El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   6 min lectura

¡Todo lo que hay que ver en la encantadora ciudad portuguesa!

A menudo oscurecida por el esplendor de Lisboa, Oporto o Coimbra, Braga es, sin embargo, una de las ciudades portuguesas más hermosas. No en vano ha sido declarado como mejor destino europeo de 2021 en la votación European Best Destinations y cuenta con lugares Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Allí te aguarda arte y cultura del mejor nivel  y, por supuesto, algo que, tratándose de Portugal, se da por descontado: ¡una extraordinaria gastronomía! Te mostramos todo lo que hay que saber antes de visitar Braga.

Escalinata de Bom Jesus do Monte

Empezamos por la que probablemente sea la estampa más conocida de Braga: su escalinata al santuario de Bom Jesus do Monte. Se trata de uno de los centros religiosos más importantes de Portugal y que, con el permiso del Santuario de Fátima, más devotos atrae. Tanto el templo como las escalinatas han sido construidas en un fastuoso estilo barroco que te dejará con la boca abierta. Estas escaleras están concebidas como una ascensión, un tránsito a lo más elevado, por lo que, mientras las subes, te toparás con numerosas fuentes que a modo de lavatorio del alma, poseen un fuerte significado simbólico y espiritual. Eso sí, has de saber que este lugar se encuentra a 5 km del centro, por lo que tendrás que tomar el transporte público para llegar. Te aseguramos que vale mucho la pena; de hecho, en lo alto del santuario, entre jardines, podrás disfrutar de hermosas vistas de la ciudad.

Escalinata de Braga (Portugal)

Pero, por si no era suficiente, desplazarte hacia este lugar tiene también otro bonus track: el poder visitar el Santuario de Nuestra Señora de Sameiro. Un templo construido en el siglo XIX que también ofrece un entorno de excepción con impresionantes vistas a la ciudad. No ha de sorprendente esta proliferación de monumentos en Braga; de hecho, la ciudad es la capital religiosa y espiritual de Portugal, ¡lo cual es decir mucho! De hecho, si te paseas por el casco antiguo, multitud de iglesias te saldrán al paso. De entre los templos, destaca por su prestancia la Catedral de Braga.

Santuario de Nuestra Señora de Sameiro
Santuario de Nuestra Señora de Sameiro

Plaza de la República

Sin duda, el mejor lugar para comenzar a explorar el casco viejo de Braga. La hoy orgullosa Plaza de la República fue tradicionalmente un mercado de abastos que, con el tiempo, fue transformándose hasta convertirse en el espacio urbano más representativo. La plaza está embellecida por unos soportales, una reminiscencia de su antigua función de plaza del mercado. Pese a todo, quien tuvo retuvo: todavía hoy son muchos los negocios, especialmente de restauración, que abren sus puertas para que puedas tomarte un buen vino mientras ves la vida de Braga pasar por delante de ti.

Plaza de la República (Braga)

Casa do Raio

¿Hay algo más portugués que el uso intenso y extenso del azulejo en los edificios? Sin duda que el uso de la cerámica es uno de los rasgos estilísticos que mejor definen la país luso. En Braga, como no podía ser de otro modo, también hay significados monumentos revestidos de azulejos. Uno de los ejemplos más notables es la Casa do Raia, un monumento del siglo XVIII, erigido en un extraordinario estilo rococó (o, mejor dicho, su equivalente portugués: el barroco joanino). Los azulejos, sin embargo, son un añadido posterior del siglo XIX. Además, su interior también alberga un fuerte interés cultural: es un museo de arte sacro que no puedes perderte.

Jardín de Santa Bárbara

Para hacer un alto en el camino, nada mejor que detenerse a descansar en el Jardín de Santa Bárbara. Antiguamente eran los jardines del palacio episcopal de Braga, una función que fue reemplazada por la de biblioteca pública que ostenta hoy en día. Sin embargo, este espacio todavía conserva el encanto barroco del siglo XVII, centuria en la que fue construida. Así, además de su gran variedad de flores, podrás relajarte contemplando la armonía de su trazado y cómo todo el diseño converge en la escultura central de Santa Bárbara. Si quieres disfrutarlo en todo su esplendor, te aconsejamos que reserves tus vuelos baratos a Braga para visitarlo en primavera, momento del año en el que su aspecto es más colorido.

Jardín de Santa Bárbara (Braga)

Hospital de San Marcos

Una maravilla barroca en una ciudad que, ya de por sí, va sobrada de ellos. Este imponente monumento fue construido en el siglo XVIII, como prueba su abigarrada decoración. Sin embargo, pese a la rotundidad de sus formas y sus torres, el conjunto guarda un envidiable equilibrio. Si quieres acercarte al impresionante patrimonio cultural de Braga, no puedes dejar de darte un salto a la plaza de Carlos Amarante donde están situadas. Además, en este mismo emplazamiento se encuentran las esculturas que representan cada una de las letras de «Braga». Sin duda, el mejor escenario para tomarse unas buenas instantáneas.

Hospital de San Marcos (Braga)

El río Cávado

Para un poco de relax, nada mejor que desplazarse a la orilla del río Cávado, uno de los ríos, junto con Este, que bañan la ciudad. El río, todo hay que decirlo, no es extraordinariamente caudaloso; aunque ello no impide que las vistas sean impresionantes. Especialmente por los hermosos puentes que lo cruzan. Especialmente interesante es el puente romano Ponte do Porto. Una manera inigualable de acercarse al pasado romano de Braga. Aunque muy transformado desde entonces, el puente romano aún conserva esa rotundidad y solidez que caracterizan la arquitectura que los romanos nos han legado. Y, si quieres ir recorriendo la historia de la ciudad a través de sus puentes: nada mejor que acercarse al Puente Medieval de Barcelos. Una auténtica maravilla.

Puente en Braga

Viajar a Braga: información práctica

Braga: ficha práctica

  • Moneda: La moneda de Portugal es el euro.
  • Horario: Una hora menos que en Península y Baleares y la misma hora que en Islas Canarias.
  • Clima: Veranos cálidos e inviernos fríos y, con frecuencia, nubosos.

¿Qué aerolíneas vuelan a Braga?

Braga no es una ciudad tan turística como otras ciudades portuguesas; sin embargo, también recibe muchos visitantes al año. Este hecho ha propiciado que sean numerosas las aerolíneas que vuelan a Braga. De entre ellas, algunas lowcost como Ryanair y Vueling.

¿Cuál es el mejor tiempo para viajar a Braga?

Los encantos de Braga no tienen temporada, aunque si lo que quieres es que el clima acompañe, lo mejor es visitar esta ciudad en primavera y verano. El verano es especialmente una buena época dado que el verano, pese a ser cálido, tampoco es tórrido. Las máximas promedio en periodo estival son de 27 grados. Asimismo, el invierno también es muy apacible, dado que las mínimas promedio no bajan de los 5 grados. Eso sí, si viajas en invierno puedes encontrarte un clima nuboso y con lluvias.

¿Cómo moverse por Braga?

La población de Braga no llega a los 150.000 habitantes; es, como puedes imaginar, una ciudad pequeña y manejable. Además, todos los atractivos turísticos (si exceptuamos en Santuario de Bom Jesus do Monte), se encuentran muy concentrados en el casco histórico. Es por ello que podrás recorrerlos a pie. Sin embargo, si has de tomar el transporte público, conviene que sepas que el más eficiente y económico es el autobús. El billete sencillo cuesta 1,55 €.

Para ir a Bom Jesus do Monte tampoco necesitarás un gran despliegue. Bastará con que tomes un autobús directo en la calle Conde Agrolongo III y en menos de media hora estarás a los pies del Santuario.


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti