El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Con motivo del 400 aniversario de la muerte de Cervantes, hacemos un recorrido por las ciudades que marcaron su viajera y ajetreada vida.

Como sabes, este 2016 es el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes, una personalidad que no necesita de muchas presentaciones. Sin embargo, su vida, prolífica en peripecias y viajes, no es tan bien conocida. Y es que las experiencias del genial escritor alcalaíno no tienen nada que envidiar a las gestas de Don Quijote en cantidad de aventuras vividas y ciudades visitadas. Eso sí, los entuertos sufridos por Don Miguel, a diferencia de los de su inmortal personaje, fueron una estricta y, en ocasiones, durísima realidad. En este artículo te proponemos un recorrido por las ciudades de jalonaron la singular vida de Cervantes.

Alcalá de Henares

Ciudad que vio nacer a nuestro escritor en 1547. Es una de las razones por la que esta ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1998. En ella se puede visitar la casa natal de Miguel de Cervantes, convertida en un interesante y didáctico museo.

Monumento conmemorativo de Cervantes en su ciudad natal, Alcalá de Henares
Monumento conmemorativo de Cervantes en su ciudad natal, Alcalá de Henares

Madrid

Don Miguel se establece en 1566 en Madrid. Una estancia de apenas 3 años que sería decisiva para su futuro como literato, puesto que allí  asistió al Estudio de la Villa, en donde tomó clases de gramática de Juan López de Hoyos. Fueron años de aprendizaje en donde Cervantes se aficionó al teatro, género que siempre fue la niña de sus ojos y en el que hubiera deseado consagrarse como la máxima figura de su tiempo. Y lo hubiera podido ser, de no haber coincidido en el tiempo con un tal Lope de Vega.

Pintura de Madrid en el tiempo de Cervantes
Madrid en los tiempos de Cervantes

Roma

Cervantes llega a Ciudad Santa en 1569 por motivos que todavía no están suficientemente claros. Tal vez huyendo de la justicia o quizás para ponerse al servicio del clérigo Giulio Acquaviva, al que pudo haber conocido en Madrid.

Su estancia en Italia fue trascendental para su formación como escritor, dado que allí pudo conocer de primera mano la literatura italiana. Una nación que, en aquel entonces, era la madre de lo que hoy llamaríamos “últimas tendencias”. Algo que sin duda sirvió a Cervantes para forjar su estilo e imbuirse de la lírica renacentista italiana y sus grandes poetas.

En Italia realizará un peregrinaje a lo largo de algunas de las más importantes ciudades italianas como Venecia, Ferrara, Milán o Palermo. Tras esta serie de viajes se hace soldado y se embarca en las naves que tomarían parte en la batalla de Lepanto, en 1571. Una batalla trascendental que se inclinaría a favor de la coalición liderada por los españoles, pero que para Don Miguel se saldaría con severas heridas en la mano izquierda. Una circunstancia que le daría el sobrenombre de El Manco de Lepanto.

Gangas: vuelos Madrid – Roma en febrero por 38 euros

Nápoles

A pesar de las heridas en la mano izquierda, Miguel de Cervantes participó en otras acciones militares y continuó sus viajes a lo largo de Italia. Finalmente recaló en Nápoles, en donde viviría hasta 1575. En el regreso desde esta ciudad a España se produce uno de los acontecimientos más sombríos de su vida: una flota turca le captura y lo recluye en Argel.

Nápoles

Argel

En Argel es esclavizado y hecho cautivo, con la previsión de cobrar por él un cuantioso rescate. El cautiverio, que duró 5 años, estuvo jalonado por hasta 4 intentos de fuga por parte de nuestro protagonista. Sin embargo, finalmente sería liberado previo pago de los 500 escudos demandados. Como no puede ser de otra manera, este suceso tuvo hondo impacto en nuestro escritor, que en años sucesivos volvería a sus recuerdos de esta época con fines literarios. Y es que es difícil no pensar que su vivencia en Argel no estuviera detrás de la famosa reivindicación de la libertad hecha en El Quijote:

La libertad es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

Aguafuerte que recrea el cautiverio de Cervantes en Argel
Aguafuerte que recrea el cautiverio de Cervantes en Argel

Sevilla

Los siguientes años en la vida de Cervantes son los de su explosión literaria. Es la época de la publicación de La Galatea y de su matrimonio con Catalina de Salazar. Cervantes se instala en Sevilla en 1588 para desempeñar un oficio poco grato: el de recaudador de impuestos para sufragar las diversas batallas que en aquel entonces, y no eran pocas, libraba España.

Tras ser acusado de apropiarse de parte de aquel dinero, Cervantes es encarcelado en la Cárcel Real de Sevilla, en donde pasa cuatro meses. Allí, según él mismo, concibe la idea de Don Quijote de la Mancha.

Sevilla

Valladolid

Cervantes y su familia se establecen en Valladolid en 1604, una época en que la ciudad del Pisuerga era el lugar de residencia de la Corte de Felipe III. No era, sin embargo, la primera vez que Cervantes pisaba la ciudad castellana puesto que a los 4 años vivió una temporada con sus padres y sus hermanos.

Durante su segunda estancia en Valladolid, en 1605, se publica en Madrid la primera parte de Don Quijote de la Mancha (aunque entonces ni el propio Cervantes pudo preveer que habría una segunda). También en esta época comenzó a escribir algunas de las célebres Novelas ejemplares, que publicaría años después también en Madrid. Sin embargo, tampoco en Valladolid le abandonan los sustos, puesto que se vio implicado en un turbio incidente relacionado con un homicidio.

Imagen de la casa donde residió Cervantes en Valladolid
Casa de Cervantes en Valladolid

En 1607 volvería a Madrid, donde se establecería definitivamente. Allí impulsaría su carrera literaria -incluso conociendo el éxito- y fallecería en 1616. Poco antes, se había publicado la segunda parte de El Quijote; desde entonces, personaje y autor, leyenda y realidad, cabalgan juntos para que generaciones de desocupados lectores como nosotros les descubramos.

 

IMG: Estatua de Cervantes en Alcalá de Henares, por losmininos/Flickr; Casa de Cervantes en Valladolid/ Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes; Aguafuerte del cautiverio de Cervantes en Argel/ lillodelamancha.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


2 comentarios to “7 ciudades para descubrir a Cervantes

  1. Un artículo muy completo, dan ganas de hacer la maleta y seguir los pasos de Cervantes.

    El link de Francisco Javier Pérez no se corresponde, envía a un autor diferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti