El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   6 min lectura

Nos escapamos a uno de los corazones de Auvernia, la idílica región francesa.

¿Has decidido viajar a Auvernia para tus próximas vacaciones? La región es más conocida por sus volcanes, pero su capital, Clermont-Ferrand, nació de la fusión de las ciudades de Clermont y Montferrand a mediados del siglo XVII y no por ello merece menos la pena visitarla.

Por desgracia, la ciudad no tiene una imagen especialmente atractiva y se asocia demasiado a menudo con la empresa Michelin, creada hace más de 100 años en los terrenos de Clermont. ¿Has dicho glamour? No podemos ocultar que también hemos conocido imágenes más atractivas. Pero, contra todo pronóstico, Clermont-Ferrand está dotado de un patrimonio arquitectónico excepcional que le sorprenderá. Su proximidad a las montañas volcánicas de la región la convierte de todos modos en una parada obligatoria, sobre todo si tiene previsto visitar la cadena de los Puys; la oportunidad perfecta para descubrir esta ciudad rica en historia.

Sigue la guía y descubre lo que hay que ver y hacer durante su visita a Clermont-Ferrand. ¡En marcha!

1. La catedral de Notre-Dame-de-l’Assomption

La imponente catedral de Notre-Dame-de-l’Assomption domina la ciudad desde lo alto de sus casi 100 metros de altura. Construida con roca volcánica, es la catedral de piedra de lava más alta de Francia. Erigida en la cima del montículo que forma el centro histórico de Clermont-Ferrand, es un buen punto de partida para tu visita. Ten en cuenta que la subida a la torre Bayette, encaramada a 50 metros de altura, que solía ofrecer una vista excepcional de la ciudad, ya no está permitida desde enero de 2018.

También es bueno saber que en la plaza de la catedral hay muchos bares y restaurantes. Así, podrás observar la singularidad de su arquitectura exterior mientras tomas un café o una cerveza fría en la terraza.

Catedral de Clermont Ferrand

2. La basílica de Notre-Dame-du-Port

Continuamos esta visita hacia la basílica de Notre-Dame-du-Port de Clermont-Ferrand, situada en el barrio del Puerto, del latín portus que significa almacén. Suntuosa, la basílica ha sido muy restaurada, parte por parte, desde principios del siglo XIX, después de haber sufrido duramente la Revolución Francesa. Ahora está clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como parte del Camino de Santiago. Si quieres saber más sobre la historia de la basílica, la Oficina de Turismo, situada junto a la catedral, te ofrecerá interesantes visitas guiadas.

3. La plaza de Jaude

La plaza de Jaude es la más popular de Clermont-Ferrand, pero también la más grande. En toda su longitud está bordeada por varios de los principales edificios de la ciudad entre los que destacan el fascinante Teatro de la Ópera, la iglesia de Saint-Pierre-des-Minimes o las Galerías de Jaude, hoy convertidas en las Galerías Lafayette. En el centro de la plaza, las estatuas de Vercingetorix y del general Desaix se encaran la una con la otra a ambos lados de la plaza.

Para los aficionados al rugby, es interesante saber que se instala una pantalla gigante en la plaza cuando llega el ASM Clermont en la final del Top 14, con una asistencia récord de 40.000 personas registrada en 2017. En Clermont, el deporte rey es el rugby, no el fútbol.
Plaza Jaude en Clermont Ferrand4. La ciudad medieval de Montferrand

Situada a 4 km al este del centro de la ciudad y fundada en el siglo XII, la ciudad medieval de Montferrand es uno de los barrios medievales más antiguos de Francia. Desde su creación, este barrio de Clermont-Ferrand, que era un pueblo medieval por derecho propio antes de la fusión de las dos ciudades, ha visto pocos combates y, por tanto, se ha librado en gran medida de la destrucción causada por las guerras que han marcado la historia del país. Muchos edificios han conservado su estructura original. No pierdas la oportunidad de pasear por las estrechas calles de este barrio histórico para sumergirse en la historia medieval de la ciudad.

5. El parque de Montjuzet

Situado al norte de la ciudad, el parque de Montjuzet es un entorno verde que ofrece una vista excepcional de la ciudad de Clermont-Ferrand y especialmente de su catedral. Es el lugar ideal para hacer una pausa durante tu visita y por qué no organizar un picnic al aire libre. Si viajas con la familia, tus hijos podrán disfrutar gratuitamente de los juegos disponibles para niños.

6. El jardín de Lecoq

Más céntrico pero también más pequeño, el jardín de Lecoq hará las delicias de quienes no tengan intención de ir de excursión al parque de Montjuzet. Un encantador espacio verde situado en el corazón de la ciudad y remodelado en varias ocasiones para hacerlo lo más agradable posible para sus visitantes. También es ideal para un descanso o un picnic al aire libre.
Jardín Lecoq, en Clermont Ferrand7. El FRAC de Auvernia

Para los amantes del arte contemporáneo o los novatos que buscan descubrimientos artísticos, el Fonds Régional d’Art Contemporain es uno de los principales museos de la ciudad. Creado en 1985, el FRAC Auvergne es una asociación amparada por la ley de 1901 cuyo objetivo es apoyar la difusión de las obras artísticas producidas en los últimos cincuenta años. Entrada gratuita de martes a domingo.

8. La aventura de Michelin

Michelin, ¡no podíamos olvidarlo! Fundada en 1889 en Clermont-Ferrand, la empresa familiar, representada por su famoso Hombre Michelin, se ha convertido hoy en día en el líder mundial de la fabricación de neumáticos, una verdadera historia de éxito.
L’Aventure Michelin es un museo interactivo y lúdico enteramente dedicado a la marca, que recorre la historia de su desarrollo y pone de relieve sus numerosas innovaciones. También entenderá cómo nació la famosa guía de restaurantes franceses, cuyo objetivo inicial era animar a la gente a viajar en coche y, por tanto, ¡a gastar los neumáticos!

9. Experiencia de ASM

Para todos los aficionados al balón ovalado, la Experiencia ASM es un atractivo interactivo único que te sumergirá en la historia del rugby y más concretamente del ASM, uno de los clubes más emblemáticos de Francia. Dividida en 2 fases, la experiencia comienza con una visita al museo del ASM CA y continúa con el descubrimiento del estadio Marcel-Michelin; una oportunidad para ir detrás de las escenas de este legendario club.

10. Vulcania

Te lo advertimos, los volcanes son la gran visita obligada de la región de Auvernia. A 20 minutos en coche del centro de la ciudad, en plena sierra, Vulcania es un parque temático educativo dedicado a los volcanes y a nuestro planeta en general. Una experiencia única para adultos y niños.

11. El Puy-de-Dôme

Situado a unos quince kilómetros al este de Clermont-Ferrand, el Puy-de-Dôme es un volcán que dio nombre a uno de los principales departamentos de Auvernia. Con una antigüedad de unos 11.000 años, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y ofrece una vista excepcional de los demás volcanes de la cadena de Puys.

Para subir al Puy-de-Dôme, los más valientes toman el Chemin des Muletiers en una caminata de una a dos horas, según el punto de partida; otros prefieren el Panoramique des Dômes, un pequeño tren que tarda 15 minutos en subir los 5 km hasta la cumbre. Tú eliges la opción que más le convenga; pase lo que pase, ¡seguro que la llegada a la cumbre no te decepcionará!
Puy de Dome, en las cercanías de Clermont FerrandInformación práctica: Visitar Clermont-Ferrand

¿Cuál es la mejor época para ir a Clermont-Ferrand?

Para sacarle el mayor partido a tu experiencia, lo aconsejable es reservar los vuelos baratos a Clermont-Ferrand para viajar en el periodo de mayo a septiembre. Así gozarás de todas las experiencias al aire libre que ofrece la ciudad. Sería una pena perderse las vistas desde el parque de Montjuzet y sobre todo desde el Puy-de-Dôme.

¿Dónde dormir en Clermont-Ferrand?

Clermont-Ferrand es una ciudad de tamaño medio, por lo que no tendrás problemas para llegar a los principales puntos de interés de nuestra guía, independientemente de la zona en la que decidas alojarte. Si quieres encontrar un hotel en Clermont-Ferrand, aquí tienes nuestras recomendaciones:

  • Centro de la ciudad: ideal para una estancia corta y para estar lo más cerca posible de las atracciones, bares y restaurantes de la ciudad. Cuidado con los precios de temporada alta.
  • El barrio medieval: menos comunicado por el transporte público, pero definitivamente más auténtico.

¿Cómo moverse por Clermont-Ferrand?

Si sólo quieres visitar la ciudad y no tienes intención de salirte de los caminos trillados, no te será útil alquilar un coche en Clermont-Ferrand. Clermont-Ferrand es una ciudad de tamaño medio con una buena red de transporte público. Puede tomar fácilmente : El autobús o el tranvía. El billete cuesta 1,60 euros por un viaje (14,40 euros por un libro de 10). Si piensas utilizar el transporte público de forma intensiva, deberías comprar un billete de 24 horas, que cuesta algo más de 5 euros. También hay un sistema de autoservicio de bicicletas. Puedes comprar un pase de un día por 2€.

También te podría interesar…

Otras ciudades francesas que puedes visitar fácilmente desde Clermont Ferrand:


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti