El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   10 min lectura

Cómo disfrutar de todo lo que la capital austriaca puede ofrecer.

Viena es conocida en todo el mundo por ser una de las ciudades europeas más elegantes y suntuosas. Muchos han comparado la capital austriaca con un jardín de edificios clasicistas, mármoles y espacios urbanos de una belleza sin parangón. Razón no les falta, aunque sería quedarse en un plano muy superficial. Y es que Viena ofrece un enorme abanico de actividades, especialmente indicadas para todos aquellos interesados por la cultura, ya sea música, literatura o ciencia. ¡No en vano fue una de las capitales culturales de Europa durante dos siglos! En este artículo te descubrimos cómo disfrutar de la ciudad en unos pocos días.

El Ringstrasse

Comenzamos por la arteria de la Viena histórica. El denominado como Ring, anillo, ocupa en el que antaño se erigían las murallas de la ciudad. En el siglo XIX se emprendió una ambiciosa reforma que incluía la demolición de las murallas y su sustitución por una avenida muy al estilo decimonónico: una arteria para la circulación de vehículos y peatones, amplia, arbolada y flanqueada por edificios modernos de un gusto exquisito. Hoy el Ringstrasse es el mejor escaparate del esplendor vienés. Muchos de los edificios más destacados, especialmente los de estilo Sezession (lo que en España llamamos Modernismo), se ubican en esta avenida. Y también construcciones tan emblemáticas como el Ayuntamiento, la Bolsa, el Parlamento o la Universidad. Un recorrido por ella es una manera inmejorable de descubrir la Viena más señorial.

Ayuntamiento de Viena

Además, frente al Ayuntamiento, encontrarás en invierno el famoso mercado de navidad de Viena. Pero no sólo eso, durante esas fechas también encontrarás pistas de patinaje sobre hielo. Y es que, a pesar de que Viena es una ciudad fría en invierno, existen mil planes especiales para realizar durante estación del año. Además, los precios acompañan: existe una gran oferta de vuelos baratos a Viena desde 50 €.

Burgtheater

Muy cerca se encuentra el Burgtheater, uno de esos raros ejemplos de teatros declarados Patrimonio de la Humanidad. Su prestancia neobarroca, así como su inusual fachada semicircular son auténticamente fastuosos, aunque no es sólo su belleza el motivo del reconocimiento de la UNESCO. Y es que en su interior Mozart estrenó El rapto del serrallo, Las bodas de Fígaro y Cosí fan tutte, auténticas obras señeras en la historia de la música. Y, como dice el refrán, quien tuvo retuvo: hoy en día es sede de algunas de las representaciones teatrales y operísticas de más calidad de Viena, ¡lo cual es sinónimo de la máxima excelencia!

Burgtheater, en Viena

Los tres palacios imprescindibles de Viena

El Palacio Hofburg

Es fácil perderse entre la monumentalidad de Viena donde prácticamente cada edificio es una obra maestra. Sin embargo existen tres palacios que son de visita muy recomendable: el Palacio de Hofburg, el Palacio de Schönbrunn y el Palacio del Belvedere. El palacio de Hofburg se ubica en el centro de la ciudad y lo reconocerás por su inconfundible forma semicircular. Durante mucho tiempo fue la residencia real de los emperadores y hoy lo es también de la máxima autoridad política del país: el presidente de la República Austriaca. Además, en sus inmediaciones encontrarás otros encantos de la ciudad que no puedes perderte. Algunos de ellos son los siguientes:

  • La Biblioteca Nacional
  • La Escuela de Equitación Española
  • El Museo Albertina
  • El Museo de Historia Natural
  • El Museo de la Emperatriz Sissi

Palacio Hofburg, en Viena

El palacio de Schönbrunn

El siguiente palacio es el de Schönbrunn. Ubicado lejos del centro, puedes llegar a él tanto en metro como el tranvía y autobús. Construido durante el siglo XVII, servía como residencia de verano de la familia real. Se trata de una enorme espacio en el que, además del monumental palacio, menudean fuentes espectaculares, jardines, avenidas arboladas y muchos más encantos. Una suma de bellezas que le ha hecho merecedor de ser Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Palacio de Schönbrunn, en Viena

El palacio de Belvedere

La terna de palacios majestuosos vieneses la cierra el conocido como Belvedere. También alejado del centro, podrás plantarte en su recinto tomando la línea 71 de tranvía. Este palacio, concebido como residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya es menos espectacular que el de Schönbrunn, aunque en algunos detalles sea tal vez el más bello de los tres. Muchos se desplazan no tanto para admirarlo por fuera sino para contemplar lo que alberga en su interior. Y es que este palacio acoge multitud de obras de arte de artistas fin de siècle como Klimt, Schiele o Kokoschka. Eso sí, el precio de la entrada a la Galería Belvedere es de 19 €. ¡La cultura no ocupa lugar pero vacía los bolsillos!

Palacio Belvedere, en Viena

Edificio Hundertwasser

Si te aburre tanta perfección, una buena manera de desconectar de la Viena más peripuesta es darse un salto al edificio Hundertwasser. Un artista cuyo estilo podría compararse al de un Gaudí hippy y psicodélico. Este edificio fue concebido como un bloque de viviendas y, como puedes ver, parece un corte de mangas a la arquitectura tradicional vienesa. Donde ésta propugnaba líneas rectas y repetición de patrones, Hundertwasser propone líneas curvas y ocurrencias continuas. Es, en definitiva, una obra que estimula la imaginación como pocas. ¡Además está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO!

Edificio Hundertwasser, en Viena

Museo de Bellas Artes de Viena (Kunsthistorisches Museum)

Construido en 1891, el Kunsthistorisches Museum (KHM) alberga las extensas colecciones de arte pertenecientes antaño a la casa imperial. Allí, encontrarás algunas de las obras maestras más importantes de la Historia del Arte: autores como Rafael, Tintoretto y Durero están bien representados en sus galerías. Además, cuenta con una nutrida colección de pintura española en la que se atesoran maravillas de Velázquez.

Museo de Bellas Artes de Viena

Museumsquartier: un compendio de arte e historia

Si te gusta el arte pero tiras un poco más hacia lo contemporáneo, no dudes en darte un salto al Museumsquartier. Un distrito dedicado al arte que, con sus más de 60.000 metros cuadrados, pasa por ser el octavo espacio cultural más grande del mundo. Como su nombre lo indica, el MuseumsQuartier es un distrito completamente dedicado al arte. Te aconsejamos que no te pierdas. La Kunsthalle, el Museo Leopold y el MUMOK-Museum Moderner Kunst. Aunque, hay mucho, mucho más: de hecho son sólo 3 de las más de 20 instituciones culturales que podrás encontrar allí.

Museumsquartier de Viena

La Plaza de San Esteban

Centro neurálgico de la ciudad histórica, la Plaza de San Esteban toma el nombre de la imponente catedral gótica que lo preside. Su enorme torre de 137 metros permitirá que puedas localizar la plaza desde varios puntos de la Ciudad Vieja. Lo más llamativo de este templo es su tejado, recubierto por hasta 250.000 azulejos de varios colores. Acercarse a esta plaza, en definitiva, es una buena manera de tomar el pulso a la ciudad y experimentar su vibrante ambiente. Además sus calles aledañas están repletas de tiendas, restaurantes y cervecerías.

Catedral de San Esteban, en Viena

La Karlskirche

Y si todo el despliegue monumental aún te sabe a poco, sin duda tienes que visitar la Karlskirche. Construida en el siglo XVIII, la Iglesia de San Carlos Borromeo es uno de los edificios barrocos más bellos del mundo. Se encuentra en la Karlsplatz, a un tiro de piedra del centro de la ciudad. Un pequeño detalle histórico: fue construida en el siglo XVIII para agradecer al santo el fin de la plaga de peste que asoló la ciudad en 1713. Las referencias a San Carlos Borromeo, conocido por su actuación durante la epidemia de Milán en 1576 son constantes; de hecho, en su interior podrás admirar bellos frescos inspirados en la figura de este santo.

La Karlskirche (Viena)

Una sinfonía urbana

La nómina de compositores que nacieron o trabajaron en Viena tira de espaldas: Mozart, Haydn, Beethoven, Schubert, Brahms, Wolf, Strauss (padre e hijo), Mahler, Schönberg, Berg, Webern… ¡y podríamos alargarla hasta el infinito! Si eres un melómano empedernido notarás que la herencia musical está presente en cada esquina de la ciudad. Y si eres un melómano mitómano, seguramente sepas que en Viena podrás visitar la Casa de Mozart y la Casa de Beethoven. Dos lugares muy especiales para todos aquellos amantes de la buena música. Aunque si lo tuyo ya es lo que se dice frikismo, una visita al Zentralfriedhof nunca está de más: en este cementerio, muy artístico por lo demás, se encuentran enterradas personalidades como Beethoven y Brahms.

Y si lo que quieres es escuchar algún concierto, lo tendrás muy pero que muy fácil. La oferta musical de Viena es impresionante. Destacan por su prestigio e historia, el Musikverein (sala de conciertos donde tiene lugar el famoso Concierto de Año Nuevo) y su fastuosa Ópera, una de las mejores de Europa.

Ópera de Viena

Sus cafeterías

Hoy en día cuando oímos aquello de «café vienés» nos viene a la mente una deliciosa taza humeante. Sin embargo, durante mucho tiempo -especialmente a finales del XIX y comienzos del XX- café vienés era sinónimo de cafeterías atestadas de intelectuales, músicos y poetas. Buena parte de la cultura europea del siglo XX -la música y arquitectura contemporáneas, el psicoanálisis- se coció entre los muros de muchas de las cafeterías de Viena. Además, por lo normal, son espacios de una belleza arquitectónica muy singular. Hoy probablemente no encuentres a bohemios discutiendo acaloradamente en tertulias, aunque podrás disfrutar del generoso surtido de tartas y un café delicioso. ¡Not bad!

Interior del Café Central de Viena

El Prater

Una buena opción para descansar un poco de tanto turisteo es acercarse al Prater, un gran parque urbano que alberga el conocido como Wurstelprater. Inaugurado en 1895, el Wurstelprater ostenta el honor de haber sido el primer parque de atracciones de Europa. Su símbolo más reconocible es su noria de 60 metros de altura, todo un testimonio viviente de esa época. Sin embargo, también encontrarás atracciones más modernas. La entrada es libre y el coste de cada atracción oscila entre 1 € y 5 €.

Parque de atracciones en el Prater de Viena

El Naschmarkt

Si te apetece una inmersión en el gentío y en los colores y olores de la ciudad, acercarse a Naschmarkt es algo que no puedes dejar pasar. Es uno de los mercados más antiguos de la ciudad y en él se vende de todo, desde los productos más típicamente vieneses a cocina exótica. Lo encontrarás en la calle Wienzeile y, dada su extensión de casi dos kilómetros, podrás echar en él toda una mañana. Aunque abre cada día de 6 y media de la mañana a 6 de la tarde, el mejor día para conocerlo es el sábado, cuando se abre el Flohmarkt, un mercado adyacente que es todo un rastro. Allí encontrarás curiosidades, antigüedades, objetos, ropa de segunda mano, ¡y mucho más!

Naschmarkt de Viena

Visitar Viena: Información práctica

¿Te has animado a volar a Viena? ¡Pues no olvides tener en cuenta la siguiente información:

  • Población: 1,9 millones de habitantes.
  • Idioma oficial: alemán.
  • Moneda: euro.
  • Huso horario: no hay diferencia horaria con España.
  • Visado: no es necesario si eres ciudadano o residente de la zona Schengen. Con tu DNI (o NIE) podrás ingresar en el país sin problema.

¿Cuándo ir a Viena?

Si quieres visitar Viena, puedes ir todo el año, pero debes tener en cuenta que durante la primavera y el verano, los chaparrones son menos frecuentes y el clima es mucho más agradable. Podrás disfrutar de los jardines de los diferentes castillos, por ejemplo, así como recorrer la ciudad el tiempo que quieras. En cambio, si la época en que puedes viajar es el invierno, también hay premio: puedes disfrutar del Día de San Nicolás.

¿Dónde dormir en Viena?

Viena no es una ciudad enorme, por lo que no es necesario alojarse en el centro para poder llegar a pie dónde quieras durante tu viaje. Sin embargo, para encontrar un hotel en Viena te recomendamos las siguientes áreas:

  • El centro de la ciudad (Innere Stadt): sigue siendo la mejor opción para tu estancia. Los precios serán más altos pero estarás cerca de todo. Pero ten cuidado: algunas calles empedradas pueden dificultar los desplazamientos con maletas sobre ruedas.
  • Leopoldstadt: la mejor opción si buscas un buen compromiso entre la ubicación y la vegetación. Ideal si viajas con niños, por ejemplo.
  • Mariahilf: ideal si quieres ir de compras durante tu estancia.

¿Cómo moverse por Viena?

Como te comentábamos más arriba, Viena no es una ciudad muy grande y podrás visitar por ejemplo el centro de la ciudad sin tener que usar el transporte público. Si tu alojamiento está lejos o si deseas ir a ciertas zonas un poco más alejadas del centro, tendrás muchas opciones de transporte. De hecho, el servicio de transporte en la capital austriaca es más que eficiente. 

Estas son tus opciones de transporte en Viena:

  • El metro: el transporte más eficiente. Puedes comprar los tickets en la entrada de las diferentes estaciones. El clásico billete de ida cuesta un poco más de 2 euros, pero también hay una fórmula para 24 o 48 horas. Depende de ti elegir la opción más barata según el número de viajes que planees hacer.
  • El autobús: cuenta con el mismo precio que el metro.
  • Tranvía: también cuesta lo mismo que un billete de metro.
  • Abonos transporte para turistas: como en todas las grandes ciudades europeas, puede adquirir el «Viena Pass» que, además de las tarifas gratuitas o reducidas a ciertos monumentos, te permitirá utilizar el transporte público de forma ilimitada.

¿Cómo alquilar un coche en Viena?

A los lectores habituales de nuestro magazine no les sorprenderá nuestra recomendación: si sólo quieres visitar Viena, no te recomendamos el uso de un coche. Entre los atascos, la dificultad para aparcar en ciertas zonas y el precio del aparcamiento de pago, corres el riesgo de perder tiempo y dinero. Además, contaminarás para nada. 

Si deseas alquilar un coche en Viena para visitar los alrededores de la capital o aprovechar de tu estancia para visitar otras ciudades, aquí tienes algunas recomendaciones :

  • Las reglas de estacionamiento varían según los distritos. Te aconsejamos que lo averigües cuando llegues para evitar que te pongan una multa o que tengas que recoger tu coche en el depósito.
  • Necesitarás una viñeta, como en Suiza, para conducir en las autopistas.
  • Usar tu claxon está estrictamente prohibido en la ciudad.

¿Nos has seguido hasta aquí? Entonces todo lo que tienes que hacer es reservar tus billetes y alejarte de todo, para no perderte ninguna de las cosas que hay que ver y hacer en Viena!

IMG: iStock; Wikipedia

 


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti