El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Hoy te mostramos cómo sacarle el mayor partido a esta ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Tarragona es una de esas ciudades que deberían ser mucho más conocidas. Acaso el brillo de la cercana Barcelona ha causado que incluso hoy se mantenga en un inmerecido segundo plano. Y es que esta ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO es un precioso casco viejo medieval recubierto de vestigios romanos de gran calidad. No en vano fue la capital de la provincia romana Tarraconensis. Aunque si esto podía llegar a ser poca cosa… ¡está bañada por el Mediterráneo! Si quieres explorarla bien, sigue leyendo, ¡te sorprenderá el encanto que puede llegar a atesorar!

Catedral

Comenzamos por la parte medieval de Tarragona, la que se ubica en la parte alta de la ciudad. Sin duda de los monumentos que más destacan es su catedral. Erigida en el siglo XII y XIV es, como todo en Tarragona, un remedo de su pasado romano. En este caso, el templo cristiano se erige en el antiguo templo romano. Algo que, veremos, se repite en otros espacios urbanos que aprovechan el antiguo trazado. Sin duda, lo que más destaca de esta construcción es su enorme rosetón de 11 metros de diámetro. Aunque el interior no le va a la zaga: vale mucho la pena que te internes en su claustro, un espacio apacible de equilibrada arquitectura.

Catedral de Tarragona

Torre del Pretorio

Seguimos con la herencia medieval de Tarragona, esta vez con una imponente torre gótica, ubicada en la Plaza del Rey. Una construcción erigida en el siglo XII que sirvió de residencia para las más variopintas personalidades, especialmente reyes y aristócratas. Además, tiene la particularidad de que si accedes a su interior podrás ver lo que queda del antiguo circo romano. Construcción sobre la que esta torre está parcialmente construida. Aunque si lo que prefieres es disfrutar de las vistas, nada mejor como subir a la azotea y disfrutar de las mejores panorámicas.

Plaza del Pretorio (Taragona)

Plaza del Pallol

No podíamos dejar el recorrido medieval por Tarragona sin mencionar esta coqueta plaza. Presidida por un edificio gótico que hoy hace las veces de Oficina de Turismo, se trata de un espacio agradable y de una atmósfera especial. Pero, como todo en Tarragona, tiene un origen romano. De hecho, aún conserva restos del Foro romano, el antiguo uso urbano que se daba a esta plaza.

Plaza del Pallol (Tarragona)

Una vuelta por la herencia romana

Hay mucho, mucho que ver. Lo mejor es que empieces por la Plaza del Foro. Una animada plaza donde antes se ubicaba en Foro Provincial romano. Hoy es un espacio de lo más ameno para sentarse en una de sus múltiples terrazas mientras se contemplan las ruinas romanas que siguen resistiendo el paso del tiempo.

Plaza del Foro (Tarragona)

Si te interesa una experiencia algo más museística, siempre puedes visitar el Museo Arqueológico, donde podrás contemplar vestigios de todo tipo, incluidos extupendos mosaicos. Aunque si lo que te apetece es que la historia vaya saliéndote al paso, nada mejor que realizar el conocido como Paseo Arqueológico. Dicho paseo transcurre paralelamente a la muralla romana que hoy en día se conserva. Algo más de 1 km de longitud, un tercio de lo que se estima que midió la muralla original. Sin embargo, es una experiencia de lo más agradable y cultural; y, encima, por un precio más que interesante: 3 €.

Murallas de Tarragona

Anfiteatro romano

Probablemente una de las joyas arquitectónicas de la ciudad, en parte por su apreciable estado de conservación. Construido en el siglo II, se puede apreciar la típica forma de los anfiteatros, más tendentes a la elipsis que al hemiciclo (más propio de los teatros romanos). Aunque lo que sin duda destaca de esta construcción es su ubicación cercana al mar. Un lugar, sin duda, en el que tomar las mejores instantáneas. Por cierto, si quieres visitar un teatro romano, Tarragona, como no podía ser menos, también alberga uno. Aunque peor conservado que el anfiteatro y todavía en proceso de museificación, puede ser una interesante visita si te apasiona todo lo relacionado con la Roma antigua.

Anfiteatro romano de Tarragona

Balcón del Mediterráneo

Este mirador al mar puede ser una gran ocasión para acercarse a la Tarragona más moderna. De hecho, se ubica al final de su Rambla Nova, un bulevar abierto en el lugar donde antes se extendía parte de la antigua muralla. Hoy es una calle comercial y vibrante, por lo que puede ser una gran idea el enfilarla para desembocar en el Balcón del Mediterráneo. Allí, además de un ambiente muy concurrido, tendrás estupendas vistas al mar y al puerto.

Balcón del Mediterráneo

El Serrallo

Ahora nos vamos a la Tarragona tradicional, la representada por su barrio marinero. Un área que se abre al mar y va obsequiando al paseante con los colores vivos de sus fachadas. Además, se trata de una zona con una amplia oferta de restauración. Bares, terrazas, restaurantes… Y para todos los gustos, desde los más asequibles a los más gourmet. Incluso, si estás a tiempo, podrás comprar pescado fresco traído por los propios marineros.

Serrallo (Tarragona)

Una escapada: el Puente del Diablo

Le llamamos una escapada, pero este acueducto está tan cerquita de Tarragona (a 4 km de la ciudad) que prácticamente es una breve excursión. Construido en el siglo primero antes de Cristo, se trata de un muy bien conservado acueducto. Presenta una longitud de más de 200 metros y, en algunos tramos, puede alcanzar una altura de casi 30 metros. En fin, una visita obligada para los amantes del arte en general y del periodo romano en particular.

Acueducto de Les Ferreres (Tarragona)

Viajar a Tarragona: información práctica

¿Cómo llegar a Tarragona?

Tarrragona no cuenta con aeropuerto propio, así que lo mejor es desplazarse a ella desde los aeropuertos cercanos. Es decir, desde Barcelona, Reus, Valencia y Gerona. Lo más habitual para visitarla es reservar unos vuelos baratos en Barcelona y, una vez allí, desplazarse a Tarragona en autobús o en un alquiler de coches.

¿Cuándo es el mejor momento para visitar Tarragona?

Con su clima Mediterráneo, Tarragona es una ciudad que puede visitarse en cualquier momento del año. Sobre todo si te desplazas a ella atraído por su encanto cultural. En cambio, si te apetece combinar el cultureo con una buena dosis de playa, evidentemente, no hay mejor época que el verano.

¿Cómo moverse por Tarragona?

Tarragona es una ciudad pequeña, por lo que moverse por ella a pie no presenta mucho más problema. Además, sus encantos están a menudo muy juntos, por lo que no será imprescindible tomar el transporte público. Pese a ello si tienes previsto hacerlo, Tarragona cuenta con una red de autobuses urbanos con 19 líneas. El coste del billete sencillo es de 1,50 €.

También te podría interesar…


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


4 comentarios to “Qué ver y hacer en Tarragona: un balcón romano y medieval sobre el Mediterráneo

  1. La plaza no se llama Mayol…si no Payol…y el puente Ferrerias no es ..es el Pont del Diable…para que lo corrijan..muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

footer logo
Hecho con para ti