El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Cómo disfrutar de los inacabables encantos a la vibrante capital aragonesa.

Fundada en el año 14 a.C, Zaragoza es una ciudad antigua y muestra viviente de aquel dicho según el cual quien tuvo, retuvo. Caesaragusta, Saraqusta, Zaragoza y «Zaragón», como la denominan hoy en día algunos debido a que concentra buena parte de la población de la región, han sido los diferentes nombres de la ciudad a lo largo de su dilatada historia. Hoy es la capital de Aragón, una ciudad coqueta y vibrante de alrededor de 650.000 habitantes. Durante mucho tiempo se la llamó la «Florencia hispana» dada la apabullante herencia arquitectónica y artística, hoy desgraciadamente mitigada a causa de la Guerra de Independencia. Sin embargo, sigue siendo una ciudad con mucho que ver. ¡Anímate a descubrirla!

Basílica del Pilar

La Catedral-Basílica del Pilar es un templo singular no sólo en el conjunto de España sino de toda la Cristiandad. Y es que podría tratarse del primer templo de advocación mariana de la historia. Un punto muy discutido que, sea como sea, no resta ni suma un ápice de belleza a este templo. Iniciado en el siglo IX, fue con el tiempo enriqueciéndose con diversos estilos, desde el mudéjar hasta el barroco, estilo este último con el que luce orgullosa hasta el día de hoy. No es necesario subrayar su majestuosidad, dado que es algo que salta a la vista (sobre todo al ser contemplada desde el Puente de Piedra), pero sí vale la pena mencionar la exuberancia de su interior. De hecho, en él podrás admirar dos frescos de Goya, el pintor mañico por excelencia.

La Basílica del Pilar, en Zaragoza

Aljafería

Probablemente, junto con la Mezquita de Córdoba y la Alhambra de Granada, la Aljafería es el monumento más destacado de la herencia musulmana en España. Construida en el siglo XI como residencia real de los reyes de la taifa de Saraqusta, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y no es para menos, dadas las bellezas que, al igual que lo que ocurre con la Alhambra y la Mezquita, no son tanto exteriores sino que se concentra en su exuberante interior. Y es que la decoración que presenta es de una fantasía insuperable, especialmente en el Salón Dorado. Cuenta también con espacios abiertos que, como el Patio de Santa Isabel, es tan hermoso y ameno que nada tiene que envidiar a los patios de la Alhambra. En definitiva, una visita que no puedes dejar pasar si visitas Zaragoza.

La Aljafería de Zaragoza

Plaza del Pilar

La Plaza del Pilar es el espacio más significado de la ciudad, literalmente su escaparate, pues a ella dan muchos de los monumentos que, como la propia Basílica-Catedral, la Lonja, el Ayuntamiento o la Seo son icónicos de Zaragoza. Se trata de una plaza tan enorme que en ella también tienen cabida el Monumento a Goya y la Fuente de la Hispanidad, una curiosa fuente que, vista desde arriba, presenta la forma de Hispanoamérica. Además, es una buena zona para sentarse a descansar mientras tomas el pulso de esta vibrante ciudad.

Plaza del Pilar, en Zaragoza

El Tubo

Si después de tanta cultura necesitas descansar y tomarte una tapa, el mejor sitio para hacerlo es el conocido como el Tubo. Se trata de un conjunto de calles del centro histórico atestadas de bares y restaurantes. Las calles que componen este especial enclave zaragozano son  4 de Agosto, Mártires, Libertad, Ossau, Cinegio, Estébanes, Blasón Aragonés, Pino y Plaza Sas. En ellas encontrarás, literalmente de todo. Por cierto, que si quieres aprovechar tu paso por El Tubo para probar las delicias de la ciudad, te aconsejamos especialmente que cates el lomo a la zaragozana, las migas aragonesas, el pollo al chilindrón o el ternasco de Aragón.

Mercado central

Aunque si lo que quieres es sumergirte en los olores y sabores de Zaragoza, nada mejor que darte un salto al Mercado Central. Se trata de un edificio construido a finales del siglo XIX en piedra, hierro y vidrio. Una auténtica maravilla arquitectónica que atesora en su interior auténticas delicias culinarias. En él encontrarás de todo: carnes, pescado, verduras, charcutería, pollería e incluso puestos de restauración en donde probar algunas de las especialidades zaragozanas. Si estás decidido a visitarlo, reserva tus vuelos baratos a Zaragoza teniendo en cuenta que su horario de apertura es de 9 y 14 horas por la mañana y de 17:30 y 20 horas de lunes a viernes y entre las 9 y 14:30 horas los sábados.

Mercado central de Zaragoza

Museo Goya

No puedes marcharte de Zaragoza sin presentar tus respetos a uno de los mañicos universales: Francisco de Goya y Lucientes. Puedes aproximarte a su colosal figura a través del Museo Goya ubicado en la calle Espoz y Mina. En su interior podrás conocer más de cerca la obra del pintor, especialmente la serie completa de grabados que tanto han influido en la Historia del Arte. De hecho es el único museo del mundo que presenta todos los grabados de Goya de manera permanente, por lo que vale mucho la pena que no dejes escapar esta visita. Y todo por un precio más que razonable: 6 euros.

Belchite

¿Y por qué no complementar tu visita a Zaragoza con una escapada a sus alrededores? Existen muchas opciones estupendas, aunque te traemos una de las más sobrecogedoras: el pueblo fantasma de Belchite. Se trata de un testimonio vivo de la destrucción de la guerra. Podrás transitar por sus destruidas calles y acceder a sus iglesias de bóvedas derruidas y totalmente abiertas al cielo. Es sólo una opción de escapada; de hecho, hay muchísimas más, como te mostrábamos en este artículo sobre qué ver en los alrededores de Zaragoza. Belchite puede ser una manera de empezar, dado que se encuentra a tan sólo 40 minutos de Zaragoza, aunque puedes diseñar tu itinerario y realizarlo cómodamente con un alquiler de coches en Zaragoza.

Ruinas de Belchite, en la provincia de Zaragoza

IMG: iStock.


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti