El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   4 min lectura

Somos lo que comemos, pero también lo que bebemos. Y es que muchas culturas poseen alguna bebida alcohólica muy característica que, tal vez no han inventado ellos, pero que producen como nadie. Incluso, ciertas bebidas alcohólicas se han convertido ya en parte de ciertos clichés nacionales. ¿Podemos imaginar un japonés sin su sake o un ruso sin su botella de vodka? En este artículo te proponemos una vuelta al mundo en 7 lingotazos. Obviamos el vino y la cerveza porque son bebidas por todos conocidas y consumidas. Y, sobre todo, porque ya tenemos artículos donde abordamos, por ejemplo, las mejores regiones para beber vino. Vamos a sumergirnos (con moderación, claro) en el fascinante mundo de las bebidas más alegres de todas. Te prometemos guiarte sin hacer eses.

1. Vodka (Rusia)

Aunque existe la teoría de que fueron los mercaderes genoveses quienes introdujeron el vodka en Rusia, lo cierto es que ha sido este país eslavo quien la ha convertido en una seña de identidad reconocible en todo el mundo. Pocos rituales sociales en este país se llevan a cabo sin su debido chupito (o directamente, vaso) de vodka. Como sabes, es una bebida destilada de granos de trigo o de la patata. Perfecta, si te ahogan un poco sus vapores (su graduación oscila en torno a los 40 grados), para tomar también en cócteles.

Vaso de vodka

2. Sake (Japón)

No es de extrañar que la bebida fabricada con arroz fermentado más famosa del mundo venga del Lejano Oriente, una tierra donde el cultivo de este cereal ha sido de lo más intensivo y tradicional. Se suele servir caliente o frío y, con sus 15 grados, puede decirse que no es necesario tener mucho saque para disfrutar de él.

Botella y cuencos de sake

3. Chicha (Perú y Bolivia)

Las bebidas alcohólicas en la América que habla castellano suelen estar acaparadas por México, aunque la región andina posee una bebida típica de lo más interesante. Se llama chicha y se fabrica con maíz fermentado, el gran cultivo del continente. Su graduación es baja, en torno a los 5 grados, así que probar un lingotazo puede ser una intersante idea incluso para aquellos que no toleran del todo las bebidas alcohólicas.

Chica, bebida tradicional andina

4. Tepache (México)

Hablar de México para mencionar el tequila y el mezcal es transitar por territorios trillados. Traemos en este caso una bebida menos conocida, el tepache. Realizada con piña fermentada y especiada con clavo y canela es de muy baja graduación, apenas 2 grados. Eso sí, su sabor dulce puede que satisfaga a los menos aficionados a las bebidas alcohólicas.

Tepache, bebida tradicional mexicana

5. Arak (Medio Oriente mediterráneo)

Una bebida de color lechoso cuya elaboración no puede ser más seductora: uva fermentada con un toque de anís. Eso sí, puede constituir un auténtico viaje dada su altísima graduación en torno a los 60 grados e incluso más. Intenso como son las culturas que más aprecian esta bebida: Líbano, Palestina e Israel. Es por ello, sin duda, que no se bebe directamente tal y como sale de la botella sino que se mezcla con agua en una relación de 2/3 a favor del líquido elemento.

Arak, bebida típica del Levante mediterráneo

6. Arrak (Sri Lanka, Indonesia)

No hay que confundirlo con el arak levantino, ¡ojo! De hecho es tradicional de latitudes muy, muy diferentes. Aunque se piensa que es originaria de Sri Lanka, lo cierto es que se consume también en Indonesia e incluso en Filipinas. Y verás por qué: se produce con un destilado del fermento del néctar de las flores de la palmera de coco. Suena delicioso y, de hecho, lo es. Se suele servir mezclado con otras bebidas como soda o incluso cerveza de jengibre. La graduación, 30 grados. No está nada mal.

Arrak, bebida tradicional de Sri Lanka e Indonesia

7. Palinka (Hungría)

Volvemos al continente donde comenzamos la lista, Europa. Aunque en esta ocasión nos vamos un poco más al centro, concretamente en Hungría. Patria de una de las bebidas más contundentes: el palinka. Auténtica bebida nacional, se trata del fermento de frutas, siendo las más típicas la ciruela, la pera, el albaricoque y el melocotón. Su graduación se sitúa en los 40 grados aunque puede ser bastante, bastante superior. Si viajas a Hungría te lo servirán pero, mucho cuidado, porque sube muy rápido.

Palinka, bebida nacional húngara

 


¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

footer logo
Hecho con para ti