El Magazine del Viajero icon
El Magazine del Viajero
  •   5 min lectura

Descubre el encanto rural de Mallorca.

Sin duda, el principal encanto de esta isla balear son sus playas. Sin embargo, si ya las conoces a fondo, incluso también has visitado las numerosas calas de Mallorca, ahora toca darle una oportunidad a sus pueblos. Y es que Mallorca conserva un encanto rural no tan explotado como su sol y playa. Sin embargo, visitar sus encantadoras localidades puede ser un complemento ideal. ¡Acompáñanos y te mostramos todo! Además, dado que estamos hablando de una isla pequeña, recorrerlos estos pueblos no puede ser más fácil con un alquiler de coches en Mallorca.

Pollensa

Comenzamos la lisa por el que sin duda es uno de los pueblos más idílicos de Mallorca. Se ubica en el exremo noroccidental de la isla, a menos de una hora en coche de Palma de Mallorca. Se trata de una localidad pequeña pero con mucho encanto, debido a sus paisajes y a lo recoleto de sus calles. Destaca su Ermita del Calvario, llamada así, quizá, porque para llegar a ella hay que subir 365 escalones. Ciertamente un esfuerzo que, sin embargo, obtiene sobrada recompensa. Además, Pollensa también cuenta con un hermoso puerto muy frecuentado. Y cómo dejarnos el famoso Cabo de Formentor, una atalaya de roca que se eleva sobre el Mediterráneo ofreciendo vistas irrepetibles. Sin duda, una visita obligada.

Pollensa

Alcúdia

Si te animas a dar un salto a Pollensa, puedes disfrutar de dos localidades por el precio de una. Y es que muy cerca de Pollensa, a apenas 17 minutos en coche, se encuentra Alcudia. Otra localidad portuaria que se abre a la Bahía de Alcudia y que pasa por ser una de los pueblos más bonitos de la isla. A ello contribuye, sin duda, su patrimonio histórico nada desdeñable: nada más y nada menos que la Puerta de Mallorca. Un hermoso monumento medieval con dos imponentes torres. Además, también podrás disfrutar de miradores al mar y de fantásticas playas. De hecho, también es una de las localidades más concurridas, por lo que ten en cuenta este aspecto a la hora de planificar tus tiempos.

Alcudia, en Mallorca

Esporlas

Ya hemos tenido nuestra ración de mar, así que cambiemos las apacibles aguas del Mediterráneo por un poco de montaña. Para ello nada mejor que la localidad de Esporlas, ubicada en plena Serra de Tramuntana. Un espacio paisajístico y cultural declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Ahí es nada. Esporlas se trata de una localidad de apenas 5.000 personas alrededor de la cual se despliegan las montañas de la sierra. La integración de este pueblo con la naturaleza es perfecta; incluso sus calles y plazas son de un gran encanto artístico. Y, sobre todo, está repleto de lugares para tomarse algo. ¡El match es perfecto!

Esporlas (Mallorca)

Selva

A pesar de su nombre, este pueblo mallorquín es paisaje mediterráneo en estado puro. Se enclava también en la Serra de Tramuntana, a 39 km de Palma y muy cercano a la segunda localidad de Mallorca: Inca. Te recomendamos que simplemente te dejes llevar por el trazado de sus calles. La hermosa arquitectura mallorquina te soprenderá, así como su Iglesia de San Lorenzo. Además, si quieres que la experiencia sea más completa, déjate caer por su Plaza Mayor un miércoles entre las 8 y las 13 horas para asistir al mercado: los colores y sabores de Mallorca te dejarán boquiabierto.

Selva (Mallorca)

Deià

Probablemente el mejor mactch entre mar y montaña de Mallorca. Situada en plena Sierra de Tramuntana, entre Valldemossa y Sóller, Deià te brindará todo lo que estás buscando. No sólo es una hermosa atalaya de arquitectura tradicional sobre el mar, sino una oportunidad inmejorable para darse un chapuzón. En este sentido te aconsejamos que te des un salto a la Cala Deià. No te dejará indiferente. Y, si lo que te gusta la cultura, has de saber que en este municipio vivió buena parte de su vida el famoso escritor británico Robert Graves, autor, entre otras obras, de Yo Claudio. De hecho en Deià puedes visitar tanto su Casa Museo como su tumba, un auténtico lugar de peregrinación de los amantes de la palabra escrita.

Deià (Mallorca)

Valldemossa

Posiblemente sea Valldemossa la localidad mallorquina más visitada después de Palma de Mallorca. Y es que razones no faltan, desde luego, dado que aparece a menudo en las listas de los pueblos más bonitos de España. Enclavada en un valle de la sierra, se trata de un pueblo con una característica y encantadora tonalidad dorada que a muchos cautiva. Además, sus calles estrechas, adornadas de flores y repletas de escaleras que no sabemos a dónde nos conducen, serán carne de tus mejores fotos de Instagram. Destaca por su calidad artística la Cartuja de Valldemossa, un antiguo monasterio cartujo reconvertido en el siglo XIX en hospedería. De hecho, allí estuvo alojando durante un tiempo un tal Chopin. Todavía hoy puedes visitar la celda en la que se alojaba, así como algunos enseres personales.

Vistas de Valldemossa

Sóller

Al noroeste de la isla se encuentra esta encantadora localidad de Sóller. Su ubicación y su dinámico puerto propiciaron en el pasado que fuera una de las localidades mallorquinas más abiertas al influjo exterior. Un hecho que tiene su reflejo en el pueblo. Especialmente en su arquitectura. De hecho, puedes admirar su herencia modernista, buena parte de ella diseñada por Joan Rubió, discípulo de Gaudí. Además, su entorno natural es increíble, tanto de mar como de montaña: el valle de Sóller es una de las zonas de Mallorca con más encanto paisajístico. Te aconsejamos que te desplaces a ella mediante el conocido como Tren de Sóller, un tren de principios del siglo XX. Hoy en día se mantiene principalmente como atracción turística. Si bien es cierto que su precio no es precisamente económico, se trata de un viaje repleto de encanto que vale la pena.

Tren de Sóller (Mallorca)

 

Fotos: iStock.

¡Encuentra con Liligo los mejores vuelos para tu próximo viaje!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti