El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Te descubrimos los encantos de Santander, una ciudad que merece ser redescubierta.

Muy a menudo identificamos Cantabria como un destino ideal para el turismo rural, paisajístico y costero. Algo que es sin duda cierto aunque propicia que desgraciadamente su hermosa capital quede en ocasiones en un segundo plano. Sin embargo, Santander es una ciudad que bien vale una visita dado los encantos que atesora y que no son debidamente conocidos. En este artículo te mostramos cómo sacarle todo el jugo a la capital cántabra.

Plaza del Ayuntamiento

Una buena toma de contacto con Santander es su Plaza del Ayuntamiento. Un espacio dominado por la imponente Casa Consistorial erigida a comienzos del siglo XX en un florido estilo ecléctico típico de la época. Lo mejor de todo es que esta plaza te proporcionará la base desde la cual explorar la vibrante vida urbana de Santander. Y es que en esta plaza arrancan una serie de calles dominadas por su carácter comercial. Nos referimos, por ejemplo, a las calles Isabel II, Juan de Herrera o la calle de Los Escalantes, por la cual llegaremos al Mercado de la Esperanza.

Plaza del Ayuntamiento (Santander)

Plaza porticada

La plaza de Pedro Velarde, más conocida como la plaza porticada, es un buen ejemplo de la arquitectura del centro de Santander. Un breve paseo por su casco histórico te descubrirá unas calles eclécticas, en las que conviven edificios de gran antigüedad con monumentos, que si bien mantienen una apariencia clásica, son muy modernos. Están, de hecho, construidos en el denominado estilo herreriano, un estilo popular en el primer franquismo dada su monumentalidad, contundencia y evocaciones históricas (pues el estilo herreriano se inspira en las obras de Juan de Herrera, el arquitecto de El Escorial). La profusión de este estilo tiene un motivo muy concreto: el devastador incendio ocurrido en 1941. Muchos de los edificios dañados fueron reconstruidos utilizando preferentemente la arquitectura de tipo herreriano. Posiblemente uno de sus ejemplos más acabados y hermosos es esta plaza porticada presidida en su centro por una escultura del militar español Pedro Velarde.

Plaza porticada de Santander

Plaza del Cañadío

Si lo que quieres es vivir el dinamismo de Santander sobre todo por la noche, la Plaza del Cañadío es tu mejor opción. Se trata de un espacio urbano muy frecuentando por locales, especialmente los más jóvenes, en buena parte dada la amplia oferta de restauración y ocio nocturno que se despliega por sus calles aledañas. De todos modos, si ya no estás para esos trotes, visitar la Plaza del Cañadío es siempre recomendable. Puedes dejarte caer por ella de día, dada la belleza de la Iglesia de Santa Lucía que la preside, así como las hermosas fachadas de los edificios tradicionales con sus características balconadas cerradas.

Playas del Sardinero

Sin duda uno de los atractivos de Santander son sus playas abiertas al Atlántico. Si te apetece algo de playeo o, simplemente, disfrutar de un buen paseo al lado del mar, este es tu lugar. El Sardinero comienza en la curva de la Magdalena y finaliza en la conocida como segunda playa del Sardinero. Una notable longitud unida a sus 80 metros de anchura, una circunstancia que propicia que, en sus momentos de máxima ocupación, sea una playa urbana muy masificada. Eso sí, allí podrás contar con todos los servicios, desde alquiler de hamacas y sombrillas a aseos.

El Sardinero (Santander)

Funicular Río de la Pila

Este funicular inaugurado en 2008 une la calle Río de la Pila con la calle Prado de San Roque. Su propósito es salvar el fuerte desnivel que presenta la ciudad en esa zona. Lo mejor es que su acceso es gratuito y puedes llevar contigo tu bicicleta. Asimismo, las vistas de Santander que te brindará el itinerario en este funicular son, simplemente, espectaculares.

Mercado de la Esperanza

Una oportunidad inigualable de sumergirse en los sabores y aromas de Santander. Este mercado fue construido a inicios del siglo XX aunque reformado más adelante a raíz del incendio de 1941 que te mencionamos anteriormente. Como no puede ser de otro modo tratándose de una localidad de honda tradición pesquera, en el Mercado de la Esperanza encontrarás un gran surtido de todos los productos del mar que puedas imaginar. El horario de apertura de este impresionante mercado es es de lunes a viernes entre 8 y 14 horas y entre 17 y 19,30 horas y los sábados entre 8 y 14 horas. es Además, el la misma plaza del mercado podrás encontrar mercadillos de frutas y verduras (los martes, viernes y sábados), así como puestos de productos textiles y complementos (los lunes, miércoles y jueves). Si ya has decidido que su visita es un must de tu viaje, reserva tus vuelos baratos a Santander teniendo en cuenta estos horarios de apertura.

Mercado de la Esperanza, en Santander
La plaza de la Esperanza

Palacio de la Magdalena

Este palacio es uno de los ejemplos de arquitectura civil de principios del XX más interesantes de todo el Norte de España. Se ubica en la Península de la Magdalena, un enclave que ya de por sí hace interesante su visita dadas las majestuosas vistas. Sin embargo, lo mejor es la calidad del edificio, elaborado en un eclecticismo y modernismo característicos de la época. Tanto empeño y belleza tuvieron un objetivo muy claro: servir de regalo a Alfonso XIII para que lo usara de casa de veraneo. Inevitablemente, el uso de este edificio fue en lo sucesivo variando según las vicisitudes políticas del país. Hoy puede visitarse de lunes a viernes entre 11 y 13 horas y entre 16 y 18 horas y los sábados y domingos entre 10 y 12:45 horas.

Palacio de la Magdalena, en Santander

Santillana del Mar

Santander es una ciudad muy manejable que puede verse en relativamente poco tiempo. Es por ello que si te has quedado con más ganas de explorar los encantos de Cantabria puedes darte un salto a una de sus localidades más emblemáticas: Santillana del Mar. Ubicada a tan sólo 30 minutos en coche de Santander, en esta localidad de apenas 4.000 habitantes podrás disfrutar de varios atractivos turísticos: la románica Colegiata de Santa Juliana y, sobre todo, las cuevas de Altamira, un prodigio de la cultura humana declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Estas cuevas se ubican a las afueras del casco urbano, por lo que un alquiler de coches en Santander es una gran opción para descubrir esta apasionante región.

Santillana del Mar (Cantabria)

IMG: iStock; Wikipedia.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

footer logo
Hecho con para ti