El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

Una tierra casi desconocida, la auténtica “finisterre” de Europa. De nombre conocido por todos debido al anticiclón que tanto influye en el clima peninsular, las Azores, un pequeño paraíso de nueve islas volcánicas: Sao Miguel, Faial, Pico, Sao Jorge, Terceira, Santa María, Graciosa, Flores y Corvo.

Situadas a 1500 kilómetros de la costa portuguesa, las Azores pertenecen a Portugal y forman parte de la Unión Europea a todos los efectos, denominándose como región ultra periférica. Lo cierto es que son un espectáculo natural, este conjunto de islas en mitad del atlántico ha evitado la explotación turística humana que tanto ha desvirtualizado tantas y tantas otras regiones. Pero, ¿por qué visitarlas?

Cascata do Poço do Bacalhau – Azores – isla de las Flores

De origen volcánico, nos muestran un litoral escarpado, con una flora de llamativos colores y una fauna marina realmente diversa, destacando los delfines y ballenas tan fáciles de ver en estas tierras insulares. De hecho, la tonalidad de la propia luz en las islas viene marcada por la vegetación que las cubre, creando unos paisajes de un atractivo considerable. Estas son solo algunas de las razones que la hacen ser un completo espectáculo natural y visual.

Distribución de las islas

Las 9 islas se pueden dividir en tres grupos:

  • Las islas del este, Santa María y Sao Miguel: fueron las primeras en ser descubiertas, allá por el siglo XV. A día de hoy son las más pobladas y más frecuentadas por los turistas. Sao Miguel tiene el mayor aeropuerto del archipiélago. Es también la isla que alberga la ciudad más importante de Azores: Ponta Delgada. Una ciudad que, al igual que la isla, es muy pequeña por lo que el alquiler de coches es una gran opción para conocer a fondo su riqueza natural.
  • Las islas centrales, son Faial, Terceira, Graciosa, Sao Jorge y Pico. Cada una con sus peculiaridades, caso de Faial, que se puede considerar la isla de las flores, o Terceira, la “más humana” con sus numerosas fiestas tradicionales.
  • La islas extra occidentales, Flores y Corvo, son las más aisladas. Su naturaleza imponente se mezcla con la paz que se respira en estas islas.

En todas ellas podemos disfrutar de su peculiar naturaleza, de la paz atemporal que se respira por sus calles y caminos, de la bondad y calma de la cultura portuguesa y su arquitectura, sin olvidar el particular rumbo que toman las cosas cuando se desarrollan en un entorno más aislado de lo habitual como es el caso.

Vistas de las Azores desde el mar

Para llegar a las Azores tenemos que volar con una de las compañías portuguesas, bien con TAP o bien con SATA (especializada en las islas), por lo que tendremos que hacer escala o salir de Portugal. La mejor época del año quizás sea el verano, con una media de 25 grados y sin las lluvias tan habituales el resto del año.

En cualquier caso, si quieres conseguir un vuelo o alojamiento en las Azores, liligo.com te puede ayudar a encontrar los mejores precios de la red.

Y si ya conocéis las Azores o habéis tenido alguna experiencia interesante al respecto, no lo dudéis, ¡escribid vuestras opiniones o experiencias!


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Un comentario a “Tierra desconocida: las Azores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti