El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   4 min lectura

Viajar respetando tus convicciones es posible. ¿Estás comprometido con un enfoque de cero residuos y planeas ir de vacaciones al otro extremo de Europa, o incluso del mundo? Que no cunda el pánico, muchos consejos te ayudarán a mantener tus buenos hábitos, ¡incluso lejos de casa! Compartimos contigo unos cuantos consejos para un viaje con cero residuos.

1. Lleva una botella de agua

La mayor fuente de residuos cuando se viaja suele estar relacionada con el consumo de agua embotellada. Así que el mejor consejo que podemos darte, para evitar consumir (y tirar) demasiada agua embotellada, es, por supuesto, llevar tu botella de agua contigo. ¿Y si el agua no es potable? Tienes dos opciones: utilizar pastillas potabilizadoras o cambiar tu clásica botella por una con filtro.

2. Opta por destinos Zero Waste

Por Zero Waste se conoce la iniciativa a nivel mundial a la que cada vez más países se están adscribiendo. La idea de esta iniciativa es que los países que se suman a ella adquieran compromisos de reducción de residuos. A menudo son acciones basadas en el reciclaje o en la conversión de residuos en abono. Existen países que están haciendo ya muy seriamente sus deberes. Optar por estos países a la hora de viajar puede ser también un modo de apoyar el trabajo que están realizando. Los que están haciendo más sus deberes son Noruega y Suecia y Alemania con tasas de reciclaje de residuos superiores al 65%.

3. Viajar con una bolsa de tela

En muchos países, las bolsas de plástico se siguen distribuyendo en los supermercados. Por desgracia, muchas de estas bolsas acaban en el fondo del océano una vez utilizadas. Para adoptar una actitud de cero residuos al hacer la compra en el supermercado, ¡viaja siempre con una bolsa de tela! Es pequeño, ligero y 100% práctico.

Bolsa de tela
4. Adaptar el neceser

Si ya eres una persona con cero residuos, no deberías tener ningún problema para armar tu propio kit de viaje ecológico. Cosméticos caseros, un cepillo de dientes reciclable, una taza o toalla de tela para las mujeres… ¡Sólo tienes que llevar tus productos habituales en lugar de depender de los supermercados locales!

5. Elige los mercados en lugar de los supermercados

En todo el mundo, los supermercados se encuentran entre los mayores productores de residuos. Los envases, las bolsas de plástico, los envoltorios… Para los entusiastas del residuo cero, son una auténtica pesadilla. Así que, a la hora de comprar, olvídate de ellos y descubre en cambio los mercados locales, donde, como ventaja, los productos son probablemente mejores.

6. Comprar recuerdos eco-responsables

¿Viajas pronto a Vietnam, Colombia o Italia? Muchos destinos turísticos cuentan con tiendas de recuerdos que atienden exclusivamente a los turistas. ¿El problema? La mercancía suelen ser manufacturas de mala calidad. Lo más probable es que tus recuerdos acaben en la basura al cabo de unos meses. Por ello, opta por la artesanía local, que suele ser más duradera.

7. Realizar actividades respetuosas con el medio ambiente

Las actividades suelen ser uno de los mejores recuerdos de los viajes. Pero en lugar de optar por actividades derrochadoras y contaminantes, lo mejor es apostar por otras más auténticas y respetuosas con el medio ambiente. Desde la recogida de basura en la playa hasta la protección de la fauna, hay muchas formas de hacer que tu viaje sea positivo para el planeta.

Recogida de residuos
8. Lleva tus propios utensilios de cocina

¿Estás acostumbrado a ir de picnic con regularidad cuando viajas? Comer pequeños platos en el mercado, tomar algo en la calle, picar especialidades locales… Por desgracia, todas estas degustaciones suelen implicar el uso de utensilios desechables (vaso, plato, cubiertos, etc.). ¿La solución? Llévate los utensilios de cocina (sobre todo el bento).

9. Reparar en lugar de comprar

Una tienda rota, una suela pinchada, una camiseta rota… Los viajeros nunca están a salvo de un pequeño percance. La opción más fácil suele ser recomprar el artículo dañado en lugar de intentar repararlo. Pero si coges una aguja e hilo, un tubo de pegamento y una correa, puedes arreglar casi todo.

10. Elige un alojamiento sostenible

Los hoteles son grandes productores de residuos. Minijabones y champús en envases de plástico, botellas de agua, bolsas de basura que se cambian cada día… Afortunadamente, hay muchas alternativas igual de cómodas: hoteles con cero residuos, estancias en casas de familia, ecolodges… ¡Hay más opciones de las que parece en un principio!

11. Concienciar a los viajeros sobre los residuos cero

Sabemos que nuestro comportamiento puede influir en el de los demás. No te decimos que te pases el viaje dando lecciones a otros viajeros, sino que les hagas pensar por sí mismos. Rechazar un vaso de plástico o una pajita, recoger un trozo de basura que haya caído al suelo, utilizar una botella de agua con filtro… Estos simples gestos pueden tener un impacto real.

Reducir el CO2 en nuestro viaje

También te puede interesar…

 


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

footer logo
Hecho con para ti