El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Desde Dubái y justo antes de volar a Argentina, Lucía y Rubén, del blog “algo que recordar”, han tenido tiempo para hablar con nosotros sobre su “enfermedad viajera”, su vuelta al mundo… y también de San Valentín y de cómo es viajar en pareja.

  • Hola Lucía y Rubén, ¿cómo os presentarías a vosotros mismos?

Una madrileña a la que nada le da miedo. Extrovertida, humilde, con ganas de saberlo todo… de verlo todo… de probarlo todo. Un canario sin acento. Con gran capacidad de adaptación, con su cámara a cuestas, con su seguridad y tranquilidad ante la adversidad. Ella se llama Lucía… él Rubén y ambos, son algoquerecordar. Un sueño que tuvieron por separado antes de conocerse y que se decidieron a cumplir gracias a que ahora están juntos.

Ex-publicitarios los dos, la Iglesia les unió en el menos estricto sentido de la palabra ya que fue rodando un anuncio para la misma. “Algo que recordar” es renunciar a la repetición del mismo día de oficina gris para vivir experiencias que merezcan la pena ser contadas algún día a sus hijos… a sus nietos… y que de momento, van dibujando en su blog, como si del trailer de una película se tratara.

  • ¿Dónde estáis en este momento?

Ahora mismo en Dubái pero, cuando otros ojos lean estas líneas, estaremos ya en Argentina. Qué curiosa es a veces la trivialidad del espacio y del tiempo… y qué rápido pasa.

  • ¿Y cuál es vuestro siguiente destino?

Después de Argentina viene Chile a la que casi siempre persigue Bolivia, mientras Perú vigila de cerca. Colombia, Costa Rica y Panamá esperan su turno. Cuba y México serán el postre… y esperamos que EE.UU. sea una digna sobremesa. Siempre y cuando nos duren los recursos, porque de ganas vamos con el depósito lleno.

El síndrome del eterno viajero…

Nota: vídeo de su canal de youtube algoqrecordar
  • ¿Cuándo “contrajisteis” la enfermedad del viajero eterno? ¿cuáles fueron los primeros síntomas?

Esta enfermedad la traíamos de serie. A Rubén se la pegó su padre y los continuos desplazamientos familiares de trabajo en trabajo, de ciudad en ciudad, de colegio en colegio, de amigos en amigos. A Lucía la metieron desde bien pequeña en una tienda de campaña de la que nunca ha querido salir. A los 2 meses por primera vez. La aventura, el riesgo y lo desconocido la persiguen… y ella, se deja querer.

  • ¿Es contagioso?

Lo normal es que sea “una enfermedad” que se trae de serie. Hay gente que es muy, pero que muy feliz con una vida en la que lo tiene todo controlado. Con la familia cerca. Sabiendo lo que va a ocurrir mañana… y pasado… y al otro. No necesitan “colgarse de una mochila” y no saber si van a tener que dormir en la calle algún día. No lo quieren. No lo desean. Esa forma de vida es tan válida o más que esta. Es una cuestión de preferencias. De prioridades. Eso sí… es una enfermedad altamente contagiosa si se prueba. Y mucho.

  • ¿Os gustaría “curaros”?

No. Es más… no creemos que haya vacuna para esto. Puedes estar en cuarentena de vez en cuando, pero tiene pinta de ser crónico. Las recaídas parecen garantizadas.

San Valentín

  • Se acerca el día de los enamorados, y es inevitable hacer preguntas de este tipo…

Pregunta, pregunta…

  • ¿Cuál es la mejor parte de realizar un gran viaje con tu pareja?

No hay nada mejor que, cuando estás delante de un amanecer increíble, de un templo imposible o de una escena cotidiana imperdible… poder mirar a un lado y encontrar a alguien a quien quieres con quien compartir ese momento. y lo mejor de todo es saber que, en el futuro, podrás volver a ese momento tan especial cuando quieras con sólo utilizar las palabras mágicas: “Recuerdas cuando estuvimos en…”algo que recordar

  • ¿Y lo peor?

Que tenemos biorritmos diferentes. Lucía es animal nocturno y duerme mucho por las mañanas. Rubén prefiere el día y se levanta al alba. No hay coordinación, aunque nos esforzamos para conseguirla. Pero bueno… esto también nos pasaba en Madrid.

  • ¿Algún consejo para una “parejita” que vaya a realizar su primer gran viaje juntos? ¿algo a tener en cuenta para acabarlo juntos también?

No vamos a decir que “cada pareja es un mundo”… en su lugar diremos que todos sabemos de qué estamos hechos y cómo responde la otra persona a según qué estímulos. Eso sí, en un viaje largo… con la mochila a cuestas… donde el presupuesto es limitado y las experiencias muy intensas… puede pasar de todo. No está de más “probarse” en un viaje relativamente corto (tres semanas o cuatro).

Lo suyo es no elegir un país excesivamente exigente en cuanto a los sacrificios y renuncias que hay que hacer. Si todo va bien… lo ideal es pasar al nivel 2.

  • En lo que lleváis de vuelta al mundo, ¿cuál ha sido el destino más romántico que habéis visitado?

Más que de destinos románticos, hablaremos de momentos románticos… Al fin y al cabo, un viaje no lo hacen los sitios sino las cosas que te pasan en él. Por eso, nos quedamos con una puesta de sol en Tanjung Puting, un amanecer en Bagan, cuando nos perdimos en la selva de Taman Negara y tuvimos que pasar la noche subidos a la rama de un árbol, cuando nos hicimos un tatuaje de nubes que juntas forman un cielo en Cameron Highlands y cada mañana… cuando Lucía recibe religiosamente su dosis de besos para despertarse. Cuando sólo das el 40% en una relación… seguro que hay alguien dando el 60% restante.algo que recordar

  • ¿Cómo tenéis previsto pasar San Valentín?

A decir verdad, no somos muy de celebraciones programadas. Este tipo de reafirmación global del amor a través de un regalo, no van mucho con nosotros. Nos gusta más demostrar las cosas el resto del año o, al menos, intentarlo. Con un solo día no basta y la improvisación y la sorpresa funcionan mejor que “dar por hecho algo”.

Pero como no queremos mancillar el nombre de San Valentín que para muchos significa algo… tendremos el detalle de acordarnos de esta pregunta y… comernos un helado a medias. Con babas y todo.

Foto: algoquerecordar

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


6 comentarios to “Lucía y Rubén, una pareja de eternos viajeros

  1. 🙂 No esta mal, pero yo llevo 3 años dando la vuelta al mundo en Velero con mi pareja y por ahora no existen zapatos para caminar por las aguas y airearme un poco cuando los dos necesitamos nuestro propio espacio . ( afortunadamente hasta el momento y tras chocar contra un arrecife y pasar un ciclón, no hemos necesitado escapar el uno del otro). Lo cierto es que el vivir en un espacio tan pequeño , sin intimidad de ningún tipo , une mucho. 🙂 Feliz San Valentin.

    1. Bueno… a estos casi 8 meses de viaje ya, tenemos que sumarle un año y medio que estuvimos trabajando en una agencia de publicidad. Cuentas con creativo. Codo con codo… briefing con ideas. Oficina con casa. Quizá eso es algo más duro y aún así, nunca corrió la sangre. Más bien al contrario : )

  2. Enhorabuena por el video! Ya lo teníamos visto 😉 Estamos totalmente identificados con esa enfermedad, auqnue cuando nosotros nos encontramos realmente “enfermos”, es cuando estamo en casa…
    Ánimo con vuestro gran viaje y mucha fuerza de Que te quiten lo viajao!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti