placita manejable y encantadora. Se ubica en el Barrio de las Letras, en pleno centro de Madrid y a unos diez minutos a pie de Sol. La reconocerás porque en ella se erigen las esculturas de Federico García Lorca y Calderón de la Barca. Dos presencias que no nos han de extrañar, dado que nos encontramos en el corazón del Madrid más literario. Por si fuera poca cultura, uno de los edificios cuya fachada principal da a esta plaza es el Teatro Español, uno de los más antiguos de Europa. Y, aunque tratándose de Madrid no hace falta decirlo, en ella encontrarás multitud de terrazas para tomarte algo mientras disfrutas de las vistas.

Plaza de Santa Ana (Madrid)

Plaza de España (Vitoria)

Si la Plaza Mayor de Salamanca era el espacio urbano rococó por excelencia de España, podríamos decir que su homónima alavesa es la referencia en cuanto a estilo neoclásico aplicado a entornos urbanos. Inaugurada a finales del siglo XVIII fue tal su impacto que, de hecho, es el modelo en el que se inspiraron las plazas mayores de Bilbao y San Sebastián. Equilibrio, mesura y líneas rectas es lo que prima en el diseño de esta plaza. Te aconsejamos que te dejes caer por ella los domingos, días en los que se celebra un interesante mercado de coleccionismo.

Plaza España de Vitoria

Plaza de la Lonja (Palma de Mallorca)

Optamos en esta ocasión por una plaza que es una auténtica joyita. La Plaza de la Lonja rehuye del colosalismo y del diseño «de autor» que caracteriza a otras plazas de la lista. Sin embargo, ni lo necesita ni lo echarás de menos cuando la visites. Esta coqueta plaza está dominada por la Lonja de Palma, un soberbio edificio gótico que sirvió de inspiración para su homónima valenciana que ostenta la consideración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No es una plaza cerrada, y esto es lo mejor, dado que en uno de sus lados da al paseo marítimo. Arquitectura exquisita y de bolsillo, edificios tradicionales, el mar y múltiples terrazas para tomar algo: ¿se puede pedir más? En definitiva, un atractivo que no es de temporada. Visitarla en temporada baja es una buena opción que te ahorrará masificaciones. Sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de vuelos baratos a Mallorca desde 20 € que ofrecen en otoño e invierno aerolíneas como Ryanair.

Plaza de la Lonja (Palma de Mallorca)

Plaza Mayor (Madrid)

La Plaza Mayor de Madrid es probablemente una de las plazas de esta tipología más descollantes de España. Históricamente ha desempeñado funciones que iban más allá a la de simple lugar de tránsito, pues no pocas veces en el pasado albergó corridas de toros y autos de fe. Debido a un incendio, fue remodelada por Juan de Villanueva, el arquitecto al que también debemos otro de los símbolos de Madrid: el Museo del Prado. Villanueva, entre otras muchas modificaciones, cerró la plaza (pues antigüamente los edificios que la flanqueaban eran discontinuos) y le otorgó esa prestancia que hoy la hace tan característica. Recientemente, el Ayuntamiento de Madrid instaló zonas de césped perfectas para tumbarse allí y pasar unas horas tan ricamente.

Plaza Mayor de Madrid

Plaza del Coso (Peñafiel)

No es necesario desplazarse a las grandes ciudades españolas para disfrutar de hermosas plazas. Si nuestra opción es el turismo rural, en Peñafiel (Valladolid) encontraremos otra de las plazas más interesantes del país. La conocida como Plaza del Coso es, además de Plaza Mayor, un espacio multiusos, de manera muy similar a lo que ocurría antaño con la Plaza Mayor de Madrid. En ella antiguamente se celebraban justas, aunque hoy en día, ya pasada la moda de arremeterse con lanzas a lomos de un caballo, se reserva su espacio para corridas de toros. Además, la Plaza del Coso cuenta con un inusual bonus track: desde ella podrás divisar el Castillo de Peñafiel, que se alza orgulloso en un cerro dominando la localidad.

Plaza del Coso

IMG: iStock; Wikipedia; miradormadrid.com; inpalma.com

 


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti