El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   3 min lectura

Sin necesidad de viajar al otro confín del mundo, y sin tener que arruinarse, se pueden observar mamíferos marinos en el mar u océano, en su habitat natural. No es tan fácil como ir a un parque acuático o zoo, pero, sin duda, ¡es mucho más bello!

Tras ver el documental Blackfish, que espoleó nuestra conciencia ecologista y animalista, publicamos un artículo preguntándonos si está bien asistir a los orca-shows y demás espectáculos en los que se usan animales. Pues bien, para que los que respondieron “no” —y para los que se quedaron con ganas de más después de leer nuestro artículo de lugares donde nadar con gigantes del mar—, a continuación proponemos una serie de viajes donde podrás disfrutar de la compañía de cetáceos en libertad.

Lugares para ver cetáceos en Europa

El estrecho de Gibraltar

El estrecho de Gibraltar, en el sur de la Península es un lugar privilegiado para observar numerosas especies de mamíferos marinos. La razón es muy simple: es un lugar de paso etre el Mediterráneo y el Atlántico para los cetáceos, teniendo una alta densidad entre abril y octubre.

Hay varias empresas que realizan excursiones de varias horas al encuentro de delfines o ballenas, desde Tarifa o Algeciras (si te pilla lejos, puedes buscar vuelos a Málaga o a Sevilla). Whale Watch Tarifa es una de ellas, pero si buscas un poco encontrarás más. Eso sí, antes de elegir una, te animamos a que investigues un poco, para asegurarte de que la actividad que realizan es respetuosa con los animales.

Bretaña

En las costas de esta región francesa no hay ballenas, pero sí varias especies de delfines y focas, y la bahía del Monte Saint-Michel es el lugar perfecto para esto. En este lugar, nosotros recomendamos ponerse en contacto con la asociación sin ánimo de lucro Al Lark.

En las islas de Sein u Ouessant también es fácil encontrar grupos de numerosos —y juguetones— delfines. Y no sólo eso, si tienes suerte, también aparecerá un “monstruo” de 10 metros de largo y 4 toneladas de peso, ¡el tiburón peregrino! Pero no te preocupes, a pesar de su apariencia, es un apacible gigante que se alimenta filtrando agua.

El Santuario Pélagos

Esta zona del mar Mediterráneo —unos 90 000 km² entre Francia, Italia y la isla de Cerdeña— está catalogada como Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo. Su condición viene dada a razón de sus poblaciones de rorcual, cachalote, delfín común, delfín mular, delfín listado, delfín gris, calderones y ballenatos. Sólo hay que navegar desde el continente a Córcega o Cerdeña para encontrarse con alguno de ellos.

Desde las localidades de Villefranche-sur-Mer o Beaulieu-sur-Mer, ambas en la Costa Azul francesa (puedes buscar vuelos a Niza para llegar allí), se organizan excursiones y actividades naturalistas. Y desde la cercana isla de Port-Cros, parque nacional, también se pueden observar varias especies de ballenas y delfines.

Algunos consejos

– Infórmate antes de viajar sobre el lugar y las especies que allí habitan: así no esperarás una ballena azul donde sólo viven delfines.

– Si ya hay demasiados barcos en la zona, mejor no abarrotar el lugar.

– Las hembras con crías son especialmente sensibles, así que ten especial consideración con ellas.

– Las embarcaciones deben mantener una dirección fija y una velocidad constante y moderada, para evitar accidentes con los animales.

– Sigue siempre las indicaciones del guía que te acompaña.

– Lleva unos buenos prismáticos: siempre es mejor observar a los animales tranquilos a unos cientos de metros, que hacer que huyan despavoridos…

… o que te pase esto por acercarte demasiado:

Foto: Simon Ager / Flickr

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Un comentario a “Dónde ver ballenas y delfines… ¡en libertad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti